Política, Portada

Mar del Plata de la Ciudad Feliz a la ciudad boba

 

¡¡¡ Se nota mucho !!! El acting del intendente por una semana menos de vacaciones en CABA, luego de mantener cerrada nuestra ciudad e impenetrable durante un año, que ayudó a la destrucción de un pilar de la economía marplatense. La hotelería y gastronomía, con sus actividades afines, fueron lapidarias en un contenido público conjunto en el cual piden a Montenegro que “sea mejor gobernante”.

blank

Ahora pide que Larreta no adelante una semana el inicio de clases, cuando la MGP está “no contest” con la malversación de los recursos recaudados de las actividades turísticas. No se destina a la promoción, pero si lo desvía al crecimiento de la planta municipal. Son como las retenciones al campo, un gobierno del PRO con claro sesgo kirchnerista, y no es el único caso.

Partió la economía con el armado de los retenes en los ingresos a la ciudad, a la cual pretendían llegar contribuyentes titulares de segundas y terceras viviendas, con inversión pura de ahorro e inversión en la ciudad, que pagaban tasas durante la cuarentena más larga del mundo.

Batalló el “Los estamos cuidando”, “No vengan porque no los vamos a dejar entrar”, parecía Insfrán, mientras estallaba el vacunatorio vip con Aldrey Iglesias y sus tres sobrinas, Lourdes, Maltilde y Dolores y las fiestas clandestinas en la propia Quinta de Olivos.

 

blank

 

Se plantó para la tapa del diario que lo proyectó al sillón que ocupa, es muy evidente, hasta torpe y burdo. Es la mesa política que domina la ciudad.

Esta es la Mar del Plata boba, que arranca en la tapa del diario del multimedios, luego todos se van plegando, desde la UCIP por ejemplo, la CGT y los funcionales a estas maniobras de toda la vida, es un “modus operandi” que se instaló durante los mandatos de Daniel Scioli como gobernador.

Por eso la manifestación reclamando justicia por el asesinato de “Lele” Gatti, lo publican en portada a una columna (ver reproducción), y en otra edición la tapa a cinco columnas con tres líneas de título en cuerpo 72: “Montenegro le pidió a Larreta que no adelante el inicio de clases”.

Millones de alumnos en todo el país, junto a sus familias, sufrieron uno de los peores efectos de la pandemia con las escuelas cerradas y daños irreversibles para la educación, que parcialmente se han comenzado a reparar. Sería necesario escuchar un poco más la opinión de Soledad Acuña, la impecable ministra de Educación de CABA, con respecto a la pérdida de los días de clases.

Una semana más de vacaciones en un universo mínimo ya no mueven la aguja, además están adelantando el anuncio cinco meses. En la jurisdicción bonaerense, la escolaridad interrumpida no supo de quejas que partieran de la MGP, durante un año y medio.

El turismo deja de venir a Mar del Plata por otros factores, como la falta de arena, por tener que caminar sobre el ripio con el que se ha cubierto las playas, luego de tremendo temporales. También lo hace por la inseguridad reinante y la hilarante condición de sherif que ostentó quien dijo que iba a atender en el COM, pero que no fue tal.

Esta semana con voto unánime el HCD, clavó por unanimidad una ordenanza de emergencia en seguridad, el rubro excluyente de una de sus “especialidades”. Esa es la misma transa que manejó con su empática relación de años con el ministro Sergio Berni, con los resultados a la vista.

Los turistas no arriban porque es una tortura viajar por la autopista, cargada de riesgos por su deterioro, sin tener en cuenta que muchos vehículos en plena temporada, viajan con tracción de casillas o remolques con lanchas o botes. Son 10, 12 y hasta 14 horas cuando se producen los recambios.

La otra parte del argumento del guion, que escriben en el diario para la calle Yrigoyen, es difundir en boca de terceros funcionales a la Mar del Plata boba. Se insertan supuestas campañas contra Mar del Plata, financiada por Punta del Este y Uruguay. Hoy durante la transmisión televisiva de Aldosivi e Independiente, Fernando Niembro dijo que no se puede jugar en horario nocturno por la cantidad de lámparas apagadas en el Estadio José María Minella.

Los medios de prensa porteños, sólo dan a conocer las condiciones más adversas que existen en la ciudad. El descontrol total del tránsito, falta de estacionamiento o los excesos de quienes provenientes del AMBA, tomarán posesión de lugares públicos y exigirán hasta $ 1.000.- por día para “cuidar el auto” en las playas del Sur, ubicadas a lo largo de la ruta 11, ante la ausencia de personal de Inspección de Tránsito.

Es el mismo monto, que luego de las restricciones provocadas por la pandemia, ya cobraron tras el primer River – Boca con público, para “permitir estacionar” en las adyacencias del Estadio Monumental de Núñez.

Los medios de comunicación de CABA, en todas sus expresiones, cubren con enviados especiales todo lo que ocurre en Mar del Plata, y hasta montan programas en vivo de espectáculos, deportes e información general, propia de la vida en vacaciones, en una tarea de promoción en realidad, no de desprestigio.

Ahora si observan aguas servidas, problemas en el tránsito, demoras para recorrer 25 kilómetros por la costa interbalnearia, a la salida de las playas, que equivalen en tiempo, al 50 % de los 400 kilómetros que nos separan del AMBA, casos de inseguridad

No en vano ha caído como el destino excluyente más elegido. Proporcionalmente han crecido turísticamente ciudades con otro tipo de oferta, como quintas con piletas climatizadas, en el Gran Buenos Aires. En el litoral, con Entre Ríos como referente, Córdoba ya merece móviles y coberturas en directo en la misma proporción que Mar del Plata y ofrece magníficos balnearios al pie de sus sierras.

Sin ir más lejos, el crecimiento de plazas de alojamiento en cabañas en Tandil, que ya agota sus reservas hasta dos y hasta tres meses antes de los fines de semana largo o temporada alta y tiene el mismo ámbito de captación que las ciudades balnearias. Desde el AMBA se aporta el 90 % de la procedencia de los turistas.

Hay más oferta y Mar del Plata no se ha preparado para competir, desde hace las mismas décadas que el multimedios La Capital decidió a quien mejor le vende su mayor y mejor protección mediática, allá por los ´80.

En este caso, el intendente Guillermo Montenegro que pagó su campaña desde la Secretaría de Medios Público de la Provincia de Buenos Aires a cargo de Mariano Mohadeb (no casualmente hoy a cargo de la Casa de Mar del Plata en CABA) son los retornos de la política que auspició María Eugenia Vidal.

Todas estas operaciones están sostenidas con recursos públicos, a través de quienes discrecionalmente hacen uso de las herramientas del Estado. Constituyen la contraprestación que existe en la política, con maniobras muy afiatadas y desmesuradamente explotadas.

No resultó casual que Facundo Manes, apuntara directamente al corazón del problema, cuando disparó: “Espero que no se gasten los impuestos de los porteños en la campaña”.

Fue su primera definición política como candidato, sabía que estaba rivalizando contra esas metodologías con estructuras y logísticas en manos de gobernantes. El manojo de candidatos que lanzan desde Uspallata asusta a la hora de la financiación de la política.

Jorge Elías Gómez

Notas vinculadas

blank

Rebelión empresaria turística ante Montenegro: le piden que “sea mejor gobernante”

blank

Acto por Lelé: Apuntaron a Montenegro y colgaron reclamos en la puerta de la MGP

Mar del Plata está en emergencia municipal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*