Política

¿Sólo Oroquieta no da la talla? El entorno de  Berni ya había adelantado su salida

Cuando las señales sobran o forman parte de un exceso de marketing político, llega la hora de la verdad y los hechos se convierten en realidad, dejan un sabor a decepción y un encadenamiento de situaciones similares van mellando la solidez de un gobierno.

El 22 de octubre mdphoy.com publicó que desde el entorno del ministro de Seguridad, Sergio Berni, ya afirmaban que Darío Oroquieta había presentado su renuncia, lo cual fue desmentido por las autoridades municipales. Hoy todo ha quedado confirmado. Un anticipo que provino desde las entrañas del círculo más estrecho del ministro de Kicillof.

El intendente municipal, de extensa trayectoria en el ámbito de la función pública, supo ocupar cargos clave en el gobierno de CABA, formó parte de los equipo de gobierno de Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta. Y supo lidiar con el kirchnerismo, en una difícil convivencia en el territorio compartido de la Capital Federal, precisamente en temas de seguridad: todos recuerdan la puesta en marcha de la Policía Metropolitana.

 

El intendente Montenegro intentó ser contundente, con una de sus primeras decisiones de la gestión, instalarse en el COM (Centro de Operaciones y Monitoreo), una base de control que permite el acceso directo a datos y relevamientos de hechos delictivos.

No surtió los efectos esperados, la MGP se volvió más demandante y reclamó mediante solicitudes públicas la permanencia en la ciudad de efectivos federales. Las respuestas no sólo fueron negativas, sino que además desalentadoras a través de los cruces mediáticos.

Los delitos y las estadísticas reales oficiales sobre los delitos, forman parte de los deberes de incumplimientos seriales del Estado, nacional, provincial y municipal. Coexisten además con la denominada cifra negra del delito, la ausencia de información, que ya es desinformación, a través de la Jefatura Departamental y la Dirección de Investigaciones.

 

Todo un combo complicado que lo sufren los marplatenses, quienes deben  acudir a la defensa propia, a participar de búsqueda de delincuentes, a incrementar la adquisición de armas para su portación, instalación de cámaras de seguridad, alarmas, contratación de personal de seguridad, etc.

A 11 meses de gobierno, con 7 de cuarentena,  el panorama no es el mejor. Hay una especie de avance de las estructuras de la Provincia y la Nación, insertándose en la vida municipal, participando de incumbencias,  jurisdicciones y financiamiento para lo cual se despliega logística, estructura y militancia política. Juntos Por el Cambio a esta altura ya no se puede sorprender, está acotado y con la guardia baja. Muy lentos de reflejos.

 

Nota vinculada: 

Allegados a Sergio Berni anuncian la renuncia de Oroquieta: no sería el único

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*