Portada

Qué dice la foto de Montenegro y Tapia: la política los junta y el futbol los amontona

blank

No hace falta ni el VAR, las coordenadas tiran la línea oscura. El intendente Municipal estuvo tres años de brazos caídos, esperando que el Mundialista se le venga encima a los marplatenses, en esta lógica de cuánto peor mejor. Hubo menos laburo (al revés de cómo perora) y Mar del Plata se hundió en el universo del más popular de los deportes.

Dio la vuelta al mundo que el estadio emblema de 1978 debió ser inhabilitado por la propia MGP. Asfixiado por la realidad, Montenegro buscó una foto intentando cortar camino y ganar tiempo para bajar los riesgos políticos. Las prolongaciones de la familia Moyano en los negocios de Mar del Plata, son otros vasos comunicantes del rótulo que caracteriza a la administración municipal.

Ir por los atajos que vulneran los principios de la administración pública, socavando la credibilidad y dando pasto a una metodología que se extiende en esta administración del PRO, sortear métodos de contratación de bienes y servicios. Adjudicar por convenio, por excepciones, declaraciones de emergencia, por decreto, por prórrogas y otros vericuetos propios de la inexorable e insana mácula que dejan negocios de alta rentabilidad con el Estado. Más modo CABA no se consigue.

Chiqui Tapia no le niega una foto a nadie, es más se tira a los brazos por una selfie cómo hace Montenegro a diario con gente que ni conoce. Tapia y Montenegro son tribuneros por excelencia, la AFA está manchada y no resiste un VAR, pierde por goleada. El presidente de Barracas Central es un hijo de Tapia y el volante de creación  del primer equipo es otro de sus hijos.

Cuáles  de las anormalidades de la organización del futbol argentino no sería una módica pizca del manejo de Chiqui Tapia, todas hacen mucho ruido y  se blanquean parcialmente  o logran salir muy bien tuneadas a la luz pública. ¿Este es el camino para reparar en su totalidad el Estadio Mundialista? Montenegro eligió una vez más meterse en los laberintos de los grandes acuerdos sin medir los efectos.

La Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica están acompañando como una escribanía, en nombre de la “unidad” en el Honorable Concejo Deliberante, donde se declama transparencia y se votan los rebusques no exentos de las arbitrariedades que se cometen. Una oposición flojita de papeles completa la escena desde el Frente De Todos, acostumbrados a jugar con la pelota manchada, son “maradonianos” sólo en los repulgues.

NOTAS VINCULADAS

Alvarado escándalo: el club de los Moyano y Chiqui Tapia

Sosías: Tapia, Moyano y Tinelli,  con caras parecidas al gabinete de Alberto Fernández

“La AFA programa futbol de primera en un estadio por derrumbarse”

 

Deja un comentario