Salud

¿Qué diferencias existen entre la vacuna de Oxford, la rusa Sputnik V y las otras candidatas?

Rusia avanzó con su vacuna, mientras otras potencias negocian con farmacéuticas. La Argentina se suma con una vacuna propia. ¿Qué depara el panorama mundial?

Para contener la pandemia causada por el coronavirus SARS-Cov-2, y abastecer la demanda mundial, se espera que más de una vacuna experimental contra la Covid-19 sea exitosa y distintos países se encuentran en “carrera” para su desarrollo. Hasta la fecha, la Organización Mundial de la Salud (OMS) contabiliza 165 candidatas: unas 140 aún están en la etapa preclínica y unas 26 en humanos.

Las novedades en Sudamérica constan en que arrancan los ensayos con la vacuna de Pfizer / BioNTech en Argentina, mientras que Chile apuesta por un estudio con la china Sinovac. A la vez, Brasil busca no sólo asegurarse dosis de la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, sino también producirlas, como ya se anunció en Argentina.

Todas estas novedades se dan en paralelo a las negociaciones de gobiernos mundiales con las distintas compañías para asegurarse el suministro de dosis, con cifras millonarias. Aquí, el detalle de las candidatas más avanzadas y de las que, aunque polémicas, fueron noticia.

Vacuna rusa

Los desarrolladores de la vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus anunciaron que la misma tiene una eficacia del 92 por ciento y aseguraron que hasta ahora “no hubo eventos adversos inesperados” durante los ensayos.

Además, indicaron que debido a la eficacia que mostró Sputnik en las próximas semanas se estará en condiciones de empezar a vacunar masivamente en Rusia y luego en el resto del mundo.

“La eficacia de la vacuna Sputnik V ascendió al 92%, en cálculo basado en los 20 casos confirmados de COVID-19 divididos entre las personas vacunadas y las que recibieron el placebo”, se informó hoy desde Rusia.

“La confirmación se basa en los primeros datos provisionales de los ensayos clínicos de fase III, doble ciego, aleatorizados y controlados con placebo más grandes de Rusia en los que participaron 40.000 voluntarios”, agrega el informe.

Otro dato clave aportado, es que afirmaron que hasta ahora “no hubo eventos adversos inesperados durante los ensayos” y se aclaró que “el seguimiento de los participantes de la vacunación se mantiene”.

El Centro Nacional de Investigación en Epidemiología y Microbiología que lleva el nombre de NF Gamaleya del Ministerio de Salud de la Federación de Rusia (Centro Gamaleya) y el Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF, el fondo soberano de Rusia) hicieron en forma conjunta el anuncio esta mañana.

“Los ensayos evaluaron la eficacia entre más de 16.000 voluntarios que recibieron la vacuna o el placebo 21 días después de la primera inyección”, se explicó desde Rusia.

“Como resultado de un análisis estadístico de 20 casos confirmados de coronavirus, la división de casos entre las personas vacunadas y las que recibieron el placebo indica que la vacuna Sputnik V tuvo una tasa de eficacia del 92% después de la segunda dosis”, completa el informe.

Los desarrolladores de la vacuna aclararon que “la observación de los participantes del estudio continuará durante seis meses, después de lo cual se presentará el informe final”.

“Actualmente, los ensayos clínicos de fase III del Sputnik V están aprobados y se están llevando a cabo en Bielorrusia, los Emiratos Árabes Unidos, Venezuela y otros países, así como la fase II-III en la India”, explicaron.

En tanto, el ministro de Salud de la Federación de Rusia, Mikhail Murashko, destacó que la vacuna que están desarrollando podrá detener la propagación del coronavirus.

“El uso de la vacuna y los resultados de los ensayos clínicos demuestran que es una solución eficaz para detener la propagación de la infección por coronavirus, una herramienta de atención médica preventiva, y este es el camino más exitoso para derrotar la pandemia”, puntualizó el funcionario ruso.

Vacuna de Pfizer/BioNTech: arrancan ensayos en Argentina

Pfizer afirmó el lunes que su vacuna contra el Covid-19 es “eficaz en un 90%”, según el primer análisis intermedio de su ensayo de fase 3, la última etapa antes de pedir formalmente su homologación.

