Política

Scioli sin buzo antiflama se prende fuego

blankDurante la década K, tanto con Néstor como con Cristina, se decía para caracterizar a Daniel Scioli que tenia puesto un buzo antiflama que evitaba cualquier quemadura que pudiera sobrevenir a los escándalos propios de la política en la Provincia de Buenos Aires. De esta  forma la figura Daniel Osvaldo Scioli adquiría un volumen magnificado y cercano a lo que años atrás Nicolino Locche habia alcanzado en el  boxeo: era el INTOCABLE.

        Su buena estrella perduró durante los 12 años K, más allá de las distintas tareas y funciones que desempeñó en ese período. Surfeó las mareas como diputado nacional, como vicepresidente y como gobernador de la Provincia de Buenos Aires sin que las olas de la corrupción, la ineficiencia o la negligencia culposa lograran rozarlo.

La protección mediática y judicial construida durante años por su padre y amigos daba sus frutos y hacia que encuestas tras encuestas, su nombre siempre fuese asociado a porcentajes altos de aceptación y de apoyo a su gestión. Ni siquiera su atravesada vida sentimental y afectiva, que le llevó a negar la existencia de su hija Lorena durante más de 15 años, conseguía hacer mella en la estima social. Parecía estar vestido con un buzo antiflama, a prueba de escándalos, sospechas y actos de corrupción varios, que llevaba consigo la bendición terrenal del representante terrenal del Todopoderoso.

   Por todo ello, una sombra de dudas y escepticismo se dibujó en mi rostro cuando el Fiscal Alvaro Garganta nos convocó a su despacho para comunicarnos-junto a Mario Mazzitelli y Julio Razona-que habíamos sido designados “amicus curiae”  en las causas que por Administración Fraudulenta, Negociaciones incompatibles, cohecho y otros delitos contra el erario público, le estaba  instruyendo a Daniel Osvaldo Scioli,  bajo el juzgado de la Dra.Garmendia. La investigacion incluía al Jefe del Gabinete, Alberto Pérez y sus lugartenientes más cercanos y a distintos organismos de la administración provincial sospechados de prácticas non sanctas, llámese IOMA, IPS,etc,etc.

También eran sujetos de investigación distintas licitaciones y pagos realizados por la administración sciolista, como pagos a cooperativas o empresas inexistentes. Todo un compendio de irregularidades que abarcaron variados socios y modalidades diversas.

    Sin embargo,Garganta, a poco de andar fue demostrando que su ojo era avizor y que estaba  apuntando bien. Los papeles comprometidos encontrados en la basura de dependencias oficiales, la plata encontrada en la estatua -dragón ubicada en el domicilio de un alto funcionario del riñón de Perez, el modus operandi de algunos funcionarios de IOMA o los recientes desajustes descubiertos en La Ñata parecen ir en camino de demostrar que el buzo inflamable va en camino de convertirse en un traje de rayas y que sus efectos están más cerca de incendiarlo que de protegerlo de la consiguiente quemazon.

Hoy se pregunta la justicia por qué una propiedad que según Daniel Scioli valía 2 millones de pesos ,fue vendida por él en casi 60 millones a una empresa afín al ex Gobernador y adjudicataria de una importante obra pública. O cómo paso de tener poco mas de 10.000 m2 a más de 40.000 m2 sin que ningún fenómeno sobrenatural ocurriera. Gran parte de estas preguntas las tiene contestadas el fiscal Garganta en la causa judicial que tramita, perforando el andamiaje blindado ideado por el hoy Diputado Nacional, Daniel Scioli.

El sol,que le brilló en los 12 años de gestión K, parece haberse opacado y son las nubes de tormentas las que hoy amenazan al hasta ayer incombustible funcionario. Aunque lenta pero inexorable, la VERDAD llega y  en este caso mal que les pese, SERA JUSTICIA.

                  Dr. Eduardo A.  Romanin,abogado socialista

Un comentario

  1. pichichi. cagaste, te robaron el traje…
    empeza a nadar mar adentro una de esas llegas al africa y te salvas…chorro de guante blanco…ni te querias hacer cargo de tus hijos, pobre de los otros que conifaron en vos….delincuente…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*