Carta de Lectores, Opinión, Política

Todos somos populistas

Populismo. Muchos creen que es una enfermedad. Y, de tanto escuchar tal afirmación, consulté con un médico clínico y le pregunté ¿ se conocía algún medicamento para combatir el populismo?…

Si, me dijo. El problema es que los pacientes están convencidos que, con 5 ó 6 cápsulas, 5 ò 6 pastillas se cura. Grave error: hay que tragarse la caja entera de antibióticos porque si se toma la mitad, al reanudar el tratamiento, el populismo crece, se agranda, como si le dieran alimento a la lombriz solitaria…

El introito sirve para sopesar las diferencias que existen, entre la dirigencia política, los peronistas y los Ceos que integran el gobierno de Mauricio Macri.

blank

Los peronistas, justicialistas, kirchneristas, tienen calle; los de Cambiemos universidad, empresas y mucha plata; vale decir: no necesitarían “hacer para robar”….

Los primeros aman el fútbol. Los otros el polo, el rugby, el golf. Macri, puede ser la excepción después de su paso por Boca Juniors.

Pero veamos las diferencias: Durante el gobierno de Kristina, la gente, seguidores, acólitos, creían que las naftas, el pan, la electricidad,  el gas el transporte, no aumentaban.

Los macristas, no tienen calle ni barro. Son, para gobernar, muy tiernitos…

Tan es así que, si pudiera hablar con el Presidente, humildemente le sugeriría que “a sus ministros los obligara a vivir 15, 20 días en alguna de las villas miseria que rodean la ciudad de Buenos Aires”: y digo esto, porque yo escuché a uno de sus colaboradores, cuando se cuestionaban los primeros encarecimientos de artículos de primera necesidad, decirle al periodista que lo entrevistaba: Pero, ¡por favor, que son 50 pesos por mes!…

Para él nada, con toda seguridad; y es posible que, después de almorzar en alguno de los restaurantes caros, le dejará al mozo, tan buena propina que será, por lo menos, equivalente a un mes de cualquier desocupado o trabajador en negro…

Y vaya un ejemplo concreto: En vísperas de las últimas y cruciales elecciones, el gobierno de Cambiemos informó que se producirían aumentos en el gas, la electricidad, el transporte… Y, pese a ello, ganaron los comicios…

Qué hubieran hecho, en su lugar, los ministros de Cristina: subsidiar a las empresas y evitar que los pobres “los grasita” como algunas veces los llamaba el general, sufrieran el incremento, el aumento del costo de vida.

Pero, ¿Por qué subsidiar?…

Así transmitirían el mensaje: “los artículos de primera necesidad no aumentan, no encarecen el costo de la vida…”

Unos, son tan pícaros y los otros son tan ingenuos que parecen tontos…

Cristina, De Vido,  Fernández, Etchegaray, etcétera,  decían que  gobernaban para el pueblo… Y, por eso, otorgaban subsidios y más subsidios a las empresas que, en todos los casos, estaban obligadas  a mantener las tarifas, los precios de venta de artículos de primera necesidad y dejar algunos dinerillos en el camino…

Eso ¿qué significa? Al decir del filósofo de la bandeja, el inefable, Luisito Barrionuevo, todo aquel que hace gárgaras, aunque no quiera, siempre traga algunas gotitas…

Los CEOS creen que en política existen prueba y error. ¡Qué error!. O ¡qué horror!…

La política argentina es una cantera de disparates… Lástima que no existan continuadores de Enrique Santos Discépolo. De vivir, en esta época, su famoso Cambalache se hubiera multiplicado por decenas…

En los dos partidos principales, hay exponentes de este auténtico circo: El Pro tiene a Durán Barba, que en materia ideológica debiera llamarse Durán Lampiño…Y,

Néstor Kirchner tenía, como uno de sus principales asesores a Horacio Verbisnki, gran periodista que escribió –en tiempos de Menem– “Robo para la Corona”,  libro con excepcional investigación que puso en descubierto las tropelías del gobierno menemista y, además, marco el camino a la decadencia del riojano…

Es una lástima que Verbinski no siguierao escribiendo libros políticos que pusieran al descubierto, como en aquel entonces,  las coimas, las ventas fraudulentas realizadas por el otrora “Tio Patilludo” (¿recuerdan la venta de armas a Croacia para triangularlas a  Ecuador que estaba en plena guerra con Perú; ¿ o la explosión en un arsenal que hizo desaparecer un pueblo cordobés?

