Política

Visto, oído y comentado en el H. C. Delirante

marangoni1“Maranga” avanza en el Banco de la Provincia. Tercerizaciones encubiertas y vaciamiento de la entidad, herramienta de campaña del gasto electoral que ya entró en el despilfarro. Daniel Scioli quiere a su vocero (convertido en presidente del BAPRO) compitiendo en Capital Federal. Cero chance, pero el precio para los bonaerenses será muy elevado. El adelanto en el cobro de impuestos provinciales es el peor de los indicios. Los K aíslan a Scioli sin reparar en los daños colaterales.

Marangoni, el Capitanich de Scioli. El presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires, Gustavo Marangoni, actúa en la práctica como vocero de Daniel Scioli. Es una versión menos lavada y menos light que las definiciones del gobernador bonaerense, quien habla mucho pero no dice demasiado. Así con el manejo estructurado de un mensaje y nada enriquecido por la gestión manejan la provincia de Buenos Aires desde más de 25 años. Marangoni es una especie de Capitanich, ahora también con alguna ambición política, pelear por el sciolismo en la Capital Federal.

Muy rico de verba, pero delicadamente torpe. El hombre de confianza de Scioli, eligió apuntar a Mauricio Macri. “hizo poco en Buenos Aires” dijo “Maranga” en un incisivo ataque a Mauricio. Ni le contestan, pero los porteños bancan servicios de salud, educación, transporte y hasta casos de inseguridad que provienen de límites más lejanos que la General Paz. Hay que ser muy práctico: cuál es el precio de asumir el papel de Scioli, mezclado con alguna prosapia K, en un terreno tan adverso como la capital de todos los argentinos.

20140909110856_marangoni_scioliDel ridículo no se vuelve. El manejo del Banco Provincia de Gustavo Marangoni, ha sido devastador políticamente hablando, y usado como herramienta electoral dispuesta al servicio político de Daniel Scioli. Los recursos de la entidad crediticia provincial han caído en el despilfarro, para auspiciar y darle protección política a través de los medios al gobernador en su carrera a la candidatura presidencial por el Frente Para la Victoria. Marangoni ha sido un paraguas que ha vulnerado disposiciones orgánicas de la entidad crediticia oficial de la Provincia de Buenos Aires, no del gobierno de Daniel Scioli lo cual contiene una diferencia abismal.

El Obelisco inalcanzable. Para Scioli, el destino de Marangoni, es cambiarle a los porteños el amarillo por el naranja. Es misión imposible. Pero este vocero calificado de Scioli hizo de las suyas en el Banco de la Provincia de Buenos Aires. Hombres con historia en el manejo del BAPRO no dudan, “es el peor de la historia del Banco Provincia”, no dudan y agregan, está vaciando el banco de una manera irreversible.

La historia comienza a develarse. Las ramas que se desprenden del Banco de la Provincia, son distintos mandatos con privatizaciones encubiertas, a través de tercerizaciones digitadas que transfieren a grupos afines el manejo de distintos negocios del Banco de la Provincia. Es el precio de Marangoni, por poner la cabeza en la Capital Federal. Hasta han cambiado el verde tradicional del Banco, por el color naranja en la marquesina de la Avda. 9 de Julio.

013544¿Qué quedará del Banco de la Provincia? La gestión de Scioli, a través de Marangoni, está vaciando el Banco de la Provincia, y un síntoma de ello es que se adelanta el cobro de impuestos al sector agropecuario, lo cual ha impactado negativamente, pero además las últimas cuotas de inmobiliario y automotores, también se han programado para antes de las elecciones presidenciales y a gobernador de Octubre. No hay que ser un erudito financiero, para darse cuenta que esto es un sinónimo de falta de capital, ergo dinero, si se trata de un Banco que ha privilegiado como nunca la conducción política.

Una movida con socios gremialistas. Esta devastadora tarea de Marangoni, no hubiera sido posible sin la complicidad del sindicalismo bancario, que acompaña este trascendental desguace del Banco de la Provincia. Mientras la caja aguante para la campaña, el objetivo será continuar arriesgando, pero la tensión política promete desenlaces inesperados. El kirchnerismo está jugando todas las fichas para sacarlo de la cancha al dueño de La Ñata. Increíblemente todos están en la boludez de la foto, o del chascarrillo de Fátima, pero la verdad es que al Banco de la Provincia lo están haciendo de goma, algo que por ahora no forma parte de la campaña.

Fatima-Espacio-Clarin-Fabian-Gastiarena_CLAIMA20150105_0111_27

Mezcla de amianto y corcho. Dicen que Scioli no se quema ni se hunde, pero ha comenzado a dar claros indicios de debilidad. Si nos atamos a las expresiones de dirigentes y pre candidatos, en realidad tiene un alto nivel de rechazo. Desde la oposición, es obvio, pero tiene competidores nuevos todos los días, es decir se le animan cada vez más. Su gestión es su Talón de Aquiles, sólo la discrecional inversión en propaganda, logra contener las críticas más despiadadas, que aún son generosas, con un Estado ausente que aumenta vorazmente su perfil recaudatorio.

Los comentarios están cerrados.