Carta de Lectores, Opinión

Sergio Berni y un Ministerio que le queda grande

 

Hemos visto en los últimos días al Ministro de Seguridad Bonaerense Sergio Berni, circular por cuanto medio de información se halle predispuesto pretendiendo dar explicaciones sobre la inseguridad que nuevamente bate sus alas sobre los sufridos ciudadanos bonaerenses, agravando de por si la situación que vienen soportando desde hace unos cuantos años, según dicen las malas lenguas en búsqueda de méritos que le posibiliten algún ascenso en la cadena de cargos políticos en la administración pública.-

Es evidente para cualquiera, menos por supuesto para la clase política dirigente, y los mal llamados medios de comunicación, que como sabemos son solamente de información y hasta por ahí nomas porque casi siempre salpican la sinceridad de sus notas con opiniones interesadas no precisamente en la verdad, que dichas apariciones, además de otras desacertadas en medio de un procedimiento policial solo para mencionar posteriormente “detuvimos”, mostrarse soberbio y actuar groseramente no alcanzan, digamos ni siquiera principian a alcanzar el anhelo de seguridad que pretende el ciudadano común de nuestro distrito.-

Una cosa es estar en seguridad en el orden nacional, en el cual la desprotección del ciudadano común le es ajena y con un encuentro de algunos bultos de marihuana tirados en la selva, algún que otro procedimiento de incautación de drogas y unos pocos detenidos basta y sobra para llenar los noticiarios por algunos días.- Esto es otra cosa, es la provincia de Buenos Aires por si nadie se ha dado cuenta un territorio sumamente extenso con grandes áreas de alta densidad poblacional, de zonas rurales difícilmente controlables, de gran cantidad de medianas y pequeñas ciudades y una situación que se viene agravando en materia de seguridad pública, desde los tiempos en que precisamente un gobernante como Eduardo Duhalde, curiosamente del mismo partido político al que pertenece nuestro ministro, destrozo el sistema judicial y policial con su promocionada reforma, aunque para ser justos debemos mencionar que conto en la oportunidad con el apoyo unánime de todos los bloques que componían las cámaras de la Legislatura Bonaerense que votaron leyes anticonstitucionales y por eso deberían haber sido juzgados como vulgares infames traidores a la Patria.-

A esta altura nuestro ministro, debería haberse dado cuenta que en su corta gestión, como se dice en la calle  “no ha pegado una”, comenzando por aquella famosa diatriba a los policías pretendiendo con actitud amenazante lograr una eficaz conducción cuando cualquiera con medianos conocimientos en la materia sabe que dicho proceder resulta siempre contraproducente, mas todavía en personas que diariamente se juegan la vida en su trabajo, el abandono del personal policial en materia de elementos de seguridad sanitaria en cantidad y calidad suficiente para enfrentar su difícil trabajo en la pandemia, no solucionar la creciente carencia de medios y recursos, o mostrarse en un procedimiento retobado en un traje como para ingresar al reactor nuclear de Chernobyl, cuando sus subalternos a su lado se protegían solamente con un simple tapabocas casero, hecho por sus esposas, comprados en la farmacia o donado, eso también atenta contra el dote de mando que debe engalanar a todo quien pretenda conducir.-

Por suerte pocos para él, los medios y políticos en general, parecen no haberse dado cuenta que una medida que en tiempos normales como lo es el traslado de personal a cualquier jurisdicción de la provincia ante situaciones difíciles, como se ha hecho siempre y corresponde, en este caso particular de pandemia pudo resultar acertado en los primeros días pero al convertirse el conurbano en una zona de alto riesgo de contagio, incluso para la realización de procedimientos comunes, sucedería lo que sucedió y sigue sucediendo, el personal afectado regresaría a sus destinos, ciudades y pueblos del interior, portando el peligroso virus y contagiando a sus cercanos, agravado por la falta de provisión de elementos de seguridad sanitaria.- Un verdadero conductor de recursos humanos policiales sabría que según los manuales la conducción es dinámica y las ordenes deben adecuarse a los cambios de situación, claro que para eso se debe haber estudiado esa materia, un ciudadano común por estos hechos debería enfrentar sus responsabilidades ante la justicia.-

A esta altura el Ministro Berni, como era previsible, enfrenta una situación de inseguridad generalizada en la provincia sin tener a la vista un plan para al menos mitigarla por hallarse abocado a mostrarse en cámaras mas que a consensuar con equipo y  subalternos una política institucional a seguir, agravado con un lógico malestar de su tropa que se queja de no poder hacer ninguna sugerencia “porque él lo sabe todo”, y no lo acepta.-

Llegará en algún momento la hora en que nuestros gobernantes comprendan que en temas de tanta importancia, que comprometen la vida y los bienes de los ciudadanos, como lo es la seguridad pública deben dejarse de lado las improvisaciones, es entendible que se quiera dar una mano a algún amigo para que se gane un jugoso sueldo y pueda acomodar a sus allegados, pero ya sería hora que después de tantas improvisaciones de Arslanian para acá, se busque un verdadero profesional del tema, que los hay y varios, para comenzar recién a pensar en un sistema efectivo para combatirla.

En estos momentos la solución parece ser la misma cien veces practicada y otras tantas fracasada, la compra por miles de nuevos patrulleros, que si bien siempre es un “buen negocio”, de la mano de emergencias, pandemias y demás, aunque después no tengan combustible ni haya posibilidades de mantenimiento y repuestos, y la distribución en las zonas más calientes de numerarios de las fuerzas de seguridad nacionales, que como bien se sabe, y salvando la Policía Federal, se encuentran fuera de jurisdicción y por ende además de dejar contentos a algunos vecinos que les gusta ver otros tipos de uniforme, nunca se supo que hayan podido realizar procedimientos efectivos contra la delincuencia común, lograr detenciones o esclarecer delitos, que como siempre ha sido, y será es el trabajo que realiza siempre “la pobre”, “la mala”, “la maldita”, “la sin recursos”, “la mal paga”, “la de los patrulleros sin combustible” y todo lo que se quiera decir de ella, vieja Policia de la Provincia de Buenos Aires

Alguien sabía repetir que cuando se tienen muchos títulos no significa ser especialista en todo, en especial en el tema de la seguridad en nuestra provincia, es una tarea difícil y como ocurre en estos tiempos la titularidad de ese ministerio simplemente le queda demasiado grande al actual titular de la cartera, y esto no es una crítica especialmente dirigida, lo mismo le ocurrió a su antecesor Ritondo, y a unos cuantos mas que los precedieron.-

APROPOBA, 2 de julio de 2020

Un comentario

  1. Ustedes también le hacen propaganda al encubridor del asesinato de Nisman?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*