Sí el bueno de Horacio hubiera seguido investigando,  destapando chanchullos kircneistas, tendría editado más tomos que la Colección de la Enciclopedia Británica…

Pero,  es cierto que el peronismo no es un movimiento, ni un partido. Mi viejo, y esto es verdad, decía que era un sentimiento: Amor, pasión, cariño, afecto. Tanto que, por ello, surgió aquello de “La Vida por Perón”

Como si Perón fuera el Padre y Evita la madre, mi viejo, sus hermanos, mi abuelo, lo votaban con los ojos cerrados.

Razones tenían: conocieron aguinaldo, vacaciones, indemnización, trabajo de 8 horas, gracias al peronismo. Y, mi abuela, que no trabajaba, también los adoraba porque le permitieron votar por primera vez: cuando había elecciones, se ponía pilchas domingueras, para entrar al cuarto oscuro y en vísperas de la fiesta de fin de año, recibía canastas con pan dulce, sidra, golosinas, etc.; ¡ah! y para reyes no faltaban  pelotas  fútbol,  muñecas para los niños, que le hacía llegar la Fundación Eva Perón, que les hizo creer, por primera vez, que existían los reyes magos…

Ah!… A  propósito del tema: hasta en la forma de votar hay diferencias  entre peronistas y macristas …

Los del Pro están tratando de cambiar la papeleta por la máquina electrónica; “los compañeros” aman las urnas, porque son manuables para robarlas, quemarlas o abrirlas, llenarlas de papelito y ganar elecciones…

Tanta diferencia que los peronistas acusan a los macristas de querer el sufragio electrónico para manipular las claves e inventar los resultados…

Los macristas, riéndose cuentan una anécdota que, según ellos, ocurrió en la primera elección convocada por Juan Domingo Perón que, dicho sea de paso, arrasó con radicales, conservadores y comunistas, unidos para derrotarlo…

La historia, o historieta,  ocurre allá por 1946 y la protagonizan un patrón de estancia y varias decenas de paisanos, gauchos, criollazos, sus “asalariados”:

·  Los he reunido – les dice el latifundista, porque hoy es un día histórico: hay elecciones y, entre todos debemos elegir al mejor candidato, al mejor Presidente, al mejor caudillo…

Por eso les vengo a pedir, para que me traigan de inmediato, la libreta de enrolamiento, lo que ustedes llaman “ la papeleta”, para que puedan  votar…

Minutos después, ya con todos los documentos en la mano, el amo, ascendió a su auto último modelo y partió…

Regresó dos horas después y convocó a los trabajadores: “Los felicitó, han cumplido con la Patria, han utilizado  el voto para elegir al mejor candidato, al futuro Presidente…”

Y desde el fondo, (imagínense que esto lo hubiera contado Landriscina), partió la voz finita de un viejito que preguntó: Ah… Patroncito, muchas gracias…pero ¿nos puede decir ¿por quién votamos?

-Ay! paisano, bruto: No sabés que el voto es secreto…  respondió el Patrón malhumorado …

Volvamos a las elecciones. El oficialismo está eufórico, radiante, agrandado por sus triunfos electorales…

Recuerdo que algo parecido le sucedió a Raúl Alfonsín: también ganó las primeras elecciones como  Presidente y los radicales quedaron agrandados como pan en el agua;  creyeron que constituirían el tercer movimiento histórico: Yrigoyen, Perón y Raúl Alfonsín…

Tiempo después tuvieron que abandonar el gobierno…

Y… fijensé en esta coincidencia: Perdieron el dominio del gobierno, cuando intentaron modificar la ley de contrato de trabajo, elaborado por el abogado marplatense, Norberto Centeno, cambiándolo por el proyecto del entonces ministro de Trabajo, doctor Mucci, pariente de los Mucci de Mar del Plata.

