Política

Mar del Plata, una batalla por la presidencia de la Nación

126973-desde-el-massismo-dicen-que-votarian-por-scioli-en-caso-de-un-ballotage-con-macriPor estas horas el ámbito de la disputa es en nuestras playas. Hasta aquí se trasladó esta contienda de máxima tensión política. El marco del Coloquio de IDEA agregó un escenario extraordinario para dos protagonistas excluyentes: Daniel Scioli y Mauricio Macri quienes no se despegaron del clima local, lo cual elevó el nivel de promesas de políticos en campaña en la ciudad.

Pusieron fichas, sabiendo que en Mar del Plata tiene sabor especial, en calidad y cantidad. La ciudad mediática más importante del país, es un imán para la clase política argentina. Aunque el PRO juega de visitante y metió demasiados hinchas (votos) en las tribunas (urnas). Fue un despecho para Scioli, quien acá se siente como en La Ñata, y en la temporada alta hasta montó su circo en Las Toscas. Pero le pusieron el despertador.

El problema es que el color amarillo tapó al naranja el 9 de agosto. Y esto provocó escenas de pánico en el cuartel sciolista. Fue un cuadro similar al vivido por Rodríguez Larreta cuando Martín Loustau, casi saca del ring al pupilo de Macri. En la Perla del Atlántico, también se juegan décimas que bien pueden decidir un balotaje. La concentración de electores es comparable a grandes distritos del conurbano bonaerense.

Mar del Plata no les fue en zaga. Las reacciones no tardaron en llegar desde el comando de campaña del gobernador. Alberto Pérez tomó decisiones para oxigenar Mar del Plata y limpió a “Manino” Iriart (un bueno para nada) de la Secretaría de Seguridad del gobierno municipal. Iriart, hizo declaraciones, infelices como no podían ser de otra manera.

“Manino”, estuvo 4 meses  en el cargo y dijo que estaba satisfecho por haber hecho algo por la seguridad en Mar del Plata. Claro, debe haber leído el relato de cowboys que publicó el diario La Capital, donde hizo de John Wayne, algo que superó las barreras del grotesco en la historia del periodismo de la ciudad.

Pérez actuó comprometido por la suerte de su jefe. Por la plata en pautas de proselitismo, que ponen en los medios, a Pérez habría que sacarle la roja, es a duras penas soportable para el nivel que exige un desempeño de esta naturaleza. Si Scioli pierde en Mar del Plata, su tránsito a la Casa Rosada, está en penumbras y detrás de él vienen apagando la luz. En nuestra ciudad la apuesta es a todo o nada. La Quinta Sección Electoral es la segunda en importancia de la Provincia de Buenos Aires.

No hay datos objetivos que permitan que el resultado de las PASO pueda revertirse en el orden presidencial. La diferencia fueron 10 puntos porcentuales. El gobernador debería aumentar 30 % su cantidad de votos, algo improbable, dado que María Eugenia Vidal es un pilar que debería estar en Los Pumas en el Mundial de Rugby. Sin Vidal la carrera presidencial de Macri estaría en serio peligro. Aníbal hace lo suyo, pero pateando en contra.

Mar del Plata es una ciudad ausente en la vida de Mauricio Macri. Sin embargo, para Scioli es su cuna, su lancha, sus vacaciones, su primer amor, el Hotel Provincial y el shopping Paseo Aldrey, en esto de compartir con los amigos la explotación de los bienes públicos. Este factor tampoco estuvo ausente, cuando los marplatenses votaron el segundo domingo de agosto, aunque Alberto Pérez no lo registre, o mejor dicho se hace como el perro que pateó la olla.

Si este toma y daca no se hubiera dado entre Scioli y Macri, difícilmente Pulti y Arroyo, hubieran sido abrumados con visitas cargadas de anuncios, que muy raramente se cumplirán, aunque la inversión kirchnerista en obras públicas en nuestra ciudad ha sido de elevada consideración, como para estar en los 40 puntos, pero Aníbal es incómodo en el medio de la boleta.

No hay apasionamiento propio de una definición presidencial. Casi como que la ideología está echada, es cuestión de matices, salvo Sergio Massa que salió a mentir en la mejor versión de Menem en 1989, cuando prometió el salariazo, la revolución productiva y pedía el dólar recontra alto.  Massa quiere subir su precio, a riesgo de desencadenar otra gran frustración de los argentinos.

La batalla de Mar del Plata, en la última semana de la campaña, ha sido coyuntural a la presencia de ambos candidatos, IDEA y su coloquio hicieron propicia la oportunidad, ellos ya hablaron, en 8 días la palabra la tendrán las urnas.

Jorge Elías Gómez

jgomez@mdphoy.com

Un comentario

  1. En Mar del Plata, ganara Cambiemos, al igual que en las PASO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*