Política

Scioli, Isaurralde y Curuchet o Gaspar, Melchor y Baltasar

Los reyes son los padres. Los políticos oficialistas se han convertido, sin camellos a la vista, en obsequiadores seriales. Scioli tuvo un mes sin clases a todos los escolares bonaerenses, discutían por monedas con los gremios docentes, perdiéndose tiempo irrecuperable en la educación. Decía que no tenía plata en el presupuesto. ¿Y ahora tiene? No, pero acaba de anunciar suculentos aumentos para beneficiarios bonaerenses de diversos tipos. El 11 de agosto dio vía libre al papel pintado del BCRA. Los votos en contra hicieron aparecer la plata.

Pero no se quedó ahí, Isaurralde con muy poco convencimiento anunció la autopista balnearia para unir Mar Chiquita con Villa Gessel, es como el asfalto electoral. Y el que no se quedó atrás fue Juan “Pinón Fijo” Curuchet, quien para no quedarse atrás entró con facilidad en esta herramienta de la promesa en período de elecciones, y se mandó con la bicisenda entre Santa Clara y Mar Chiquita. Tal vez consiga algún comercio amigo (como el gomero) que aporte para mano de obra, maquinaria y materiales, para esa gran idea de la construcción de la bicisenda. Salió prometedor el nuevo político del Frente Para la Victoria

Notas relacionadas:

Los comentarios están cerrados.