Deportes

Se cambia de mentiroso, pero no las mentiras; un modo de ser argentinos

la-mano-de-diosNo aceptar las reglas de juego, impedir violentamente posibles resultados dolorosos, llevarse la pelota si vamos perdiendo, no reconocer al otro cuando legítimamente nos gana, no saber aceptar y mucho menos no querer aprender de la derrota, no reconocer al otro como alguien igual,  humanamente igual .Creer que mediante la prepotencia y la trampa, mis derechos se pueden imponer sobre los derechos de los demás. Si gano gobierno y si no gano no gobierna nadie, etc. Cuánto se ha hablado de esta manera de ser argentino…

El fútbol hoy es una metáfora de lo que entendemos los argentinos debe ser la vida. Nos gusta jugar sucio si es necesario para ganar, somos tolerantes a enormes casos de corrupción, entonces por qué nos vamos a poner mal si hacemos un gol con la mano, o si le ponemos algo al agua en un mundial o si el referí juega a favor nuestro….¡¡¡está todo bien loco!!! No pasa nada…”tómalo con calma, la vida es así”, diría el adelantado García.

La anomia disfrazada de progresismo, el populismo disfrazado de amor por los que menos tienen, la burla y el cinismo hacia los perdedores de turno, el resentimiento, el grito que no nos deja expresar, la imposición mesiánica de revolucionarios llenos de plata robada, la división entre hermanos para reinar, el odio para dominar y callar al que piensa distinto, hacer lo que haya que hacer para retener el poder, tenerla siempre más larga, estar siempre al palo…¡¡¡Viva yo Carajo!!!

Todo esto no es casual, no pasa por azar. Hay una cadena que viene desde lejos, de desencuentros y miserias políticas, culturales, económicas que va incubando miles de huevos de serpientes y todas las semanas nos nace una nueva más jodida y perversa….

Hay una enorme inmadurez emocional, nada es bien pensado, queremos bienestar sin bien hacer, no hay diálogo, nadie es responsable, todos somos víctimas de algo o alguien- sabemos que la pelota está manchada y podrida, pero seguimos jugando a este juego de mentiras .Cada tanto cambiamos de mentiroso pero no dejamos la mentira. Nada de lo que nos pasa es por qué si, somos lo que queremos ser y parece ser que nos gusta, no hay entonces por qué quejarse, a seguir chupando un palo sentado sobre una calabaza.

G.T.M

Un comentario

  1. blank consultora marítima

    Absolutamente de acuerdo. El otro es el enemigo que no tiene derecho a ser. mentira la verdad. Enorme inmadurez. Doce años de escuchar un relato incoherente. Cuando se miente tanto tiempo seguido, se corre el riesgo de creer la mentira.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*