Política

Repudio a la domiciliaria en Mar del Plata al represor Etchecolatz

El hijo de Jorge Julio López, el albañil y militante desaparecido hace 14 años, repudió la decisión del Tribunal Oral Federal Número 6 de la Ciudad de Buenos Aires de otorgarle el beneficio de la prisión domiciliaria al represor Miguel Angel Etchecolatz en una casa del Bosque Peralta Ramos en Mar del Plata.

En declaraciones formuladas a radio “El Destape”, Rubén López manifestó su “preocupación” por la decisión del Tribunal Oral Federal 6 y analizó que si bien “no es inmediata”, abre la posibilidad de que Etchecolatz “pida la domiciliaria en otras causas”.

Por el momento, la liberación no se hace efectiva porque el genocida tiene ese privilegio rechazado en otras causas penales en La Plata y Lomas de Zamora en las que se encuentra condenado a reclusión perpetua.

“A lo largo de la pandemia, es la cuarta vez que Etchecolatz intenta que le den domiciliaria”, reflexionó y agregó que “en un juzgado ya lo logró”.

En ese contexto, Rubén expuso que “el temor” que tiene es que “Etchecolatz sigue teniendo poder” y agregó que figuras como la suya “siguen manejando el terror”.

“Desde la cárcel es posible que estuvieran envueltos en la segunda desaparición de mi viejo. Imaginen lo que pueden hacer sueltos”, analizó.

“Muchos policías bonaerense aún lo tratan de comisario a Etchecolatz”, continuó y apuntó que ese represor “todavía no dijo dónde están los desaparecidos”.

Para el hijo de Julio López, “los genocidas cometieron delitos de lesa humanidad y tienen que terminar sus días en la cárcel”.

El fin de semana vecinos del Bosque Peralta Ramos se manifestaron frente a la vivienda del represor en ese lugar. “El Bosque Peralta Ramos vuelve a ser el lugar donde tal beneficio se haría efectivo, cuando dejen de mediar otras causas que el dicho genocida tiene aún pendientes”, afirmaron vecinos mientras desplegaron frente a su casa esta mañana pancartas que rezaban: “Jueces cómplices, no queremos genocidas” y otra que indicaba: “#TOF 6 cómplice”.

Julio López desapareció el 18 de septiembre de 2006, luego de testificar contra Etchecolatz, en el juicio que lo condenó a cadena perpetua por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar.

La decisión adoptada por la Justicia dispone “conceder el arresto domiciliario” a Etchecolatz, de 91 años y alojado en el penal de Campo de Mayo, pero la medida no se hará efectiva porque tiene ese beneficio rechazado en otras causas penales en La Plata y Lomas de Zamora por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar.

Fuente: Ambito

3 Comentarios

  1. mas barato y efectivo son 3 metros de soga de cañamo y una buena rama en un arbol ,,,,

  2. Y para colmo, seguro le asignarán una custodia a costo nuestro, porsupuesto.