Ciudad

Solo el 2% de los adolescentes asegura haber aprendido educación sexual en la escuela

El 60,70 por ciento de las y los adolescentes tienen conocimientos sobre educación sexual integral(ESI) no aprendidos en la escuela, institución donde solo el 2% recibió información al respecto, a pesar de que la ley que les garantiza el acceso a ese derecho está vigente hace 15 años en Argentina.

 

 

blank

Así lo reveló el proyecto #EsConESI de la organización FUSA y de Impacto Digital, impulsado por la Iniciativa Spotlight, una alianza entre Naciones Unidas y la Unión Europea cuyo objetivo es poner fin a todas las formas de violencias contra las mujeres y las niñas.

Los datos surgieron del informe “Voces, perspectivas y recomendaciones para una educación sexual integral, efectiva y no adultocéntrica”, del que participaron 400 jóvenes de entre 16 y 24 años de las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Jujuy, Río Negro y Salta.

Entre los resultados, el relevamiento identificó que solo el 2,02% de las personas encuestadas dijo haber tenido ESI en todas las materias de la escuela.

Y de ese escaso porcentaje, el 39,29% dijo que recibió clases sobre violencias de género y que resultó ser el tema más popular.

Precisamente, la ley 26.150 de ESI, aprobada en 2006, promueve la enseñanza sobre relaciones basadas en el respeto y la igualdad, para identificar el acoso, las violencias y cuestionar los estereotipos y mandatos que sostienen desigualdades y violencias por razones de género.

Y el 60,71% afirmó que si bien cree que tiene conocimientos sobre el tema, no los aprendió en la escuela.

Adolescentes y jóvenes entienden a sus docentes en un proceso de deconstrucción y señalaron la necesidad de fortalecer los espacios de formación docente junto con la selección de contenidos acorde a sus necesidades.

En ese sentido, el 56,42% afirmó que la falta o la falla de la implementación de la ESI se debe a la poca o nula capacitación docente.

Esta demanda está en relación, además, con el alto porcentaje de respuestas (82,2%) sobre la ausencia de personas referentes a quien consultar en el ámbito escolar y en quien confiar para acudir ante situaciones de violencia.

Los puntos a trabajar

La importancia de incorporar el tratamiento de la violencia en el contexto de ESI quedó en evidencia cuando el 50,63% afirmó que pudo identificar estas situaciones en su grupo de amistades a partir de recibir educación sexual.

El informe sumó las barreras que impiden la implementación del derecho a la educación sexual y también la legitimidad que la ESI tiene entre las y los adolescentes para el desarrollo de herramientas y acompañamiento en relación a la sexualidad, el género y la identificación de situaciones de violencia.

Cuando el 60,70% de las y los participantes contaron que sus conocimientos sobre educación sexual no llegaron del ámbito escolar, reconocieron que el lugar privilegiado para buscar información son las redes sociales e internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*