Política

Mario Negri llamó a recobrar la esencia de la vida, la libertad, transparencia y división de poderes;  AF no tiene salida

blank

Durante dos horas y con la participación de más de 700 dirigentes radicales, pertenecientes a la Quinta Sección Electoral, el diputado nacional Mario Negri mantuvo un esclarecedor mensaje de la delicada situación nacional. Tocó aspectos de la institucionalidad, la globalización que viene, su ejercicio del poder a través del abuso de mecanismos excepcionales, y reclamo control, transparencia y justicia independiente.

Organizada por el diputado provincial de la UCR, Maximiliano Abad,  se desarrolló la conferencia a través de la plataforma Zoom, que resultó una herramienta efectiva de contacto, que pudo  además ser seguida a través de facebook, y permitió un nuevo encuentro de radicales que inaugurara el presidente de la UCR, Alfredo Cornejo en la Facultad de Derecho y en el Club Quilmes de Mar del Plata.

Llamó la atención la insistencia entre los interlocutores de Negri, intendentes, concejales,  legisladores nacionales y provinciales y ex funcionarios,  el reclamo de las autonomías municipales y de la división de la Provincia de Buenos Aires.

En total coincidencia, con aquel primer paso que se dio en esta ciudad, y que tiene a todo el país en la misma agenda, el radicalismo se prepara y se organiza para una etapa de transición, que inevitablemente sobrevendrá en el orden mundial  conun nuevo ordenamiento internacional, dada la profundidad de las transformaciones,  que se han producido en pocos meses y afectan a todo el planeta por el azote de la pandemia COVID – 19

La transcripción textual de las conclusiones expresadas por Mario Negri en el cierre de la conferencia fueron las siguientes:

Por las medidas de excepción se que van tomando por la pandemia, tenemos que estar machacando, reclamando, cuando yo le digo al presidente llámenos, mañana estamos al lado suyo, pero con estas condiciones: transparencia, justicia independiente, control, federalismo, división de poderes,  a lo mejor le estoy pidiendo un imposible, pero la sociedad sabe que tenemos disposición hacia dónde ir.

Entendemos el momento que se vive, hay que leerlo en clave y con inteligencia. En una democracia, para interrogantes colectivos  como los que se están armando de tanta importancia,  como salud o libertad, no podemos seguir respondiendo únicamente con decretos de necesidad y urgencia.   Por eso necesitamos urgente que vuelva con  plenitud, el completo ejercicio de los poderes.

 La cuarentena se va a terminar, pero no podemos permitir que se lleve cuotas de  libertad  ni el límite de los poderes. Me gusta hablar del futuro,  podría estar media hora más y ustedes sumándose para hablar del peronólogo, que son los mismos, que nunca van  a cambiar, que son autoritarios.  Pero es vender  un libro que ya se lo vendieron varias veces.

Pensar en que volvemos al Estado, no es un error, es un crimen, saben por qué,  porque en este “despiole” económico de la Argentina,  nos agarró el “despiole” del mundo,  que va a entrar en una transición también. Nadie tiene en claro hacia dónde y con qué velocidad va ese cambio. Puede ser un momento de oportunidad sí,  si estamos atentos sino nos creemos “Cachito campeón de Corrientes” sino nos creemos los mejores ni los únicos.

Donde todo se revisa, para que aquellos que se preparen y tomen los recaudos por lo que viene, obligadamente creo que va a ser un momento de creación, no de rutina, así que hay que prepararse, mucha energía para crear y pensar.

Será el momento que el radicalismo piense con  inteligencia. No en los atajos que tanto ensayamos los argentinos,  va a ser un mundo en el que los países creadores se van a salvar y los que vivan de la rutina van a volver a perder.  Lo que estoy seguro  es que va ser un mundo  del que no podemos aislarnos. Con esta pandemia lo que se va a cerrar es  un modo de globalización, que ya era injusta, que producía mucha desigualdad, pero va a venir otra globalización, la del conocimiento.

Dentro de pocos años no vamos a tener con quien  conversar en un taxi,  porque no lo va a manejar nadie, vamos a tener que participar, nos va a obligar, nos llevará de las narices a participar en esa globalización.

Hay una esperanza porque se abre un nuevo ciclo. Lo que no podemos hacer es entrar con viejos esquemas o soluciones simplistas y de la mano de pensamientos populistas, que son tentadores porque en esta crisis global ya demostró que no sirve.

Ni los Trump, tengan  presente las elecciones de EE.UU. de acuerdo al resultado va a marcar un parte del mundo distinto. Ni los Bolsonaros; hay que pedir que  Brasil y Argentina estén juntos ni López obrador, que según el kirchnerismo son progresistas y de izquierda en México, pero que creyó que al coronavirus se lo  corría llenando los restaurantes.

Pensemos en términos de transición, que es lo que no hace Alberto Fernández, él vino a gobernar pensando que  lo que tenía que resolver era la negociación de poder con Cristina y se encontró con un virus,  que puso patas para arriba  al mundo y cuando uno gobierna tiene que tomar el toro por las astas, no elige qué es lo que gobierna, los hechos se producen.

Así como estuvimos preparados para acompañar el ingreso para el combate contra el virus, tenemos que estar preparados ya, para la salida del mismo. Pero eso significa, reconstituir la República, salir del estado de excepción,  mirar qué mundo vamos a tener y cómo ingresamos a ello, quién puede hacer eso, el radicalismo.

 Quién fue el primero que vio  a la Argentina, desde afuera no desde adentro,  Raúl Alfonsín,  porque se dio cuenta  que si desde el mundo no miraba este país,  este país sólo no recuperaba ni siquiera la democracia.

Me siento un bonaerense en los desafíos, de la injusticia,  de la lucha contra el populismo. Ser radical no es fácil,  pero ser radical en Buenos Aires merece  mucho más que un agradecimiento, merece que los ayudemos y nos sumemos todos.

Dentro de pocos días,  salvo que Alberto siga enamorado, no creo,  porque  no tiene un plan de salida,  nos permita recobrar  la esencia de la vida, que es poder darnos un abrazo, girar y estar juntos,  volver a la política, usar esto para la conferencia pero recuperar  el  acercamiento que espera la gente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*