Jorge Elias Gomez, Opinión

Montenegro arrancó por la comida del canario: siempre con gusto a poco

Acorde a las estadísticas de las diputas intrafamiliares que son dramáticas por sus consecuencias, la letra que bajan  los voceros del intendente electo, arrastran la transición a temas domésticos que resultan intrascendentes para una ciudad de la magnitud de Mar del Plata. Como para seguir la ola, es un arranque de luces bajas, donde el intendente electo enciende litigios, que postergan el enfoque de las verdaderas cuestiones de fondo de la administración municipal.

Es lo que le pide la chusma de Mar del Plata, que vivió de ello durante 4 años, utilizando a full las operaciones mediáticas del diario La Capital, que incluso se sirvió del CONICET con informes mendaces que debieron ser desmentidos por las máximas autoridades del organismo nacional.

Los mismos desvíos en los que incurre Montenegro, son solapadamente trascendidos a través de líneas que entran en el juego, que ya han copado los espacios de las usinas del rumor, que llevan décadas lucrando con esta metodología, para agrietar gobiernos que no son permeables a sus intereses. Lo mismo ocurrió en 1991, con el ex intendente Mario Roberto Russak.

En 2015, la transición anterior estuvo a cargo de Pablo Fernández Abdala por el ex oficialismo de Gustavo Arnaldo Pulti y Emiliano Giri en representación de CAMBIEMOS. Ahí había tela para cortar, todo quedó en aguas de borrajas, a pesar de los intentos del lamentablemente fallecido José Reinaldo Cano.

Esta introducción, tal vez monótona y pesada, resulta imprescindible comprenderla. Se instala un falso debate, luego hay que reparar y suturar, siempre los oficialismos pagan los gastos, este no es un dato menor.  Montenegro no está rodeado de tropa propia, no tiene un exceso de material para ser más precisos. Y se empantana buscando problemas donde no los hay o son de otra índole.

Si hay intercambio entre los secretarios de Hacienda, entrante (German Blanco)  y saliente (Alfredo Osorio), si el secretario de Gobierno, doctor Alejandro Vicente, se puso a disposición, si el doctor Gustavo Blanco envió la mejor de las señales a sus sucesora en Salud, si el EMDER y el EMTUR están en manos del PRO,  cuáles son las áreas que presuponen un manifiesto de altercados políticos y/o administrativos?

Es una cuestión de sentido común o falta de estudio previo, obcecados y obstinación. No hay margen para trasladar diferendos que consumen energías, cuando las mismas deben aplicarse a la creatividad y esmero de funcionarios. Generalmente les lleva un buen tiempo conocer hasta los nombres y la jerarquía del personal del planta, la administración central y entes descentralizados.

En esos primeros meses puede definirse la suerte de un área y su gestión. Arroyo entregará un municipio con las cuitas de siempre pero sin muertos en el placard. La decencia, la honestidad y la transparencia del gobierno municipal fueron oportunamente destacadas por María Eugenia Vidal y Elisa Carrió, y hasta el tendencioso obispo Gabriel Mestre habló de gobierno desbordado pero de buena fe.

No obstante el parche lo baten, y si Montenegro y sus voceros se transforman en agitadores irán a contrario sensu del rumbo que entiendan fijarse. Hay intereses sectoriales y políticos que no dejan de horadar, su mecánica es el conflicto permanente.

Esta administración pagaba descubiertos bancarios exorbitantes, sufría paros por no pagar en término, lo hicieron hasta por las dudas y hasta con el dinero depositado pero no acreditado, en una ocasión el Banco Provincia se activó un sábado para operaciones especiales y parciales. Hasta se conoció la existencia de un plazo fijo. No hay muertos en el placard ni deudas que no hayan sido registradas sobre la cuales existan reclamos. Salvo la bonificación de docentes, a esta altura no debidamente dirimida legalmente,  pende de una promesa de campaña de dudoso cumplimiento al respecto.

Hernán Mourelle (ex secretario de Hacienda) fue  desplazado por esa lógica del enfrentamiento de los sectores en pugna, que influyen sobre Guillermo Arroyo e impactan en el intendente en funciones. Hubo un calce de previsibilidad entre el jefe comunal y el ex funcionario que mejor interpretó el momento y la soledad del intendente.

A partir de entonces Arroyo recuperó la vertical, pero las luchas por el poder entre padres e hijos, no son desconocidas y forman parte de la historia de la civilización. Ahora se la trasladaron a Montenegro, un poco cegado por una miopía política cuya instigación tiene responsables, que pululan a su alrededor y le venden influencias que no tienen.

Jorge Elías Gómez

jgomez@mdphoy.com