Ciudad

Mis saludos a Don Florencio

ImageProxy.mvc_5Recientemente y publicado muy gentilmente por todos los medios independientes de Mar del Plata, la Academia Argentina de Turismo, que nuclea a  los profesionales académicos de la especialidad del país, ha tenido la gentileza de otorgarme su premio anual 2015.

Algunos dilectos amigos, lectores del diario La Capital, buscaron en la información escuchada por radios FM, sin encontrarla. Y es por esto que debo hacer la siguiente aclaración.

El señor Florencio Aldrey Iglesias, director de ese matutino y dueño además de varias radios y algunas otras cosillas, por informaciones confidenciales que manejo de sus empleados (no sus súbditos) ha dado órdenes de no publicar en sus medios nada que se refiera mi persona. Cosa que debo agradecer.

Sucede que en mi libro, MAR DEL PLATA ES PURO CUENTO, página 59  bajo el título “Conociendo a Don Florencio” menciono como lo conocí, cuando adquirió el City Hotel de Buenos Aires, luego de lo cual hemos mantenido una larga relación, especialmente cuando el aparece adquiriendo la quiebra del diario La Capital y yo era apoderado de Héctor Ricardo García y Administrador de El Atlántico.

Obviamente, conozco de él, su personalidad, su obsesión erótica por el dinero y sus delirios de poder, ya que su sociedad con Scioli no me ha sorprendido nunca y mucho menos que haya volteado, a placer intendentes que no le convenían para sus negociados  o sostenido otros, como Pulti, en claro “casamiento” con Scioli, renegando del partido vecinal que le dio origen.

Como los que me conocen saben, escribo y hablo sobre turismo, tanto local como nacional y obviamente no puedo estar a favor de la concesión que se le entregara al señor Iglesias de las arenas de la Bristol.  Así como de lo que sus acólitos llaman en Paseo Hermitage (ex Playa las Toscas).

En muchos de mis escritos menciono al señor Iglesias como “Florencio de la B” (Bristol). Y últimamente me he opuesto, como muchísimos otros marplatenses, a que la vieja terminal, hoy un shopping inmenso, lleve como nombre “paseo Aldrey”.

Supongo, solo supongo, que tales deben ser las razones por las cuales tengo el honor de estar “prohibido” en sus medios periodísticos.

Y que algunos de sus empleados, que en su momento fueron compañeros míos de labor en otros medios, me llamen para disculparse por “No puedo publicar esa información si lo publico me echan”.

Aclarado el punto, luego de 84 años y 64 de labor en el periodismo y turismo, saludo a mis amigos y conocidos que, ya saben no me encontrarán en La Capital, ni me escucharán en sus radios.

Ni falta que hace -Quelevachaché.

Yo seguiré pensando, lo que pienso de sus matufias y negociados espurios con el poder (o el poder de no poder).

Lucho Martínez Tecco

3 Comentarios

  1. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡GRAAAANNNNDEEEE GASTONNNNNNN!!!!!!!!!

  2. Que pena en cuanto a lo que describe, y que valentia su proceder!

  3. Defender la dignidad nos hace libres y es la forma más efectiva de ayudar a “liberar” a quienes no conocen estos hechos, y aún a ayudar a quienes por temor terminan prestando consenso a un poder que se construyó sobre la base de silenciamientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*