Política

UTF Playa Chica: “Pablo Fernández es el autor ideológico de las falacias sobre falta de seguridad e higiene”

playa chica- pablo fernandez denunciado como autor ideologico de falacias sobre seguridad e higiene de la utfEl concesionario de Playa Chica, en diálogo con este portal, ratificó que es objeto de persecución y hostigamiento por parte del EMTUR asegurando que “el argumento de la falta de higiene y de seguridad es absolutamente falso y responde a la autoría ideológica del titular del Ente, Pablo Fernández”.

“Las tres actas de clausura que se me efectuaron invocaron como argumento la falta de exhibición del certificado de habilitación, es decir una falta formal que significa que la unidad no está habilitada en forma definitiva. Pero esas mismas actas, dejaron constancia que se encontraban cubiertas o cumplidas las condiciones de seguridad e higiene requeridas para funcionar, porque los inspectores que actuaron chequearon el estado general del local. Con lo cual el argumento de la falta de higiene y de seguridad es absolutamente falso”, adujo Gerardo Fernández.

Con respecto a que el inmueble se encuentra en un estado calamitoso, con problemas estructurales gravísimos, el concesionario de dicha Unidad Fiscal relató que “el año anterior a requerimiento del EMTUR presenté un informe realizado por un ingeniero civil, pasado por el Colegio respectivo, donde daba cuenta que el estado de la estructura de hormigón del edificio era de bueno a muy bueno. Efectuó un cheque general de toda la estructura y solo aclaró que había un sector de hormigón que estaba directamente sometido a la erosión marina y de las propias olas, está muy expuesto a los golpes del mar. Que podía requerir un tratamiento desde ese momento a un año; es decir recién este año, desde el punto de vista de la ingeniería era necesario tratarlo. Sin embargo, el tratamiento de curación de ese sector se hizo un mes después de ese informe. Así fue como el 15 de diciembre, la curación de esa estructura de hormigón, se hizo, en su totalidad. Fue la segunda vez que se hizo, siendo que, por el cronograma de obras, yo me había comprometido a hacerlo una sola vez. Es decir estas obras son mayores y no previstas en el pliego”.

Asimismo refirió que el especialista “realizó una memoria técnica de las conclusiones del análisis general del edificio, y a requerimiento de Obras Publicas efectuó una ampliación de esas conclusiones, diciendo que aun en el estado que se encontraba, antes de ser curada, esa estructura no presentaba riesgo ni para transeúntes, clientes o personal, que trabajase en el establecimiento. De manera que esa situación se mantiene al día de la fecha intacta. O sea que es falso señalar que el edificio tiene problemas estructurales. Eso es cuestión de ir chequearlo o mirar el expediente municipal y se constata fácilmente”.

Fernández aseveró que “sobre la situación del estado del edificio y las fotos que sacaron y el informe que efectuaron las arquitectas de la Municipalidad, en ningún momento, se me dio traslado de los mismos”.

Añadió que ha sido objeto de una campaña generalizada de la Dirección Inspección General, a posteriori, de ese informe de Obras Públicas, “sufriendo la invasión de inspecciones, a partir del mes de octubre y hasta el mes de diciembre. Venían de a seis o siete inspectores, una vez por semana e iban requiriendo más y más cosas hasta que, finalmente, se agotó todo aquello que se podía requerir, y yo entendí que estaba en condiciones de que me dieran la habilitación definitiva del local. Pero se sucedieron más trámites, uno tras otro y todos muy densos y complejos como, por ejemplo, el certificado de   factibilidad del agua, que requirió de una inspección muy intensa de parte Obras Sanitarias. Lo sortee perfectamente y obtuvo el certificado. También hubo una inspección integral de Bromatología que igualmente dispuso que estaba en condiciones desde el punto de vista de la habilitación bromatológicamente hablando del negocio”.

No obstante ello, según manifestó el concesionario de Playa Chica, continuaron “buscando el pelo en la sopa”.

“A fines de abril o mayo del año en curso – prosiguió el relato -, desde Inspección General Fabián Pulti (primo del Intendente), me comunica que estaba todo listo para retirar el certificado de habilitación y cuando voy a retirarlo, al día siguiente, el expediente ya no estaba más en esa dependencia. Había sido reclamado por el EMTUR y ese certificado de habilitación no se encontraba por ningún lado. Ahí empezó una nueva serie de requerimientos del EMTUR, que hacían inagotable e inalcanzable la meta de la habilitación definitiva y, nuevamente, mandaron a inspectoras para ver si había obras, comprometidas en la licitación por mi parte, que estuvieran inconclusas”.

Fernández, quien este miércoles, a partir de las 9.30, será recibido por la Comisión de Labor Deliberativa del HCD, no dubita en acusar que “hay una clara persecución, y ya lo he denunciado en el Concejo Deliberante”, e infiere que “evidentemente, ha de ser una unidad fiscal apetecible”, advirtiendo que “tengo un contrato vigente que para 17 años más y voy a defender mis derechos a ultranza. De manera que esperemos que aquellos que quieren entrar hoy, quizás, no ilegítimamente en la licitación, que se haga oportunamente, tengan que esperar esos 17 años”.

Roberto Latino Rodríguez

Los comentarios están cerrados.