Ciudad, Información General

Montoto desembarcó en Mar del Plata

Mario Montoto integrante de la Organización Montoneros, y secretario de Mario Eduardo Firmenich, dice haber abandonado la militancia política de los ´70 y pragmáticamente ha pasado a ser un empresario dedicado a los temas de seguridad, con un avance de tecnología de nivel internacional. Montoto salió en los últimos días, en una tournée de prensa con Jorge Rial Por La Red y Marcelo Longobardi por C5N.

Conociendo los antecedentes de Montoto, nada aparece como casual. Justificó la veta que representa su negocio y cómo surgen los fondos que los municipios destinan a la adquisición de cámaras. El dinero sale de Presidencia de la Nación y está dirigido a las municipalidades que necesitan el sistema. En su participación en C5N dijo haber ganado la licitación de Mar del Plata (único oferente con escandaloso sobreprecio) que todavía no ha sido adjudicada precisamente por los cuestionamientos surgidos. El expediente de esa licitación constituye un hito en la práctica del derecho administrativo público, debido a las irregularidades que contiene en todo su procedimiento, especialmente en el relativo a los precios del equipamiento.

Mario Montoto, no es un desconocido en la ciudad y más precisamente en los círculos políticos ya que mantuvo una íntima vinculación con la actual diputada nacional por el FPV Adela Segarra.

Es importante recordar que el intendente Gustavo Pulti, convocó oportunamente con carácter de urgente a una conferencia de prensa, que brindó acompañado por todo su gabinete y concejales de Acción Marplatense para denunciar una extorsión de C5N y Daniel Hadad, que tenía por objetivo dañar a la ciudad y su gobierno. En esa conferencia, Pulti no desvinculó su denuncia de la no adjudicación de las cámaras, dando por anulada la licitación. Luego, sugerentemente, hubo una contraorden y se avanzó en el proceso de adjudicación, que ha tenido todos los avatares posibles en un trámite administrativo de esta naturaleza, sino sólo basta seguir la hoja de ruta del expediente.

El jefe de gabinete de Daniel Scioli, Alberto Pérez fue quien salió a defender al ministro Ricardo Casal: “Yo no suelo contestar lo que dicen los periodistas, pero las falacias hay que responderlas. Es mentira. No hay ningún negocio de (Mario) Montoto con la Seguridad de la Provincia ni con ningún área del Gobierno. Pero tener que estar desmintiendo estas cosas nos quita tiempo para poder hablar de seguridad, educación y los temas que le interesan a la gente”, señaló.

En las últimas horas, Montoto es signado como uno de los protagonistas de la situación que mantiene en vilo al ministro de Justicia y Seguridad doctor Ricardo Casal, a quien el kirchnerismo duro le está pidiendo la cabeza, medida que resiste el gobernador Daniel Scioli.

Dijo Montoto en el programa de Marcelo Longobardi:

“Nosotros hemos desarrollando un sistema que es la video  vigilancia, que se denomina vulgarmente las cámaras, es el soft, el desarrollo. No es sólo las cámaras es el soft,  la red de cómo se comunican  con los centros de monitoreo, que nosotros vamos trabajando con tendencia a que estos centros, sean de comandos de control, que no sólo tengan la capacidad de recibir las imágenes, de procesarlas como elementos de prevención, por supuesto la capacidad de despachar desde un móvil policial hasta una ambulancia”.

“Son sistemas que no están en la Argentina, sino en muchos países del mundo, estamos haciendo un sistema para experimentar”.

“La cámara ha generado conciencia para su utilización en los ciudadanos londinenses. Lo que en principio parecía como una invasión en su privacidad, lo transformaron en un elemento que les brindó mejor calidad de vida. Es lo que está sucediendo en la Argentina, en distintas ciudades. Hasta los vecinos defienden una cámara cuando ven que hay malvivientes, que quieren robar, atentar o anular la cámara”

Montoto negó que Nilda Garré y la Policía Bonaerense sean sus clientes, en un dato que no es menor debido a los planteamientos que arrecian actualmente, y que han alcanzado un grado inédito de confrontación entre la Casa Rosada y el gobierno de la Provincia de Buenos Aires, por la continuidad o la renuncia del ministro de Justicia y Seguridad bonaerense.

