Política

Coronavirus: Se rompieron el termómetro, la tregua política y no llegó la hora de la verdad

La ciudad de Mar del Plata se encuentra en una zona de disputa entre dos posturas cada vez más nítidas en el seno del gobierno de la provincia de Buenos Aires. Por un lado, hay un sector más dialoguista representado por el Jefe de Gabinete Carlos Bianco. Por otro, nada menos que los máximos representantes de Salud en la ciudad de la administración de Axel Kicillof.

blank
Bianco y Montenegro en el acto de inauguración del Hospital Modular

La presunta discordancia quedó de manifiesto hoy por la mañana durante una conferencia que brindaron el responsable de la Zona Sanitaria VII, Gastón Vargas, y los directores de los hospitales Interzonal y Materno Infantil, Gustavo Galbán y Hugo Casarsa, respectivamente.

blank
Zona Sanitaria VIII con su Director, Gastón Vargas y el Director Asociado, Julio Sambueza

Allí, señalaron su preocupación y alarma ante el incremento de la ocupación de camas en la ciudad. La luz de alarma se encendió durante la jornada del último miércoles, cuando en el habitual informe que brinda el Municipio sobre determinados detalles respecto a los contagios de coronavirus del día anterior, se consignó que las camas con pacientes internados por la nueva enfermedad pasó en apenas 24 horas de 42 a 61. Es decir, se registró una suba del 50% en la ocupación.

 

“Estamos bastante alarmados. A nosotros lo que nos inquieta es que la persona que está internada requiere de una larga estadía, por lo que el ‘giro cama’ no es tan rápido como uno quisiera”, manifestó Gastón Vargas.

Y agregó: “Estamos reunidos porque vemos que los casos del Covid aumentan sostenidamente en las últimas semanas, lo cual genera una tensión en los servicios de salud, por lo que necesitamos estar muy atentos y organizados para poder dar respuestas, sobre todo en lo que a internación se refiere”.

A su vez, Vargas advirtió que los establecimientos de salud están afectados por el gran número de casos entre trabajadores de salud. “Uno puede contar físicamente con la cama, el respirador y el monitor, pero no cuenta con la persona idónea para manejar dichos equipos”, indicó. Sólo en el Interzonal, hay cerca de 80 trabajadores aislados.

En Mar del Plata, cerca de un 40% de los contagios se dio entre personal de salud, mientras que a nivel nacional la incidencia es cinco veces menor, cercano a un 8%. Para los especialistas, está situación lejos está de ser casual: en la ciudad se registra una alta tasa de pluriempleo y una ineficiente provisión de insumos y equipos de protección personal por parte del Estado, tanto municipal como provincial.

En línea con lo antedicho, en un informe que este medio ya citó, se denuncia “desmantelamiento y achicamiento de los equipos de trabajo, reducción de personal y cantidad de horas del mismo en áreas sensibles como Clínica Médica, Enfermería, Medicina General, y Pediatría”.

Por su parte, el director del InterzonalGustavo Galbán, aseguró que la unidad de terapia intensiva del nosocomio, donde hay pacientes que no tienen Covid, posee una ocupación “de entre 95% y 97%”.

“La situación en el HIGA es bastante preocupante y alarmante”, dijo, para agregar que “si hubiera un accidente múltiple hoy, la atención del hospital público sería dificultosa“.

Pero quizá lo más grave que manifestaron, y que poco se resaltó, fue cuando se refirieron a que si el promedio de contagios diarios (alrededor de 35 casos por día) coincidía con el panorama que observan en el día a día: “Me parece que es un número que difiere un poco de la realidad. A veces los datos que se pueden manejar del SISA no es que no sean reales, pero difieren en los tiempos de la realidad. Muchas veces nosotros vamos a tomando el ingreso del paciente día a día y vamos contando minuto a minuto, la información del SISA a veces tiene retraso en los tiempos y por ahí lo que toman oficialmente es tomado desde ahí y ahí puede estar la diferencia”, señaló el Dr. Galbán.

