Política

¿Se cae la candidatura de Montenegro, o en realidad nunca remontó?

Las expectativas con la cual fue ungido desde la gobernación se van desvaneciendo paulatinamente. Y son varias las razones, que permiten inferir que el diputado nacional Guillermo Montenegro no prosperará, de acuerdo a las pretensiones de La Plata. Ese singular mensaje de las fotos, los timbreos y otras yerbas por el estilo, no movieron la aguja en un momento difícil donde nadie asume candidaturas, pero que obligaron a jugar al legislador ante la falta de candidatos del PRO marplatense.

blank

Montenegro  ya viene de una frustración cuando Jorge Macri y Cía. le pusieron todos los fierros en San Isidro en el 2015, pese a lo cual la intendencia quedó en manos de Gustavo Posse tras las respectivas PASO. Ya el mismo Montenegro, había declarado que ser intendente de General Pueyrredon no era un objetivo excluyente dentro de sus proyectos en el oficialismo, lo cual ya instaló un interés relativo, de quien se supone un hombre en carrera como pre candidato. Fue todo un indicio.

Otro de los factores que toma indudable actualidad, es el protagonismo que debe asumir Guillermo Montenegro, a raíz de su papel como presidente de la comisión que debe investigar lo ocurrido con el ARA San Juan, que apareció hundido  luego  de un año de búsqueda, cuando ya estaban casi agotadas las chances de hallarlo y poder conocer cuál ha sido el destino final de sus 44 ocupantes. No es un tema menor esa responsabilidad de Montenegro, ya que seguramente la oposición lo introducirá como tema de campaña.

El aire que el multimedios de Aldrey Iglesias, el empresario comprometido en investigaciones de la UIF y en la causa de los cuadernos por su relación con el arrepentido Patricio Gerbi, tampoco jugó en forma favorable a Guillermo Montenegro.

blank

Más dudas surgieron con sus apariciones con el senador provincial Lucas Fiorini, el ministro Joaquín De la Torre, Alejandro Carrancio y los rondines del  ¿ex pultista? Héctor Grosso, fueron minando su poca conocida credibilidad política, en un momento donde las dudosas compañías juegan en contra. Las reuniones celebradas en instalaciones del Hotel Provincial y Hermitage, lo filtraron por sus intervenciones como el “candidato del Gallego”, como es más conocido Florencio Aldrey Iglesias, el socio de Daniel Scioli.

En realidad, aunque nadie lo admitirá, existe una conjura entre quienes juegan en ese espacio y lo acompañaban por ser el “hombre de la gobernadora”, pero hay que ver cómo baja la línea de órdenes ante la cuenta regresiva de definición de los aspirantes en la aglomerada coalición de gobierno.

Ese abigarrado cúmulo de aspirantes en ciernes, define la instalación de Montenegro, como un “experimento que no tendrá resultado, porque será muy triste que en La Plata, Morón o Capital Federal, piensen que puede ser intendente de Mar del Plata, y en lugar de surgir del propio distrito y por decisión natural lo traten de imponer, contrariando principios básicos de la decisión democrática y popular”, advirtieron, al que “le quepa el sayo que se lo ponga”.

blank

Habrá que prestar atención con este esquema, porque cierra el cerco de un importante sector político que sueña con vestir los colores de CAMBIEMOS, entre los cuales el que busca repetir es nada menos que el polémico intendente Arroyo, quién en su oportunidad se preguntó ¿quién es Montenegro? ¿El “Rolfi”? en alusión al ex jugador de Huracán de Parque de Los Patricios.