Ciudad

Mar del Plata: una playa vip con efluente cloacal

102092_AMANECEENPLAYAGRANDEMARDELPLATAUna porción de playa de la “Feliz” se encuentra contaminada con líquidos clandestinos, según denunciaron vecinos, empeorando las condiciones ambientales y el delicado recurso natural de las playas, por acciones que continúan produciendo impunemente los sectores empresarios, con ayuda de los gobiernos. La situación se vive en una zona de las más tradicionales conocida por los turistas, Playa Grande.

En esta playa, próxima al barrio Los Troncos, el sábado tuvo a la vista de un grupo de lugareños cómo los líquidos de dudosa composición eran derramados sobre el sector denominado playa Waimea (donde está el complejo La Normandina, propiedad de “peces gordos” de la gastronomía).

Con políticas públicas improvisadas y desoyendo trabajos científicos, el pasado 18 de diciembre esta realidad quiso contrastarla el intendente Gustavo Pulti con dichos para la tribuna “el mar está 500 veces más sano” fue el eslogan que reprodujeron los medios afines, ocasión en la que era presentado el Emisario Submarino, una obra financiada por el gobierno nacional, paradójicamente para mitigar el impacto de los efluentes cloacales en las playas.

Rápidamente, desde el Socialismo Marplatense salieron a cruzar al jefe comunal. “Pulti dio un trato poco feliz a la problemática de la contaminación de las aguas. Podría haber aprovechado el estudio académico que corroboraba lo que todos los marplatenses sabemos, decidió tapar el sol con las manos, y así podría haber aprovechado el estudio para mostrar que justamente, como el mar está contaminado, es que se están encarando obras centrales como es el Emisario Submarino”.

La calidad del agua de mar de la costa marplatense está a la vista. No solo el agua sino la arena, con construcciones de cemento. Y las políticas de control de los vertidos que hacen las empresas son insuficientes (a pesar de que Pulti hace la vista gorda y exalta el trabajo de Mario Dell’Olio, presidente de Obras Sanitarias Sociedad de Estado, OSSE). Pero los negociados estado-empresarios continúan degenerando la conciencia ambiental que debería tenerse hoy más que nunca. Mientras “todo pasa” -esto y mucho más-, el Consejo Municipal de Medio Ambiente ya no existe más, y se cuentan hasta 20 pluviales con conexiones cloacales clandestinas, sumado a la contaminación de las calles que, en los días de lluvia, agrega más caos en el mar.

Diario Hoy

Foto: Cristian de los Ríos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*