Y perdieron porque estaban tan ensoberbecidos que -en la sesión de Diputados, donde se trataba el proyecto- se negaron a complacer el pedido de un diputado patagónico que, a cambio de su voto, pedía pequeños beneficios para su provincia…

Por un solo voto  fracasó la Ley Mucci…

Ahora Macri, está intentando actualizar la ley laboral que realmente, es antiquísima y está desactualizada…

Creo que sus colaboradores, los de Macri,  tienen que volver a poner los pies en la tierra: niegan que estén hipotecando al país con deuda externa y los “lebacs” que pagan intereses superlativos; también lo negaron José Alfredo Martinez de Hoz y los militares…

Los Ceos del Presidente todavía no han comprendido que perdura el populismo y que los peronistas tienen mucha calle y conocen  todas las mañas; además con un agravante que juega en contra del actual oficialismo: en la administración pública nacional, provincial o municipal, han quedado muchísimos kirchneristas, no digo peronistas, justicialistas, sino que hago referencia a miembros de la Cámpora y otros adefesios como los que dirigen D”Elia, Esteche, el de Quebracho o el pseudo movimiento del inefable Moreno, que están poniendo palos en las ruedas…

Por los años que llevo, analizando la política, creo poder anticipar la campaña que orquestarán los “periodistas” (entre comillas) kirchneristas: Roberto Navarro, Víctor  Hugo, Diego Brancatelli  y algunos otros  que igualmente tienen que seguir viviendo en un “país tan caro”.

Ah! También el inefable Horacio Verbinski.

Otras de las argucias será la recreación de los famosos cuentos que circulaban, en las décadas del cuarenta y el cincuenta, en nuestro país…

Ahora, por ejemplo, se podría reflotar un cuentito del hermano del “loco” Marcelo Bielsa, aquel que tuvo su cuarto de hora en la política nacional argentina y que compitió en una elección con el actual presidente de la Nación:

“¿Qué me van a hablar de Mauricio Macri que, realmente, es un vaguito: siempre, pero siempre, vivió de Franco, aunque no lo reconozca…”

En el oficialismo ya se habla de la reelección de Mauricio Macri y Macri que no niega ni confirma, asegura que después del  2020 los candidatos a sucederlo serán Marcos Peña o María Eugenia Vidal; esto significa que, dentro de  filas de Cambiemos, ya, empezarán a fomentarse los choques por la posible sucesión.

Vale decir: los escribas “populistas tendrán suficiente material para tratar de promocionar el enfrentambiento entre los candidatos…

Macri, hablando con periodistas del propio palo,  cometió  imperdonable error: dejó fuera de la carrera presidencial a Horacio Rodríguez Larreta, jefe del gobierno de la ciudad de Buenos Aires que se jacta de haber logrado la mayor victoria en las últimas elecciones…

Para desmentirlo, está Lilita Carrió que, en cualquier momento, puede recordarle que ella no está pintada y que gran parte de los votos los consiguió con su agrupación…

¿Cambiará Cambiemos?

Si,  para peor… Hay “escribas infiltrados ” en distintas oficinas oficiales, que comenzarán el trabajo de “zapa”…

Lo primero será crear, en el oficialismo, divergencias entre los de mejor imagen ante la opinión pública: sembrar cizaña, dice la Biblia…

Y esto es más viejo que el viento… En  Atenas ya se vivían  choques promovidos por el ego, la desmesura, el creerse que “solo ellos lo sabían todo”…

Es vox pópuli que María Eugenia Vidal tiene más aceptación que Mauricio Macri…

Y que Marcos Peña detesta a Manzo, jefe de la bancada macrista…

O que Rodríguez Larreta, está cansado de que le impidan juegar en las grandes ligas…

En el Pro, son elegantes, cuidan las formas. Por eso no trascienden los cachetazos que, en las sombras, intercambian los encargados de manejar la economía y Federico Sturzenegger, presidente del Banco Central

También es una verdad de Perogrullo que, en cualquier momento Lilita Carrio, patea el tablero y le da el “jaque mate” a la “Reina”. Todo es una competencia; sino que lo desmientan  Ocaña o Stolbizer…

Umm… Maldición

·  Desde el gobierno de Bartolomé Mitre está escrito que ningún gobernador de la provincia de Buenos Aires llegará a ser presidente de la República Argentina…

·  ¡Ah! Pero María Eugenia Vidal no es gobernador… “es gobernadora…”

·  Nada nuevo bajo el sol… Hace varios siglos en Atenas se vivían fenómenos parecidos, creados, según ellos, por el ego de las primeras figuras…

·  Por eso hablaban del “síndrome de Hubris” que será algo así como la guerra de los sabihondos o de aquellos que están convencidos “que se las saben todas

O.A.G.

Un comentario

  1. «Razones tenían: conocieron aguinaldo, vacaciones, indemnización, trabajo de 8 horas, gracias al peronismo»…ninguno de esos «logros» fue ni será peronista…fueron los gobiernos ANTERIORES a perón y eva los que los crearon o consiguieron….a leer historia política, muchachos…