“Tantos clientes de orden privado como clientes públicos. Centralmente son los municipios, no le vendemos cámaras a la policía de la Provincia de Buenos Aires  ni negociamos con las gobernaciones, sino a través del Estado Nacional, con un programa de público conocimiento, que se anunció el año pasado. Se transfieren fondos a los municipios, se convoca a un proceso licitatorio, hay varias ofertas donde hemos ganado y donde hemos perdidos en estas compulsas. En otros municipios no nos interesan los standares de venta”.

“En Tigre, Ezeiza, Vicente López,  Pilar, Escobar, La Plata, ya funcionan nuestras cámaras. Recientemente hemos ganado en Bahía y Blanca y Mar del Plata pero no se han adjudicado, son varias las ciudades que adoptan este sistema. El Gobierno Autónomo de la Ciudad de Buenos Aires tiene uno de los más desarrollados”

“Donde están funcionando las cámaras ha bajado la actividad delictiva notablemente. Por otro lado, a partir de determinado tipo de delito, algunos de trascendencia, como fue el asalto al camión blindado, es una herramienta que tiene la policía en la primera etapa de la investigación, que luego la justicia tiene elementos probatorios, Estas imágenes en el caso de nuestra tecnología, tiene una capacidad promedio de almacenamiento de 60 días, se ha transformando en una prueba inmediata.”

Con respecto a la procedencia de los elementos que componen todo el equipamiento, Montoto precisó:

“Usamos parte israelí, parte americano algunos europeos, como alemanes, pero el desarrollo del soft es totalmente argentino. Somos una empresa nacional, muy joven, mis socios son realmente muy jóvenes, nuestro equipo de ingenieros es muy joven. Vienen  de distintos países de latino americana de países desarrollados a ver nuestro sistema. Nosotros hemos “latinoamericanizado”, si se puede decir de esta manera, estos sistema de seguridad ya que damos repuestas a los delitos más comunes o de uso corriente. Tal vez en otros países donde la amenaza es terrorista, esa es la prioridad.  En nuestro país, es que no se roben un coche o que un ciudadano no sea arrebatado”.

“Yo creo que lo argentinos de a poco vamos tomando conciencia, que la seguridad no es una problemática exclusivamente del Estado, si bien el Estado tiene la responsabilidad de la elaboración de sus políticas. La seguridad hoy en día, realmente es responsabilidad de todo y cada uno de nosotros. Lo digo con todo respeto a los especialistas en estos temas, que no es mi caso. Debemos seguir el ejemplo de otros países, como México y Colombia, donde se ha convocado a consejos nacionales donde participan el poder ejecutivo, el legislativo, los empresarios, las instituciones religiosas. La seguridad pasó a ser un problema de todos los argentinos, y los que más sufren  desgraciadamente la inseguridad. Hay que combatir esta idea en que el problema de la inseguridad está focalizado un coche lujoso o una vivienda ostentosa. El primero que sufre la inseguridad es el ciudadano,  que está esperando el colectivo, cobró su sueldo y al que robarle ese sueldo es un daño irreparable. No es como al que le roban el coche y tiene seguro y lo puede reponer. Tenemos que pensar principalmente en esta problemática, parte de la responsabilidad social empresaria, y de otros empresarios que no se dediquen  a los temas seguridad, es preocuparse y ocuparse de estas cosas”.

¿Cómo ve la Argentina? Preguntó Longobardi

“El país funciona. Es un atrevimiento de mi parte hablar de ello, más allá que no me dedico a la actividad política, espero que me inviten en otra oportunidad para hablar de política. Los argentinos tenemos que plantear, los que de forma triste y dolorosa fuimos partícipes de una tragedia, tenemos que tener una visión positiva en un sentido, como la inseguridad, de no caer en la dicotomía o falsa discusión. Los que hablamos de seguridad somos supuestamente personas político doctrinaria de derecha, los que no hablan son de izquierda, en Argentina discutimos de economía política, política  internacional, tenemos tendencia poco constructiva. Creo que algunas de estas experiencia de nuestra historia, sobre todo las más tristes, tenemos que tener una actividad positiva, y bueno, entre todos buscarle la vuelta, no ser sólo individualmente geniales cuando estamos fuera de la Argentina, sino colectivamente también geniales, encontrando en proyectos colectivos de forma común.

Los comentarios están cerrados.