Zonal

Taxis en Tandil: los viajes cayeron 85 % y aumentan la tarifa el 25 %

Marcelo Foschino, de la Asociación de Taxis, explicó que pasaron de tener 25 viajes espontáneos por día a tener solamente dos o tres. Consideró que el hecho de que no haya actividad escolar ni transporte de larga distancia es la mayor causa de esa merma. “Para nosotros éste es un año perdido”, lamentó.

Rody Becchi

Ayer el Concejo Deliberante aprobó un aumento del 25 por ciento de la tarifa de los taxis y desde el sector consideraron que ese incremento sólo ayudará a hacer frente a los costos de mantenimiento de las unidades y el servicio, pero lamentaron que el año ya está “perdido”.

Respecto al incremento, que es de un 25 por ciento, lleva la bajada de bandera de 38 pesos a 47.50. En tanto, la ficha, que cae cada 116 metros pasará a valer 4.75, el minuto de espera 4.75, el kilómetro por ruta 25 pesos, y por camino de tierra por ruta 27.5.

En tanto, está previsto que en noviembre se apruebe una segunda parte del aumento que llevará la bajada de bandera a 55 pesos, y la ficha a 5.50.

“Es el pedido de aumento que debió estar listo hace 4 meses y sucedió que nos pidieron que lo postergáramos, teniendo en cuenta la miseria que hay pero no teniendo en cuenta la miseria nuestra también”, manifestó Foschino en diálogo con El Eco de Tandil.

Y detalló que “en el caso de la parada nuestra de la terminal tenemos menos del 10 por ciento de trabajo”.

 

La prohibición de viajar a otras ciudades

Por otro lado, Foschino expresó su enojo porque “encima nos salen siempre con algo nuevo como que nos querían prohibir el viaje afuera de la ciudad, pero no podían hacerlo porque es totalmente ilegal”.

Recordó que “del  2012 nos salieron con que no podíamos hacer viajes intercomunales porque querían habilitar una empresa. Se basaban en supuestos derechos adquiridos pero no hay nadie que tenga más derechos adquiridos que el taxi, que lo viene haciendo desde la génesis del servicio”.

“El taxi se inició con viajes intercomunales, porque como no había colectivos, se producía un sepelio en otra ciudad y no llegabas si no ibas en auto, entonces se empezó a contratar el auto de alquiler, después se empezó a tomar uso para viajes más chicos, y hoy en día te toman para hacer dos cuadras, esa es la evolución”, reseñó.

Frente a ese panorama, señaló que “la gente del Municipio para dárselo a los remises los viajes intercomunales, para honrar la amistad que tienen con los cabecillas de esas empresas, nos querían arrebatar esta parte de nuestro trabajo para dársela a algunos remises”.

Por tal motivo, en 2012 “salimos al cruce con ciertas presentaciones, y nos quitaron la prohibición. Ahora quisieron hacerlo de vuelta, nosotros ya actuamos, algunos pusieron la cuestión en manos de abogados. Nosotros fuimos de buena fe a hablar al Municipio y prometieron en la próxima sesión de Concejo solucionar el tema definitivamente”.

Y planteó la contradicción de que “tengo contratos en mis manos del Municipio para realizar viajes en taxi que prohíben ellos mismos, así que tienen una locura que ya no dan más, contratan viajes desde la Secretaría de Desarrollo Social para llevar gente en taxi a otra ciudad y resulta que a otro delirante se le ocurre decir que no podemos hacer esos viajes, del mismo Municipio. Están todos locos”.

Asimismo, cuestionó que “le hacen firmar a los muchachos algo totalmente ilegal cuando les van a dar la oblea, algo que no está en la ordenanza y que es una extorsión, donde dice que no pueden hacer estos viajes. Es raro, porque si fuera algo legal lo harían a la vista de todos, y lo podrían en la ordenanza. Pero no pueden”.

En ese sentido, solicitaron que “se revea eso y que quede definitivamente establecido que el taxi puede, como lo hace todo el mundo, viajar a otros municipios. No pueden ir contra la Constitución Nacional y mucho menos una ordenanza municipal contra el derecho consagrado en el artículo 14 y 14 bis, el derecho a trabajar y ejercer tu profesión libremente en todo el territorio nacional. Es cosa de analfabetos lo que hacen”.

Una situación muy complicada

Por otro lado, Foschino planteó que “es una situación muy complicada la nuestra. Estaríamos conformes si el Municipio no nos cobrara el carnet, o nos permitiera tramitar la VTV una vez al año, en vez de cada 6 meses, que nos diera algún beneficio y nosotros no tocaríamos la tarifa porque es un tema muy sensible. Pero no tenemos ni una señal del Municipio, un bolsón de comida a los muchachos que la están pasando mal, yo soy uno de ellos”.

“Los clientes son divinos, hay gente de fierro que viene igual a tomar el taxi, les abrís la puerta y los querés mimar de divinos que son, señoras que no les alcanza la guita y te ven en la parada dos, tres horas y vienen y te toman para hacer un viaje, y te dejan los vueltos porque saben que la tarifa está barata”, resaltó.

Y aseguró que la gente deja propina “cuando está muy barata la tarifa, nosotros lo tenemos estudiado”.

No obstante, consideró que “a su vez, no la podés aumentar mucho porque obviamente el que no puede no puede, pero nunca la tarifa y la cantidad de viajes fue simétrica, nunca importó demasiado, nunca pasó que no nos tomen por un aumento. Yo hace 18 años que estoy, y en los últimos 16 años eso no pasó”.

“Lo que pasa es que no hay colegios, a la terminal no llegan micros de larga distancia, que es el grueso de nuestro trabajo, lo demás es un condimento, no incide la tarifa ni la pandemia, ni el miedo a contagiarse porque nosotros tenemos bien separado con un panel plástico el habitáculo del pasajero, yo lo limpio en todos los viajes. Afectó que no haya colectivos ni clases”, sostuvo.

Un año perdido

En tanto, evaluó que “pasamos de 25 viajes espontáneos aproximadamente por día, a dos o tres. Podemos tener alguno pactado, pero espontáneo en la parada más de dos viajes no sacás”.

“El aumento no va a mitigar la situación, va a ayudar a no despegarnos de la realidad, porque hoy en día vas al taller y el mecánico te da con todo como si no pasara nada. Los combustibles aumentaron, no nos queremos alejar de eso pero no nos va a ayudar a ganar nada porque para nosotros éste es un año perdido”, lamentó.

Y agregó que “nos comimos los ahorros, nos colgamos del IFE, como en mi caso, nunca pensé que iba a necesitar algo así, no es que lo desprecie pero nunca creí que lo iba a necesitar. Es un verdadero desastre lo que está pasando, yo no sé si esta gente del Municipio tiene real dimensión de lo que está pasando. Me parece que no”.

El Eco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*