Política

Los pacientes de IOMA son de segunda

0013820008Hubo traspaso formal entre Scioli y Vidal. Un gobernador con su implacable sonrisa cínica e hipócrita recibió a la gobernadora electa. Scioli quería demostrarse distinto a CFK que ignoró a Mauricio Macri en la entrega de los símbolos del poder. Scioli fue todo falsa amabilidad, sabía que dejaba detrás suyo una provincia incendiada, sin recursos, con deudas, estafas y negociados por doquier.

El instituto médico asistencial de la provincia de Buenos Aires, no escapó a la pésima gestión de los ocho años del mandato de Daniel Scioli. En Mar del Plata el IOMA era monitoreado por el sospechoso diputado Rodolfo Iriart. Una paciente con intenso dolor de una rodilla, luego de las placas de radiografías convencionales, requirió de una resonancia magnética, para la cual el turno demoraba de 15/20 días aproximadamente.

Pero la razón no era que el instituto privado no tuviera disposición para una prestación inmediata, sino las demoras del IOMA en las autorizaciones y también en los pagos, con lo cual la paciente y el médico que la atienden no podían ir hacia un diagnóstico rápido que aliviara el dolor en primer lugar y luego iniciar un tratamiento para eliminar el mismo de manera definitiva o decidir si fuere necesaria una intervención quirúrgica.

Pero si el paciente desembolsara y tuviera disponibles $ 2.000 el turno para la resonancia magnética era inmediato de un día para el otro, o en cuestión de horas. El reintegro de la suma, en caso de abonarlo, se hace a los 15/20 días, cuando el IOMA aprueba, o tal vez no, la autorización para la práctica.

En síntesis, si el dinero en efectivo no está disponible, el paciente debe esperar 15/20 días, soportar el dolor, correr el riesgo que la lesión se profundice y/o se vuelva crónica, es decir convivir con el dolor, y además puede perder el dinero (que nunca sobra) de otros ingresos provenientes de trabajos precarizados, por hora, por tanto o por su cuenta.

Lo mismo le ocurrió a otro paciente con la misma indicación, pero en este caso más grave aún, ya que debía diagnosticarse sobre mareos súbitos, pérdida temporal de memoria y tendencia a desmayos. Mientras tanto aparecen casos de corrupción generalizados en el IOMA, prestaciones que no se cumplen, enfermos oncológicos sin medicamentos y toda la gama de ilícitos que pululan en la atención médico sanitaria de la Provincia.

Así funciona todo en la Provincia que heredó María Eugenia Vidal y que administró Daniel Scioli durante ocho años quien finalmente fue derrotado en las elecciones presidenciales. Escuelas y hospitales provinciales son un caos, colapsados, que funcionan en emergencia, cuando los sindicatos respectivos no están de paro.

Scioli provino de la revolución productiva y fue parte del relato de la titulada “década ganada”, una superposición de mentiras populistas que abraza el peronismo según como al chancho le vaya en la feria.

Un comentario

  1. Bueno después de 9 meses (un parto) la cosa sigue igual y seguirá imagino por el fin de sus días, usted dirá cual es el motivo? el estado es incompetente como servidor publico en este caso salud de trabajadores de la administración de la provincia. Los hospitales son un desastre porque el IOMA con idénticos actores que en el gobierno provincial seria deferente? No brindan seguridad ya todos sabemos lo que es la policía de la provincia, y es verdad que el peronismo no cambio después de tantos años de gobernar esta provincia, pero cuando la gobernaron los radicales en el 83 tampoco ni hablar de los milicos desde el 76 al 83, bueno el gobierno de la Alianza tampoco pudo cambiar esta triste realidad el estado como prestador es un fracaso y no creo que este gobierno de Vidal modifique la cuestión.