Zonal

Los rugbiers imputados hablaron en el juzgado y se mostraron indignados con la fiscal y los medios

blank

Los integrantes de la patota asesina fueron llevados a la sede judicial de Villa Gesell. Máximo Thompsen y Ciro Pertossi, los más complicados, no contestaron preguntas pero se quejaron del accionar de la titular de la UFI. No hubo muestras de arrepentimiento y uno adujo que otros presos los amenazan

Los rugbiers imputados por el crimen de Fernando Báez ocurrido el 18 de enero pasado en Villa Gesell rompieron el silencio este miércoles en la sede judicial y se mostraron indignados por el accionar de la fiscal y los medios de comunicación y uno de ellos adujo que otros presos los amenazan.

Hasta mediados de esta tarde, cuatro de ellos habían hablado, asistidos por su abogado, Hugo Tomei: fueron Máximo Thompsen, Ciro Pertossi, Enzo Comelli y Blas Cinalli.

Máximo Thomsen, el primero de los ocho rugbiers en declarar aseguró en su indagatoria que al momento de ser detenidos no tenía “ni idea de lo que estaba pasando”, acusó a la fiscal Verónica Zamboni de haberles “mentido en la cara” y que tanto él como sus amigos están “condenados por la sociedad” y “por los medios” de comunicación social.

Ciro Pertossi, otro de los rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell, aseguró en su indagatoria ante la Justicia que la fiscal le genera “desconfianza”, que están soportando “la presión de los medios” y que son amenazados por otros presos de la cárcel de Dolores que les dicen que los “pueden lastimar”.

Sin embargo, ninguno pidió disculpas, ninguno se quebró, ninguno accedió a responder preguntas. Todos ellos cuestionaron a Zamboni, dijeron desconfiar de ella, se quejaron de aparentes errores procesales en vez de hablar del crimen del que se los acusa y hasta pidieron la presencia del juez David Mancinelli como garantía.

Infobae publicó detalles de lo que dijo Thomsen  luego de que enumeraran la larga serie de pruebas en su contra, el paso típico antes de que un acusado sea indagado:

“Primero quiero saber si todo eso es lo que se me tenía que leer desde el primer día, que a mí no me explicaron nada el primer día, nos tuvieron ahí parados todos juntos sin explicarnos nada. Lo único que se nos explicó es que la noche anterior se le había entregado a una familia un pibe en un cajón… Nosotros no sabíamos nada. Y al no saber nada, nunca tener un antecedente penal, nosotros confiamos en la Justicia y después nos dimos cuenta que la fiscal nos mintió en la cara”.

Luego, Thomsen continuó: “Nos hizo pasar a firmar papeles en distintas oficinas, que esos papeles nos enteramos que decían que nos habían mostrado las fotos, videos y que nos habían explicado el hecho y en realidad no se nos había explicado nada. Yo había pedido tres veces que nos muestren el video para saber de qué se nos estaba acusando porque todavía no sabíamos que había pasado. Sólo sabíamos que había un chico fallecido y se nos negó a mostrar el video. Nos empezó a decir que no nos lo podía mostrar las tres veces que yo le pedí.

“Nos mintió que nos había mostrado el expediente y que se había leído y no era cierto. Nosotros nos sentimos muy frustrados por la Justicia. No se nos explicó nada. Nos dijeron cosas que no entendimos y nunca se nos dio el espacio para que nos expliquen qué era lo que estaba pasando. A nosotros nos condenó la sociedad antes que cualquier juez o fiscal. Nos condenaron los medios diciendo todo lo que supuestamente había pasado. Ellos tenían los videos y nosotros nos enteramos por nuestras familias el día de visitas ya privados de nuestra libertad. Nos enteramos todo lo que había pasado ese día porque nunca nos lo habían explicado”, continuó.

“Quiero que sepan que nosotros estamos dispuestos a declarar desde el primer día, pero como no entendíamos que es lo que estaba sucediendo, nos mintieron. En la fiscalía fue un trámite. Cómo era de noche se ve que la fiscal estaba apurada. No se nos explicó nada. Se ve que se quería ir. Nos mintieron para que nos vayamos más rápido. Siempre privados de la libertad, no podíamos comunicarnos con nadie”, siguió.

En ese momento la fiscal Verónica Zamboni le pregunta a Thomsen si va a responder preguntas en relación al asesinato de Fernando a lo que el detenido respondió: “No porque no confío en la fiscal porque se nos mintió desde el primer día. Voy a presentar un escrito”, finalizó.

Fuente: infocielo

2 Comentarios

  1. Indignados?????….naaaaa que barbaro!,los padres de estos mocosos deben ser peronchos o “nenes de papi y mami”consentidos…porque crear semejantes MONSTRUOS,ni personas son,evidentisimo de donde viene la mala educacion…

  2. mataron una persona tienen que asumirlo y hacerce cargo y dar lugar a la Justicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*