Policiales

Volvieron a robar en la escuela 45; suman 22 los atracos en casi dos años

Sin-título51Suman 22 los robos contra la escuela 45 en casi dos años, las autoridades del establecimiento ya no saben que más hacer y exigen reuniones con el intendente Carlos Arroyo y con el secretario de Seguridad Julio Razona, para  terminar con los sucesivos atracos.

El pasado jueves se consumó un nuevo robo contra el colegio emplazado en Puan al 6000,  que  recibe a más de 600 alumnos. “Se llevaron lo poco que quedaba: una guitarra acústica, un equipo de música y otros elementos de valor”, aseguró la directora Karina Cabrera.

Este viernes, padres, docentes y alumnos, organizaron un abrazo para proteger la escuela, que a pesar de los continuos robos no suspenderá las clases hasta el 18 de diciembre pero temen por lo que pueda suceder durante el verano. “No queda nada dentro de la escuela se robaron todo”, expresó la máxima autoridad de la institución.

Leer: De terror: saquearon la Escuela 45 y suman 21 robos en los últimos meses

Con respecto a los atracos, Cabrera agregó: “sin dudas alguien sabe que es lo que hay dentro del establecimiento y por eso se producen estos robos”.

Asimismo, aclaró que “contamos con la policía local durante el día y se comprometieron a cuidar la escuela por la noche pero con el paso de los días se disipa”.

Leer: Volvieron a destrozar y robar la Escuela 45; se llevaron hasta los utensilios de cocina

Consultada por la difícil labor de llevar adelante el establecimiento sin elementos para los chicos, la directora sentenció que “ayer no podía más y estuve a punto de dar un paso al costado, pero no puedo porque a la escuela la quiero y las clases no se van a suspender ya que la política de la misma es que los chicos estén dentro de las aulas”.

Un comentario

  1. Mientras sigan brindándoles todas las comodidades posibles a los delincuentes, esto va a seguir.
    ¿Porqué todas las escuelas del distrito permanecen iluminadas por dentro las 24 horas del día, los 365 días del año? Patios, aulas, baños, oficinas, pasillos y demás dependencias están totalmente iluminadas para que los vándalos y ladrones no se anden tropezando.
    ¿Quién dispuso esto? Pues las anteriores autoridades educativas provinciales, con estricto cumplimiento por parte del Consejo Escolar y las directoras de los establecimientos.
    Una escuela a oscuras durante la noche dificulta el movimiento de los delincuentes, que deben recurrir al uso de linternas. El haz de luz de las linternas es fácilmente observable desde el exterior, lo que posibilita el aviso a la policía por parte de los vecinos.
    Las únicas luces que deberían permanecer encendidas deberían ser reflectores exteriores.
    Maestras y directoras que he consultado están convencidas que dejar todas las luces prendidas es una medida de “seguridad”. ¡Cuánta ingenuidad, por favor! Iluminar toda la escuela por dentro es como ponerles alfombra roja a los chorros.
    Apaguen las luces y verán que disminuye el robo a las escuelas. Y de paso se logrará un sustancial ahorro de energía eléctrica, que pagamos todos.