Ciudad, Información General

Mensaje del obispo en el acto oficial por la Conmemoración 203º aniversario Independencia República Argentina

¿Quién es mi prójimo…?

Martes 9 de julio de 2019

Lucas 10,29-37

29 Un doctor de la Ley, para justificar su intervención, le hizo esta pregunta a Jesús: «¿Quién es mi prójimo?». 30 Jesús le respondió: «Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de unos ladrones, que lo despojaron de todo, lo hirieron y se fueron, dejándolo medio muerto. 31Casualmente bajaba por el mismo camino un sacerdote: lo vio y siguió de largo. 32 También pasó por allí un levita: lo vio y siguió su camino. 33 Pero un samaritano que viajaba por allí, al pasar junto a él, lo vio y se conmovió. 34 Entonces se acercó y vendó sus heridas, cubriéndolas con aceite y vino; después lo puso sobre su propia montura, lo condujo a un albergue y se encargó de cuidarlo. 35 Al día siguiente, sacó dos denarios y se los dio al dueño del albergue, diciéndole: “Cuídalo, y lo que gastes de más, te lo pagaré al volver” 36 ¿Cuál de los tres te parece que se portó como prójimo del hombre asaltado por los ladrones?». 37 «El que tuvo compasión de él», le respondió el doctor. Y Jesús le dijo: «Ve, y procede tú de la misma manera».

Queridos hermanos:

 

Celebramos hoy el 203 aniversario de la Independencia de la República Argentina, nuestra Patria. Hacemos memoria de una historia que nos da identidad. Conmemoramos con orgullo tantos aciertos y valores forjados juntos, y también reconocemos con humildad los errores y fracasos de nuestro destino común a lo largo del tiempo.

Dentro de esos valores, y en continuidad con nuestra tradición judeocristiana quisiera detenerme en la virtud de la projimidad, en la capacidad de ser prójimo.

Como escuchamos en la Palabra, un piadoso maestro de la ley judía le pregunta a Jesús quién es su prójimo. El Señor responde con una breve y contundente parábola dónde un sacerdote y un levita pasan de largo ante la situación de un hombre asaltado y tirado medio muerto al costado del camino. Un tercer personaje, un samaritano, se hace cargo, acercándose y acompañando al hombre herido de muerte en su necesidad. Este samaritano innominado pasó a la historia universal como el buen samaritano. Es el que descubrió que prójimo es aquella persona o grupo que está en situación de necesidad y reclama por lo tanto presencia y acompañamiento.

Al celebrar el día de la Independencia de la Patria renovemos todos nuestro ser buen samaritano y nuestra vocación de projimidadser prójimos los unos de los otros privilegiando de manera particular a los más vulnerables y necesitados, a los pobres y enfermos, a los que sufren y no encuentran sentido a sus vidas. Que no dejemos nunca de hacernos la pregunta del maestro judío: ¿Quién es mi prójimo…? Que respondamos como el buen samaritano y nos hagamos cargo del ser humano medio muerto que encontramos tirado al costado del camino.

Pidamos a Dios, al conmemorar los 203º años de Independencia de la Argentina:

·         Que desde las Iglesias y espacios religiosos y espirituales ayudemos a buscar, encontrar y sostener alprójimo en una fe que se expresa en el compromiso cotidiano.

·         Que las familias, los grupos, los ámbitos sociales, lúdicos y deportivos sean espacios de verdadera projimidad, creciendo y generando una auténtica cultura de la projimidad.

·         Que la vida política y nuestros dirigentes políticos y sociales, actuales y futuros, tengan un corazón sensible y a la vez efectivo a la hora de atender con projimidadtantas necesidades de tierra, trabajo y techo que tiene nuestro querido Pueblo Argentino.

Que la Paz del Señor haga grande y próspera la vida de nuestra Patria Argentina. Amén.

+Mons. Gabriel Mestre

Obispo de Mar del Plata

Argentina

Los comentarios están cerrados.