Portada

La cámpora radical le hace el trabajo sucio al PRO: Disfraz de más de lo mismo

 

Quienes conocen a fondo los actores distribuyen inquietantes nóminas con integrantes genuinos de la lista 123,  pero que adolecen de la misma crítica que se le formula al kirchnerismo, cuadros políticos insertados en los esquemas y sistemas de remuneraciones públicas, ya sea municipalidades, gobernaciones, legislaturas, concejos deliberantes, universidades públicas y colegios de profesionales.

Hay oferta y demanda de quienes crecen bajo esa sombra política y dinamitan la democracia con conceptos que provienen en realidad de intereses personales y económicos, que no son propios de la militancia. Otra forma, otro dibujo otro modelo, es lo que debería ir a la mesa de debate de quienes apelan arteramente a sembrar la confusión desmarcándose con cara de “yo no fui”.

Si algo deja expuesta la interna radical (en realidad es un sondeo formalizado) de mañana es que hay un reseteo en el campo donde hace de local el presidente de la UCR de la Provincia de Buenos Aires, diputado provincial Maximiliano Abad, hoy convertido en el mayor socio accionista del PRO y por ende de Guillermo Montenegro.

Según agudos observadores que conocen el paño de esta minúscula interna política, que define otros posicionamientos, aparece como un exceso de empleados municipales (no están diciendo ñoquis) en la lista 123 y llamadas ulteriores en las barridas telefónicas desde despachos oficiales pidiendo ir a votar, debido a que el abstencionismo arbitre en la contienda, no para dar vuelta la cancha, pero es mejor curarse en salud y evitar el sangrado que sufrió Abad en el Colegio de Abogados.

No hay que olvidar que Montenegro cuenta con una planta de 130 cargos políticos en la MGP que debieron emigrar al nuevo destino de General Pueyrredon, provenientes de CABA y  La Plata. ¿Cómo se compensa? Proporcionalmente asignando lugares en la inmensa población para los otros integrantes de la coalición, Juntos Por el Cambio en este caso. Es inaguantable no ya desde lo económico sino desde la prebenda de la política que está en vigencia, con niveles de inflación y pobreza indignantes. En esto no hay inocentes sino cómplices.

El avance fue tal que los ofrecimientos del legislador provincial resultaron payasescos y carentes de seriedad para quienes eran candidatos de la lista oficial, pero que eran borrados a partir de una llamada telefónica.  Este oficio de la política que ya detectan los argentinos permite que gane el hartazgo y encuentren salidas a su decepción a través del crecimiento de otras fuerzas políticas que cobran más fuerza como los libertarios.

Hoy no sólo está en crisis el Frente De Todos, sino también Juntos Por el Cambio una coalición que en Mar del Plata llegó a tal punto que la UCR y la CC le están haciendo el trabajo sucio al PRO, ciertamente intolerable para sus votantes  que observan una gestión amarilla en todo sentida, no despegada de una palabra maldita para la democracia: corrupción.

Notas vinculadas:

Un escrache a la lista opositora en la UCR

 

Abad salió a vender más humo

Deja un comentario