Salud

Luego de cuatro semanas, bajaron los casos de coronavirus en la provincia de Buenos Aires y Kicillof espera que se afiance la tendencia

blank

El gobernador se reunió con los intendentes de la Costa en Monte Hermoso y destacó las restricciones implementadas. “Se hablaba de que se iba a cerrar la temporada y restringir la circulación, pero hicimos algo menor que fue efectivo”

Desde hace dos semanas el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, adoptó una nueva metodología de trabajo en la temporada de verano. Se reúne cada siete días con los intendentes de la Costa para hacer un monitoreo de cómo está el escenario sanitario, el que más le preocupa al mandatario debido al aumento de casos que se registraron en la provincia entre las tres últimas semanas de diciembre y la primera de enero.

En esta oportunidad el encuentro fue en Monte Hermoso y contó con la presencia de sus principales ministros. Estuvieron el de Seguridad, Sergio Berni; el de Producción, Augusto Costa, y el de Salud, Daniel Gollan. También se sentaron en la mesa el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, y el viceministro de Salud, Nicolás Kreplak.

En la reunión surgió una buena novedad.Luego de cuatro semanas consecutivas de aumento de casos en la provincia, se registró una baja en la cantidad de contagios. Entre el 7 de diciembre y el 10 de enero los casos se triplicaron. El aumento exponencial generó preocupación en las autoridades sanitarias, que hicieron un pedido a la sociedad para que se cuide y respete los protocolos vigentes.Axel Kicillof encabezó una nueva reunión con intendentes en Monte Hermoso

En la semana que va del 11 al 17 de enero los casos bajaron. En el gobierno bonaerense quieren esperar a que la baja sea una tendencia marcada para estar más tranquilos, pero consideran que las medidas que se tomaron surtieron efecto. Aumentar los controles y restringir la apertura de comercios entre la 1 y las 6 de la mañana en 118 municipios impactó en el escenario sanitario. Sumado a los reiterados llamados del gobierno provincial para que la gente tome consciencia y la baja en la cantidad de gente permitida que podía asistir a encuentros privados.

En el Ministerio de Salud bonaerense reinaba la preocupación por el aumento de casos tan rápido. Lo blanqueó Gollán después de la reunión, cuando reconoció que al ritmo en que habían crecido los contagios, esperaban tener cerca de 9 mil en dos semanas. Las medidas tuvieron efecto y se empiezan a ver los resultados. Esa es la noticia que desde el Gobierno les bajaron a los intendentes.

“Creemos que empezamos a caminar por un sendero de estabilización. Los casos dejaron de crecer y hay un indicio de que comienzan a transitar por una línea descendente”, explicó el titular de la cartera de Salud durante una conferencia de prensa posterior a la reunión. Una de las señales más claras de la baja de casos la vieron en la menor cantidad de llamados al 148, un número que el gobierno bonaerense puso a disposición para que los ciudadanos puedan consultar por los síntomas que tengan.

De 1.365 casos que había en toda la provincia en la primera semana de diciembre, se pasó a 4.510 en la primera semana de enero. En la última medición, que incluye la segunda semana de enero, los casos pasaron a 4.215. La baja es reducida pero es importante. En el Gobierno prefieren hablar de “estabilización de los casos”, pero reconocen, por los mismos datos duros que existen, que la reducción se concretó.

En lo que respecta al sistema sanitario, el porcentaje de ocupación de camas de terapia intensiva se mantiene estable. En el Conurbano la ocupación es del 57% y de 42% en el interior. En toda la provincia hay ocupadas 1.830 camas de cuidados intensivos. De ese total, son 880 los pacientes que se encuentran internados afectados por el coronavirus.

blank
El cuadro confeccionado por el Ministerio de Salud que indica la baja de casos en la provincia de Buenos Aires

Kicillof dejó en claro que la baja de casos debe consolidarse para que sea realmente positiva. “Tomamos decisiones calibradas. Hacía falta volver a tensar los cuidados, que se habían relajado muchísimo”, explicó el gobernador, que resaltó que las medidas fueron efectivas y tomadas a tiempo. “Se hablaba de cerrar la temporada y restringir la circulación, pero hicimos algo menor que fue efectivo”, sostuvo.

El gobernador insiste en la necesidad de que los protocolos se cumplan. Se lo recalcó a los intendentes durante la reunión. Es clave que los controles de los municipios continúen. “Si las bajas se acentúan, vamos a poder flexibilizar de nuevo lo que hicimos más rígido”, sostuvo el mandatario, dejando en claro cuál es el camino a seguir en las próximas semanas.

Las medidas restrictivas se van a mantener hasta que se consolide la baja de casos. La cuenta es sencilla. Si los casos de coronavirus vuelven a crecer, habrá más restricciones. Si, en cambio, se reducen, se flexibilizarán las medidas restrictivas que se impusieron. El panorama es alentador pero para que vuelva a haber flexibilizaciones hace falta que la tendencia se consolide. El Gobierno tendrá esos datos la próxima semana.

Por Joaquín Mugica Díaz – INFOBAE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*