Ciudad

Una “guerra de carteles” cerca de Alberto Fernández: Albistur vs. Santamaría; ¿Llega a Mar del Plata?

Llamó la atención en las últimas semanas el incremento de las hostilidades entre dos figuras relevantes del entorno del presidente Alberto Fernández como son Víctor Santa María -sindicalista que se expandió a los medios de comunicación– y Enrique Albistur -histórico publicista del peronismo-, con batallas en el ámbito comercial, mediático y, claro, político.

Si bien a priori podría suponerse que se trata de una mera disputa como tantas en el mundo de los negocios, la variedad de condimentos que sazonan la historia revelan que hay mucho más. La publicidad en vía pública es una actividad regulada por Gobiernos locales, y la ciudad de Buenos Aires es el tesoro más preciado. El desembarco en Mar del Plata ya está en curso a través de contactos directos con el intendente Guillermo Montenegro.

El mobiliario urbano porteño es la llave para acceder a las mejores posiciones de publicidad y engrandece el negocio para los que explotan ese medio. Allí son tres las empresas que comparten en partes iguales la concesión.

  •  Una es Publicidad Sarmiento, propiedad de la familia Terranova, que tiene a uno de sus integrantes comprometido y procesado en la causa por la persecución e intento de compra fraudulenta del canal C5N, del Grupo Indalo.
  • Compite también la firma PC Publicidad, de Gabriel Romero, empresario mencionado y arrepentido en la causa cuadernos, y cercana a varios referentes del radicalismo.
  • Por último, las empresas de Albistur, ex secretario de Medios de la Nación durante el Gobierno de Néstor Kirchner y esposo de Victoria Tolosa Paz, que explota la concesión hace varias décadas.

Pulseada económica y política

Fuentes conocedoras del sector señalan la coincidencia del inicio de las hostilidades con el desembarco de Víctor Santa María, quien recurrió a “compras hostiles” de empresas del sector: primero las que explotan la publicidad en los colectivos urbanos de pasajeros y más tarde con las “ecobicis” ya características del paisaje porteño.

Esos movimientos pusieron en alerta a sus competidores, especialmente a Albistur, con quien comparten cierta llegada al entorno presidencial, más precisamente a Alberto Fernández.

Alberto Fernández junto a Enrique Albistur, su esposa Victoria Tolosa Paz y el ministro Juan Cabandié

Alberto Fernández junto a Enrique Albistur, su esposa Victoria Tolosa Paz y el ministro Juan Cabandié

Algunos referentes del peronismo porteño creen que el problema excede a lo netamente empresarial, y señalan que las diferencias también son políticas y que el devenir del proyecto del peronismo en la ciudad de Buenos Aires ha sido un parteaguas entre ellos. En concreto, tienen que ver con la ambigua relación que, desde la presidencia del PJ porteño, el dueño de Página 12, entre otros medios, trabó con el macrismo. La palabra que eligen sus detractores es “acuerdo”. Otros, más duros, hablan de “sociedad”.

Albistur, por su parte, exhibe años de trayectoria en el peronismo y una reconocida amistad con el presidente -incluso lo llevó a prestarle un departamento-, junto a un perfil empresario que le permite prestar servicios a gobiernos no peronistas como los de San Isidro, Vicente López y la propia ciudad de Buenos Aires.

Los manejos de Santa María fueron motivo de comentarios en los pasillos y en los whatsapps del Gobierno, en particular por las “listas negras” de funcionarios del gobierno peronista en algunos de sus medios de comunicación, como AM750, el canal IP y en Pagina12, que lanzaron una fuerte campaña de desprestigio contra el Pre Viaje, una política cuyo éxito se mide en estrecha relación con una temporada récord en las vacaciones de verano.

Lo sabe bien: de hecho, orbitó en Pinamar de la mano de una campaña en las dunas con publicidad de YPF, cortesía del intendente Martín Yeza (del PRO) y de Santiago Carreras, su socio en las internas del club Boca Juniors y gerente de Relaciones Institucionales de la petrolera de bandera.

A nadie se le escapó que con esa jugada, Víctor Santa María castigaba mediáticamente el proyecto de poder de Matías Lammens, uno de los nombres -tal vez el primero- de sus listas negras. Otro botón de muestra ha sido en las últimas horas el tratamiento de la noticia sobre el procesamiento de Albistur en una causa penal tributaria: los medios vinculados al secretario general de los encargados de edificio se ocuparon de replicar la noticia y lo hicieron también en la pantalla del noticiero de Canal 9.

Cerca de Albistur admitieron el malestar que generó esa cobertura mediática. “Nos hubiera gustado ver en Pagina12 y en Canal 9 el mismo tratamiento para el procesamiento de Orly Terranova en la causa de Indalo”, ironizaron.

“Parece que para esos medios es mas importante el procesamiento de un empresario por un tema menor tributario con un embargo de 3.5 millones de pesos que el procesamiento de Terranova por 5,100 millones en una causa por haber intentado quedarse con las empresas del Grupo Indalo amenazando con el encarcelamiento de Cristóbal López y Fabián de Sousa, que como vimos se verificó tiempo después con la prisión”, agregaron, marcando una suerte de “doble vara” de parte de esos medios.

No son sólo Lammens y Albistur. Este medio accedió a fuentes calificadas que dieron por cierta su inscripción entre los “vetados” en la redacción del diario Pagina12. Del mismo modo diversos periodistas apartados de las empresas de Santa María corroboraron esa versión.

La palabra de los protagonistas

Albistur fue contactado por este medio para expresarse sobre estos temas, Sobre el cierre de esta nota accedió a un breve intercambio telefónico y puesto en conocimiento sobre las versiones que señalan un enfrentamiento vinculado al negocio de la publicidad en vía pública, afirmó: “Nunca he tenido miedo a las tensiones que generan los negocios, todos los empresarios sabemos que hay derecho de ingresar a un mercado y desarrollarse y la vía pública y la publicidad no son la excepción”, señaló, tras lo cual le quitó importancia a las versiones sobre el interés de Santa María de explotar publicidad en mobiliario urbano.

Respecto de la relación con el Secretario General del Sindicato de Porteros, se permitió una ironía: “me confunde no saber con quien estoy hablando: ¿Santa María es un empresario de comunicación o es un referente sindical que compra medios con el dinero de los afiliados de su organización gremial?”, disparó.

No se quedó ahí: “Yo soy peronista antes que empresario y jamás pondría en riesgo el proyecto político del peronismo en función de mis intereses como empresario”, agregó. Sin hacer nombres, opinó luego que “si Perón se levantara de la tumba, cagaría a trompadas a más de uno”.

Gisela Marziotta, diputada nacional de Víctor Santa María

Gisela Marziotta, diputada nacional de Víctor Santa María

“Yo he tenido muchas disputas empresariales como las que se tienen en todos los negocios pero no es el caso. Desconozco quien es el dueño del capital con el que se están adquiriendo esas empresas”, agregó.

Este portal intentó comunicarse con Víctor Santa María pero no atendió los llamados.

Las versiones son complementarias, evidentemente no hay aguas calmas en un tema que hoy enfrenta a Albistur y a Santa María: la explotación del negocio de la publicidad en vía pública. Pero la mirada y el análisis de los allegados a ambos y las afirmaciones de Albistur dejen entrever un problema de carácter político. El proyecto de poder del peronismo en la ciudad de Buenos Aires y el desembarco del sindicalista en el mapa de medios están vinculados.

Fuente: Agencia Infocielo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*