Así mismo, y como se viene señalando insistentemente desde este espacio, los partes municipales son cada vez más imprecisos, en los cuales nada se dice, entre otras cosas, sobre franja etaria de los contagiados, y cantidad de camas y respiradores disponibles, en momentos en que coinciden mayores aperturas con el pico de casos.

Entre el 1 de julio y el 5 de agosto, Mar del Plata registró 937 casos de coronavirus. La ciudad posee 32 Centros Atención Primaria de Salud, comúnmente llamadas Salitas, 10 centros privados y 2 hospitales, el Materno Infantil y el mencionado Interzonal.

Hay aproximadamente 1.700 camas entre todos ellos, incluyendo 200 destinadas a Salud Mental. El sector privado cuenta con más de la mitad de ellas, 870 para ser más precisos, mientras que el H.I.G.A. posee exactamente 330 camas.

La cuenta es muy sencilla: tomando una población de 700.000 habitantes, bastante menor a la que se estima que tiene la ciudad, y descontando las 200 camas destinadas a psiquiatría, Mar del Plata sólo tiene 2 camas por cada 1000 habitantes.

Esta cifra representa menos de la mitad del promedio nacional, y está muy por debajo de lo que recomienda la OMS: de 8 a 10 camas por cada 1000 personas.   

Pero además, eHospital Interzonal, posee una enorme zona de influencia debido a la inexistencia de hospitales en la región, lo que desnuda un gran déficit de las políticas públicas de Salud durante los últimos 30 años. A sus instalaciones concurren ciudadanos provenientes de 22 distritos, entre ellos, las localidades de Tandil, Necochea, Balcarce, Pinamar, Villa Gesell, Mar Chiquita.

Es decir, un conglomerado de más de 1 millón y medio de personas. En un día normal, transitan la guardia no menos de 500 personas. Cuando se inauguró el H.I.G.A., Mar del Plata tenía 225.000 habitantes.

La otra controversia que quedó expuesta fue la tasa de contagios sin nexo epidemiológico, que determina nada menos si una zona tiene o no transmisión comunitaria. Mientras el Municipio asegura que se registra sólo el 10% de casos indeterminados, los funcionarios provinciales se refirieron a un 50%.

De las 84 personas contagiadas informadas el viernes 31, en 10 no se pudo establecer el nexo epidemiológico, lo que se suman a los 30 de los tres días anteriores. Mientras que de los 73 casos registrados entre el sábado 1 y el lunes 3, de 18 de ellos no se sabe el origen del contagio. Y de los 91 del martes 4 miércoles 5, 20 quedaron sin origen.

 Con sólo tomar estos últimos datos, la tasa de indeterminación sería del 25%. Si la Secretaría de Salud logró determinar los nexos, sería prudente que lo informe, aún resguardando identidades y lugares específicos.

blank

Con este panorama, y con rumores de todo tipo, Mar del Plata enfrenta serios desafíos. La buena sintonía que existe entre el Intendente Guillermo Montenegro y el Presidente Alberto Fernández, cuya relación más que de la Facultad de Derecho en verdad proviene de la etapa en que el Jefe comunal se desempeñó como Juez Federal (2004-2007), quien instruyó el caso “Skanska”, la primera causa de corrupción del kirchnerismo, puede tallar para que la ciudad no retroceda de fase y termine de hundir la alicaída economía local. La relación con Bianco también aporta lo suyo.

Los indicadores económicos también son alarmantes: las ventas del comercio minorista cayeron en julio un 37% interanual. El único aliciente es que en junio habían caído un poco más: 42%.

Pablo Portaluppi

3 Comentarios

  1. Estamos al rojo vivo pero no pasa nada montenegrlo

  2. MARPLATENSES LEAN EL CONTENIDO DE ESTA PAGINA

  3. No sé preocupen.¡Ocupense bien !y listo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*