Zonal

Los Blanco Villegas venden la casona de Tandil en la que Macri pasó parte de su infancia

Tiene 423 metros cuadrados y piden 380 mil dólares
blank
Y sigue la descripción. «Cuenta con una superficie construida de 423 metros cuadrados y está emplazada en un lote de 12,85 metros de frente por 56,24 metros de fondo. Su diseño es de planta cuadrada, construida en dos niveles. Es importante destacar que la propiedad está en muy buen estado de conservación y mantenimiento, solo precisa algunos arreglos menores, por lo cual se puede prescindir de grandes inversiones. Se observan remodelaciones en los baños, calefacción por radiadores, agregado de alarma y otros detalles, pero nada opaca el estilo original, y agrega comodidad y funcionalidad a la casa».
Los Blanco Villegas, la rama materna de la familia de Mauricio Macri, pusieron en venta hace ya unos años la casona de la avenida Colón esquina Pellegrini, en el centro de Tandil, la ciudad en la que nació y en la que el Presidente pasó buena parte de su infancia. Allí vivieron sus abuelos, Debilio Blanco Villegas y Argentina Cinque, y nació Alicia Blanco Villegas, madre del jefe de Estado. El apellido materno del Presidente tiene una larga tradición en la localidad
Macri tenía una habitación en la plata alta de esa casona ícono de la ciudad bonaerense, según publicó el sitio web de la revista Noticias. Las imágenes del sitio de la inmobiliaria que promociona la casa dan cuenta del buen estado de la misma: la fachada y las paredes están en perfectas condiciones. Aún conserva muebles de la época. Se puede ver, de hecho, un televisor de la época.
La madre del Presidente es una de las propietarias de la casona, y también administra la estancia La Carlota en la que el líder de Cambiemos realizó la fiesta de casamiento junto a Juliana Awada, ante más de 200 invitados, en noviembre del 2010. Una noche que pudo termina con una tragedia después de que Macri se atragantara con un bigote falso en medio de su imitación de Freddy Mercury. Le salvó la vida el ex ministro Jorge Lemus, que logró sacarle el bigote con una migaja de pan.
En los últimos años, sin embargo, tanto como jefe de Gobierno porteño y ahora como jefe de Estado, Macri volvió a su ciudad natal para descansar algunos días durante varios fines de semana. Pero no volvió a pisar la casa de sus abuelos maternos. Sí lo hizo su madre en alguna oportunidad. El que la quiera debe desembolsar casi 400.000 dólares.

Los comentarios están cerrados.