Carta de Lectores, Opinión

¡Es un ave, es un avión… es un peronista volando!

Al final había algo peor que el programa de Marcelo Tinelli: el propio Marcelo Tinelli. Porque cuando uno pensaba que no podía ser más irresponsable al exigir continuar con el campeonato de fútbol mientras las medidas sanitarias a nivel global recomendaban suspender toda actividad pública por el coronavirus, el tipo se mandó a mudar con la familia a Esquel mientras el presidente Alberto Fernández decretaba la cuarentena obligatoria para todos los ciudadanos argentinos. No lo juzgamos: debe ser más lindo estar encerrado mirando esa postal del sur argentino que el ligustro del country.

Tinelli se defendió diciendo que tiene domicilio en aquella localidad desde hace dos décadas. Digamos, es de Esquel desde su más tierna infancia… como hincha del Badajoz. Ahora surgen datos que señalan que en verdad “Marce” tiene domicilio legal en otro lugar y no ahí. Tampoco seamos malos, con que no tenga domicilio en un médano como Boudou nos conformamos.

Mientras Tinelli volaba a Esquel, Cristina Fernández y Florencia Kirchner volvían de Cuba para instalarse en Argentina. No había tanto quilombo con los vuelos en el kirchnerismo desde los tiempos en que volaban los bolsos de López por los muros del convento…

Lo bueno es que tenemos de nuevo entre nosotros a Flor; lo malo es que para sacar la millonada que tiene en el banco va a tener que pasar por el cajero porque no van a estar operando. Ah, puede usar el home-banking, cierto… De todos modos fue impecable la precisión suiza de todo el asunto: mientras las chicas emprendían el regreso, Cuba cerraba las fronteras. Todo a contrarreloj como en una de James Bond. O de Carmen Sandiego, para que no se enojen “les chiques”.

Si hablamos de puntería, sin dudas que en el grupo de “chetos” viajeros del peronismo tenemos a Juan Manuel Urtubey, el ex gobernador salteño que desde enero vive con su familia en España, uno de los países donde más fuerte pega la pandemia. Nos gusta pensar que la presencia de Urtubey es España es una suerte de venganza por el éxito en Argentina de David Bisbal, pero puede que no.
Lo cierto es que Urtubey se fue de Salta dejando pobreza, hambre y desnutrición infantil y llegó a España para llevar el coronavirus. Es una suerte de Rey Midas, pero al revés.

En fin, peronistas que vuelan de aquí para allá, mientras nosotros nos quedamos en casita vigilanteando por la ventana al que se anima a dar la vuelta a la manzana. De todos modos creemos que el país no podría haber tenido un mejor líder para enfrentar esta pandemia: con tres décadas de historia en la interna del PJ, Alberto es todo un especialista en eso de lavarse las manos.

Notas vinculadas
:

La tarjeta Alimentar y la inoportuna visión de impacto económico

Sosías: Tapia, Moyano y Tinelli,  con caras parecidas al gabinete de Alberto Fernández

Mar del Plata en zona de turbulencias, ajustarse los cinturones

Baradel baja la bandera de SUTEBA y ahora usa el modo docentes en silencio

Cuando Ricardo Alfonsín renegó por el primer triunfo de CAMBIEMOS en Marcos Juárez

Visto, oído y comentado en el H.C. Delirante: Margaritos se van arrastrados por Massa y se lanzarán en Mar del Plata

Visto, oído y comentado en el H.C. Delirante: Súper población en el cuarto piso

6 Comentarios

  1. Quien es el idiota que escribe estas cosas!?

  2. Ni de Macri te quedaste así ,cuánto te pago tu patrón por la nota,sicario ?

  3. Son peronistas que podes esperar de esa lacra ???

  4. Es un hijo de puta, que no le importa nada!!!!