A Newsletter, Salud

Suben los casos y saturó camas Covid 19 en dos clínicas

blank

“La eventual combinación de cuatro factores genera preocupación entre los profesionales y trabajadores de la salud en Mar del Plata, de cara a la temporada estival con el coronavirus lejos de estar dominado: la llegada masiva de turistas, el hartazgo y la desobediencia social que se hacen evidentes desde hace meses a partir de la temprana aplicación de la cuarentena, la poca o nula propensión de las autoridades tanto municipales como provinciales a controlar, y los confusos mensajes acerca de las vacunas: “El escenario se presenta complicado. Están dadas todas las condiciones para un rebrote fuerte. Es lo que decimos en voz baja desde el sector de Salud”, avisan desde la Escuela de Medicina de la ciudad. Aunque de manera oficial pronostican una segunda ola de contagios para fines de febrero, por lo bajo temen que ocurra mucho antes”, adelantó mdphoy.com el 15 de noviembre.

Finalmente, lo que se temía sucedió. Y algunas clínicas comenzaron a avisar lo que puede ocurrir en el corto plazo. Primero fue la 25 de Mayo, que mediante un comunicado advirtió en la jornada de ayer que «está suspendida la internación de pacientes con sospecha o confirmados de Covid-19 por saturación». Luego se sumó la Pueyrredón, que en un cartel reza textual: “No hay camas disponibles para internación”.

blank

Ante esta situación, la Federación de Clínicas, Sanatorios, Hospitales y Otros Establecimientos de la Provincia de Buenos Aires (Fecliba), tal como informó este medio, advirtió ayer que se duplicó la ocupación de camas en Mar del Plata en los últimos 10 días. El preocupante escenario lo confirma un dato duro: el 10 de diciembre, había ocupadas en la ciudad 9 camas de terapia con enfermos covid, mientras que ayer, la ocupación ya llegó a 27. Es decir, en menos de 30 días, se triplicó la ocupación.

Entre la jornada que fue de las 19.00 hs del lunes 4 de enero y la misma hora del día siguiente, ingresaron 454 nuevos contagios en General Pueyrredón, de acuerdo a lo que reporta la Sala de Situación del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, pasando de 32.331 casos acumulados a 32.785. Y tal como lo muestra la foto, entre el martes 5 y el miércoles 6, ingresaron 461: el total acumulado a las 19:10 hs es de 33.246 contagios desde marzo.

Los partes municipales continúan informando menos personas infectadas: en la última jornada, reportó 324 con un total confirmados de 32.235. Es decir que la diferencia con lo que registra la provincia ya llegó a 1.000 contagios, una cifra nunca antes alcanzada.

El contexto es delicado. Luego de un año agotador, y con una economía exhausta, el presidente Alberto Fernández les propuso a los gobernadores imponer restricciones nocturnas a la circulación, en principio, de 23 a 6, para combatir la suba de casos de coronavirus que se registra desde las últimas semanas en todo el país.

Además, de limitar la nocturnidad, el Gobierno les propuso a los jefes provinciales que se acoten los viajes al exterior; que se exija la realización de test PCR en el momento que alguien llega a cualquier provincia por vía aérea; que se acote a 10 el número de personas en reuniones; y que se restrinja nuevamente el uso de transporte público para trabajadores esenciales.

 El coordinador de Gabinete, Alejandro Rabinovich, aseguró que cualquier medida que se tome para tratar de frenar el aumento de casos de coronavirus durante la temporada debe tomar en cuenta “la realidad de cada ciudad”, a la vez que sostuvo que un toque sanitario perjudicaría a Mar del Plata y ratificó que el problema principal de la temporada local son las fiestas clandestinas.

Las declaraciones de Rabinovich no debieran sorprender, ya que son del mismo calibre que las que han venido realizando los funcionarios locales desde que comenzó la pandemia. En cierto punto, se comprende. Para una ciudad tan necesitada del turismo, una decisión de esa naturaleza es casi un golpe letal para ciertos rubros. Lo que expone en tal caso esta situación es la histórica dependencia que muestra Mar del Plata con el turismo, cuando el distrito posee un potencial industrial para no tener que depender enteramente de la actividad turística.

Si bien se trata de una pandemia, cuya dinámica resulta impredecible y ningún dirigente se preparó para ello, lo cierto es que el Gobierno de Montenegro negó la circulación comunitaria hasta la exasperación, no aplicó el plan Detectar a tiempo, no realizó ninguna campaña de prevención, y, al igual que el resto del país, hizo muy pocos testeos.

Por su parte, el médico infectólogo Gonzalo Corral, señaló que “la situación epidemiológica amerita que tengamos algún tipo de medidas porque semana a semana vemos cómo los casos vienen in crescendo. Si la situación continúa así vamos a tener un panorama muy complicado en un par de semanas”.

Los números hablan por sí mismos. Mientras que en la semana transcurrida entre el 13 y el 19 de diciembre, se registraron 975 contagios de coronavirus, en los 7 días comprendidos entre el 27 de diciembre y el 2 de enero, se reportaron 1.736, lo que representa un incremento del 80%. Y nada hace prever que desciendan.

Pablo Portaluppi

pabloportaluppi01@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*