Política, Portada

Mar del Plata está en emergencia municipal

“Agradecer de parte de la familia, de la comunidad y de todas las firmas que hay acá, agradecer al municipio, no sabíamos si lo iban a recibir o no. No importa quién lo reciba, pero que lo reciban, porque en realidad tiene un peso virtual, está en internet, está en los medios, si va a un mostrador o a un archivo o lo tiran a la basura, a nosotros no nos importa, porque lo que importa son todas esas voces que escuchamos pidiendo justicia, cómo todos ustedes acá”, leyó Iber Carmona ante cerca de 1.000 personas frente a la municipalidad que reclamaron justicia tras el asesinato de Leandro Gatti el DJ de Mister Jones.

blank

En la abultada burocracia municipal hay desde ayer a las 18.00 un nuevo papel escrito. ¿Es suficiente? Es obvio, que no.

Mar del Plata es parte de la geografía bonaerense y no escapa a una realidad que nos atrapa. Y por supuesto que molesta mucho la actitud evasiva de las autoridades, como en el caso de Mar del Plata.

La concentración no fue convocada en Tribunales ni en la Jefatura Departamental ni en el COM ni el monumento a San Martín a escasos 100 metros del edificio de la MGP. Llamó poderosamente la atención, que el reclamo de justicia por Lele fuera en la misma ventana del despacho del intendente Guillermo Montenegro.

Cómo tampoco deberían pasar desapercibidas las banderas que quedaron colgadas en las rejas negras de seguridad. Es claramente un mensaje explícito, que no se presta a confusiones.

Berni y Montenegro suelen mantener tertulias para que se reflejen en la prensa, para lo cual convocan expresamente.

Entre el domingo y ayer hablaron, varias veces por teléfono. Sino se actuaba rápido el tema podía irse de las manos, porque el clamor popular reclamando justicia es desbordante, por el caso del DJ asesinado de un balazo en el corazón cuando salía de trabajar en Playa Grande.

Las autoridades provinciales y municipales, se llenan la boca hablando del próximo fin de semana extra largo, que coincide con la cuasi salida de las restricciones de la pandemia. ¿Qué seguridad le brindarán Montenegro y Berni a cientos de miles de turistas que lleguen a Mar del Plata?

La vida de la gente también forma parte de las especulaciones políticas. Por ello Montenegro y Berni no hicieron prensa. Precisamente para evitar daños mayores, que la exposición de ambos hubiera provocado en estos momentos, de máxima tensión política entre las fuerzas que representan.

Optaron por lo filtros, usar los voceros de intermediarios o no atender el teléfono. Es así de simple, lo saben muy bien y tienen asumido cuál es su papel, llevarse la de ellos, la que les permite la política. La tienen re clara, pero ser profesionales de la política y vivir de ello necesita de una condición: sobrevivir en la actividad el mayor tiempo posible. Juegan al truco sin señas, son timadores en ese juego.

Berni eligió Mar del Plata, por los ecos que produjo la tragedia de DJ y la necesidad de dar respuestas lo antes posible, es decir aplacar las derivaciones que pudieran haberse provocado, tras la convocatoria para reclamar justicia para que el crimen no quede impune. Berni no estuvo en la balacera que cruzaron los hinchas de Independiente frente a una escuela en Avellaneda, prefirió venir a Mar del Plata.

 

Montenegro muy posiblemente disfruta del colchón de votos de la coalición política que integra, que tras las PASO podría abrir la puerta de su reelección. Mientras tanto juega al ajedrez en reacondicionado espacio público o se deleita con los sones de la Orquesta Infanto Juvenil en el Palco de los Músicos.

blank

 

Como ajeno al hecho ocurrido a las 06.00 del último domingo, cuando un trabajador pagó con su vida la inseguridad reinante en la ciudad de la que es intendente. Cómo se puede observar no hay gacetillas de Montenegro trabajando en el COM, que refleje la prensa, velando por la seguridad de los marplatenses. Siempre sólo para las fotos.

blank

 

Una vez más, vamos a recurrir a una reciente expresión acertada de Paula Mantero “han hecho del silencio una política”, al referirse a que milagrosamente no se produjo una voladura del Asilo de Ancianos Municipal por un escape de gas.

Debiéndose en la emergencia, derivar a los ancianos internados al Hogar de Enfermos de la Gruta de Lourdes. Peor no se consigue.

También hicieron lo mismo en el caso del asesinato de Lele, pero lamentablemente en este caso aplica el “Sino hablan pareciera que no sucede lo cual es muy raro”, sino todo lo contrario.

El intendente municipal y el ministro provincial, muy posiblemente recurran a Aníbal Fernández (han gestionado políticamente de manera simultánea) para que finalmente lleguen efectivos federales, ahora que la fueron a Frederic. Lentos para los mandados. El cachetazo que sufrieron el domingo por la modalidad de matar de los motochorros, que ahora los tiene a todos en ascuas.

Ni se lo vio ni se lo escuchó a Montenegro, referirse al hecho que conmociona a los marplatenses, por los grandes medios nacionales, de los cuales es cliente pero para otro tipo de noticias, cuando lo sacan al aire o le dan le dan cabida en algún espacio. Siempre todo light. Ahora cayó un trabajador de la ciudad en Playa Grande una postal de Mar del Plata. A muy corta distancia del lugar desde donde Alberto Olmedo perdiera también la vida cayendo al vacío.

Montenegro se amparó sigilosamente en el secreto del sumario, que nunca existió sino por el contrario en torno al homicidio, dado que era absolutamente menester conseguir datos del hecho, como a viva voz y públicamente lo pedía la fiscal Andrea Gómez, porque dudaba de la efectividad de las cámaras.

Ahora están modulando una ordenanza desde la Comisión de Seguridad del HCD, la declaración de emergencia debido a los crecientes hechos de inseguridad. La iniciativa es del Frente de Todos, es decir que la cosa es entre muertos y degollados. Intentan embocarlo a Montenegro que seguirá mandando fruta. Nada serio.

El problema son los marplatenses quienes son las potenciales víctimas. La que está en emergencia es la ciudad y no se trata de un exabrupto, si tomamos en cuenta caso por caso lo que está ocurriendo en la Municipalidad de General Pueyrredón y el ámbito de aplicación de su incumbencia. Ayer Manzur pidió que “Dios nos dé una manito” y ¿por casa cómo andamos?
Jorge Elías Gómez

Notas vinculadas

Por qué Anibal Fernández, Sergio Berni y Guillermo Montenegro pueden hacer un trío en Mar del Plata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*