La Argentina fue uno de los países seleccionados para testear la vacuna de Pfizer/ BioNTech contra el coronavirus y la institución elegida para las pruebas fue el Hospital Militar Central Cirujano Mayor Dr. Cosme Argerich. El Coronel Sergio Maldonado, director de la institución, confirmó “la firma de un convenio de cooperación mutua”, con el doctor Fernando Polack, quien dirigirá los estudios locales.

Los voluntarios argentinos reclutados para probar la vacuna, con la tecnología de ARN mensajero, son 4.500. El estudio será doble ciego, es decir, a la mitad de los voluntarios se les aplicará la vacuna candidata y a la otra placebo y l esquema probado será de dos dosis y la segunda se administra entre las 3 y las 8 semanas siguientes.

Según había explicitado en su momento el doctor Polack, Argentina representa el 20% del estudio global y espera que su participación abra la puerta a que el país pueda “pugnar por cambiar su lugar en la fila de reparto de las vacunas”.

Al mismo tiempo, en la Argentina se avanzó con la firma de un convenio para la producción nacional de la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford, con la asistencia del laboratorio AstraZeneca. Este acuerdo permitirá al país acceder a un lote de vacunas con prioridad.

Vacuna de AstraZeneca /Oxford: Brasil busca asegurarse dosis y también quiere producirlas

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, destinó por decreto 1.900 millones de reales (u$s 356 millones) para comprar y eventualmente producir esta vacuna contra la Covid-19. El mandatario, sin embargo, descree de la pandemia.

“Ahora todo es pandemia, lamento decirlo pero todos vamos a morir algún día, no se puede huir de la realidad, hay que dejar de ser un país de maricas, mierda (dixit)”, afirmó el mandatario.

La farmacéutica, que quiere probar una esquema de una sola dosis con una tecnología de vector viral no replicante, aspira a reclutar 20.000 participantes en el Reino Unido, Brasil y EEUU y esperan tener una producción a gran escala para 2021, pero buscan que las primeras dosis estén disponibles para fin de este año.

Este lunes, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria suspendió los test ese inmunizante en San Pablo debido a la muerte de un voluntario.

Según la prensa ese voluntario no habría muerto por aplicarse la vacuna sino que se suicidó.

Vacuna Moderna: en negociaciones por el suministro

La biotecnológica Moderna Inc. afirmó estar en conversaciones con varios países para firmar acuerdos de suministro de su vacuna experimental contra el coronavirus y añadió que ya recibió unos 400 millones de dólares en depósitos para un potencial reparto.

La semana pasada, la compañía había anunciado el inicio de la etapa final de un ensayo a 30.000 personas para comprobar la seguridad y efectividad de la vacuna, que podría estar lista para un uso generalizado para fines de año y su precio por dosis sería de entre u$s 32 y 37.

La empresa, que aún no tiene ningún fármaco en el mercado, recibió casi 1.000 millones de dólares del gobierno de EEUU en el marco de un plan para acelerar el desarrollo de una inmunización eficaz.

Vacunas de Sinopharm: esperan lanzarla a finales de año

La compañía farmacéutica china que trabaja con el gobierno de los Emiratos Árabes Unidos entró en un ensayo con 15 mil voluntarios para la fase 3. Cabe aclarar que la empresa, que quiere tener una vacuna para fines de este año, optó por la en la estrategia de virus inactivado. A su vez trabaja con dos candidatas, ambas con un esquema de dos dosis. Una de ellas es desarrollada en conjunto con el Instituto de Productos Biológicos de Wuhan y la otra con su entidad par en Beijing.

Vacuna Sinovac: con ensayos en Chile

La compañía biotecnológica china, que trabaja con el instituto Butantan en Brasil, apuesta a la estrategia de virus inactivado. Su expectativa es probar un esquema de dos dosis en 8.870 participantes.

Uno de los países elegidos es Chile, en el que se reclutará a 3.000 voluntarios para los estudios de fase 3 que serán financiados por el Gobierno, la Pontificia Universidad Católica y la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC. Las pruebas se realizarán personas sanas de entre 18 y 60 años, principalmente trabajadores de la salud. Esperan resultados hacia fin de año.

Fuente: www.ambito.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*