Salud

Covid-19: agosto limó recursos humanos y sanitarios que están al borde del agotamiento

 

 

Los 171 contagios registrados en la última jornada de agosto, el octavo mes del año culmina en Mar del Plata con 2883 casos de coronavirus. El avance de la nueva enfermedad en la ciudad es brutal: respecto a julio, la curva marcó un crecimiento del 372% en apenas 30 días.

Ya julio había marcado un notable incremento de personas contagiadas en relación al período comprendido entre el 12 de marzo y el 30 de junio: 773 contra apenas 49. Pero los casos en aquel mes estuvieron signados mayormente por los brotes ocurridos en el Hospital Houssay, en un geriátrico y en una pesquera.

En agosto el virus se descontroló, lo que generó el reconocimiento tardío por parte del intendente Guillermo Montenegro que en el distrito hay “transmisión comunitaria”, llevando a Mar del Plata a la Fase 3 del Aislamiento desde el pasado sábado 29.

 

Para peor, desde la filial local de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva se advirtió en un duro comunicado el pasado 27 de agosto, que “la variable limitante de la calidad de atención y las probabilidades de buenos resultados para los pacientes es y será el recurso humano especializado.

“Este recurso es insuficiente para satisfacer la demanda asistencial”, remarcando que “el sistema mostraba en las últimas jornadas una ocupación del 80% entre el sector público y privado” de las camas operativas, es decir, aquellas que poseen personal para atenderla. Mar del Plata registra un 12% de contagios entre el personal de salud.

Los partes diarios que emite la Municipalidad siguen siendo imprecisos. En el último de ellos, se menciona que hay 63 camas ocupadas, pero no se especifican porcentajes de ocupación ni si pertenecen sólo al sector público.

Tampoco se comprenden las razones por las cuales el gobierno comunal nunca aplicó el Plan Detectar, no convocó aún a un Comité de Expertos, ni ejerció el poder del Estado para controlar los notorios desbordes sociales que se observaban cada fin de semana.

Por otro lado, fuentes del Hospital Interzonal admiten por lo bajo que la situación es muy preocupante: “Al borde del abismo”, graficaron. “Estamos jaqueados por la inoperancia y el desgaste previo”, advierten. Pero la preocupación no es sólo marplatense.

Dicho diagnóstico coincide con una dramática carta de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de La Plata de reciente aparición, donde se expresa que “médicos, enfermeros, kinesiólogos están perdiendo la batalla contra la pandemia” en todo el país, y que “el colapso del sistema sanitario está cercano”. A su vez, advierten que “los recursos para tratar a los pacientes con coronavirus se están agotando”. Y remata: “Los intensivistas se hallan al límite de sus fuerzas”.

La ciudad de Rosario reportó en las últimas horas un 78% de ocupación, la provincia de Santa Cruz un 95%, al igual que Rio Negro y Mendoza. Después de más de 160 días de cuarentena, que se implementó tempranamente para preparar el sistema, según se dijo, no se comprende cabalmente el eventual colapso.

De hecho, el último fin de semana, circuló un pedido de aumento salarial por parte de la citada Sociedad Argentina de Terapia Intensiva, firmada por la Presidenta de la entidad, la Dra. Rosa Reina, y el vicepresidente, el Dr. Guillermo Chiappero, donde se explicaba que esta pandemia que estamos atravesando ha dejado al descubierto las debilidades y carencias del sistema de salud, especialmente el público”, agregando que “una de estas carencias es la disminución progresiva en el número de profesionales enfermeros, médicos y kinesiólogos de las Unidades de Terapias Intensivas (UTI)”.

 

 

Hace unos meses, por falta de camas, llegó a haber en guardia 55 personas internadas, en una sala pequeña, separados los hombres de las mujeres por un biombo, con apenas un baño. Una locura, no sólo por el hacinamiento, sino también por la posibilidad de contagio de cualquier cosa, para los pacientes, para los médicos, y para todos’.

Esta escena, narrada por un médico a este cronista, data de noviembre de 2015, y hacía referencia al Hospital Interzonal de Agudos (H.I.G.A.) de la ciudad de Mar del Plata “Dr. Oscar Alende”.

Pablo Portaluppi

 

Notas vinculadas:

Terapia intensiva local: “nos asusta la falta de recursos humanos”

El virus no falló en su circulación: la transmisión dejó dudas y contaminó el mensaje

Crecen los casos en investigación epidemiológica en el pico de la pandemia: voces y silencios que no ayudan

Coronavirus: en modo relax en el peor momento, rumbo al pico de los casos en Mar del Plata

Crecen casos de coronavirus y ya apuntan a deficiente manejo en áreas de Salud

Coronavirus: Se rompieron el termómetro, la tregua política y no llegó la hora de la verdad

Coronavirus: ¿Llegó la hora de mirar para otro lado?

Fase 4: un mix político – sanitario que llega en el peor momento; a más casos mayor apertura

Se disparó el coronavirus y no perdona en Mar del Plata; ¿Quién decide la próxima fase?

Coronavirus a la carta en modo Kicillof: Mar del Plata no desentona y suma confusión

Montenegro entre Frederic y Berni: postergan a Mar del Plata y se queda sin fuerzas federales

Coronavirus: La parábola del cambio de fases mientras crecen los casos; impacta la política tuneada

Covid-19: Mar del Plata con más casos que otras ciudades grandes: testeos insuficientes y pérdida de nexo epidemiológico

Covid-19: Dudas, sospechas y discrecionalidad; presentan Hábeas Corpus en Mar del Plata; los caprichos de Kicillof

Coronavirus: Nuevo bloqueo a Mar del Plata, otro cepo a su economía: insostenible

Covid-19 en Mar del Plata: casos de sospechas y más dudas con los testeos; el dilema de Montenegro

Todo lo que no se dice sobre el coronavirus en Mar del Plata: los casos, test y otros puntos de dudas de los que no se habla

Coronavirus: aguante Mar del Plata; un sistema que viene colapsado

Los comentarios están cerrados.