Ciudad, Información General

Se rompió la cadena de pagos en la cervecería artesanal: el caso Antares

La crisis que se veía arrastrando, se aceleró con el COVID – 19, las ventas cayeron hasta el 90 % y ya saben que muchos no abrirán sus puertas. Hasta el propietario de la cadena Antares, Leonardo Ferrari, con 50 locales, admitió la situación, pese a lo cual negocian salidas con el gobierno. Ya no necesitan créditos sino directamente subsidios, indicó el periodista Carlos Manzoni, en el programa “Lo que el día se Llevó” que se emite en la señal de La Nación +

La siguiente es la transcripción textual:

  • La cerveza  artesanal es el rubro que explotó,  parecía que brotaba. Pero el COVID viene  a acelerar, complicar y agravar algo que ya venía ralentizado. Sus ventas cayeron más del 90 %, según la Cámara de Cerveceros Artesanales de la argentina, el principal canal eran los bares y restaurante que ahora están cerrados. No tienen forma de vender.

 

  • Son calificados como actividad esencial, por lo cual no pueden pedir ni subsidios ni créditos de lo que se entrega en forma especial por el COVID – 19, explicaba  Leonardo Ferrari, dueño de Antares. La cuestión es que están en grave problemas,  por esto hablan con el gobierno a ver si pueden corregir. No son la excepción, sólo un 10 %  de las cervecerías artesanales, venden en los comercios que están habilitados para vender,  supermercados, comercios y demás, pero venden muy poco, incluso Antares que es una de las grandes que tiene 50 locales.

 

  • Lo fuerte son los locales o los lugares muy de nicho. No les conviene hacer convenio con supermercados no tienen cantidad ni la fuerza de las industriales. Recién ahora va a empezar el delivery, pero no les alcanza a cubrir. También tenían problemas con la distribución porque no salían a trabajar por la pandemia,  emplean 6.500 personas,  casi lo que emplea la cervecería industrial.

 

  • El impulso de la cerveza artesanal, como se lo conoce acá ganar mercado empezó en EE. UU. en 1978,  llegó a la Patagonia,  Bariloche y El Bolsón hace 20 años y otras grandes ciudades, no a la Capital Federal.  Era a  Mar del  Plata,  Córdoba, Rosario y llega Capital Federal en 2010 – 2012, donde empezamos a ver la expansión  y arranca el boom que explota 3 o 4 años después. Teníamos rentabilidad de más del 80 % entre 2012 y 2018 luego eso bajó a menos de un dígito cuando arranca el COVID casi no tenían rentabilidad.

 

  • Y  se produjo una selección natural el negocio era tan bueno que hubo una gran y rápida expansión, crecía 30 % el consumo por año en volumen,  tenían una demanda del 30 % superior al año anterior.

 

  • Hasta que llega marzo / abril de 2018 con la devaluación, gran parte de los insumos hay malta y cebada, que son nacionales  y muchas de estas cervezas artesanales se  hacen con productos importados. La primera devaluación pego ahí en la sociedad,  la demanda disminuyó se cruzó con la sobreoferta, ahí empezó la menor rentabilidad.

 

  • Llegan los problemas y se da  una especie de selección natural donde iban a quedar los mejores armados, no necesariamente los monstruos ni los más grandes pero si los que hicieran las cosas bien,  no el que abriera en un galpón una fábrica de cerveza.

 

  • En esa situación están ahora,  Ferrari me decía que en marzo pagaron completos los sueldos, en abril se negocia pagar el 75 %,  como el arreglo que hizo la UIA con la CGT y que el Ministerio de Trabajo manifestó  que todo lo que arreglen de 75 % para arriba los van a homologar

 

  • En el caso de los cerveceros, están viendo las empresas,  son 600 las empresas de cerveza artesanal  en la Argentina,  si pueden pagan por encima, sino el 75 %,  y vamos a ir con eso a que lo homologuen. Hay un trabajo, un análisis de la Cámara de Cerveceros,  que muestra números que son realmente para llorar.

 

  • Más de la mitad dice que de seguir así van a tener que despedir personal, un 75 % ya estaba endeudado antes del COVID ,  un 50 %  dice que el 50 % de sus clientes,  bares y restaurantes, dicen no vamos a volver no abrimos las puertas.  Y la mitad ya sabe que no le van a pagar las ventas que le hicieron antes del COVID, porque no pueden porque les compran a ellos tienen las puertas cerradas. También ellos tienen 30 días sin pagarles a los proveedores de malta que son grandes empresas,  no sé cuánto los van a aguantar.  Por todos lados está interrumpida la cadena de pago

 

  • Fue un  boom ¿será como sucedió como con los parripollos o canchas de paddle?

 

  • Va a suceder una selección natural, como la veíamos antes del COVID, pero ahora se va a acelerar,  iban a desaparecer el 10 % de las empresas y por lo  menos va a desaparecer el doble, o sea el  20 % y más rápido. Tienen además impuestos que no pagan, electricidad ni servicios ni alquiler. Cuando pase la emergencia,  queremos subsidios, no queremos créditos porque están incluidos en los papeles, pero no venden un litro. Después que les den créditos muy blandos para empezar a apuntalar  la re construcción como ellos la llaman.

 

  • A las cervecerías industriales también se les cayó la demanda. El COVID arrasó con todos.

Los comentarios están cerrados.