Mascotas

Las aventuras de una nena y sus perros gigantes

Esta es la historia de una pequeña niña y sus dos perros gigantes.

Ruby Stoe tiene solo dos años pero logra manejar con facilidad a sus dos Boyero de Berna como una adiestradora de primer nivel. Los cachorrones, Biggie y Wooster, crecieron junto a Ruby y adoran jugar con ella.

“Estos perros son realmente buenos y pacientes. Realmente buenos para una familia”, contó el papá de Ruby, Craig Stoe al medio norteamericano ABC News y agregó: “Le enseñamos a Ruby a cuidarlos y quererlos con mucho cariño. Aprendió a sacarlos a pasar y ellos son muy pacientes ella. Cuando Ruby era un bebé solía acostarse sobre ellos durante horas”.

El primer bebé perruno de la familia Stoe fue Wooster y acaba de cumplir cuatro años. Tiempo más tarde llego Ruby, la primera bebé sin cuatro patas y que ahora tiene dos años y medio y ama jugar con sus hermanos peludos. Después llegó Biggie y, por último, Sonny: un bebito de nueve meses que todavía aprende a convivir con su numerosa familia.

“Mi mujer me decía que estaba loco y que ella no podía tener un bebé y un cachorro al mismo tiempo”, recordó Craig a ABC News. “Pero cuando Ruby tenía cinco meses, ella (su mujer) encontró a Biggie y lo adoptó de un criadero”.

La alegre familia disfruta sus aventuras por el Mill Valley, California y otras zonas.

“Nos encanta hacer trekking. Tenemos muy buenos recorridos y playas para hacerlo”, contó Craig sobre sus paseos en familia. Sobre su hija, Craig contó: “Ruby es una amante de los animales y de la naturaleza. Conoce a casi todos los perros en el parque y le encanta correr con ellos”.

Esta familia va cobrando su importancia en las redes y sus historias cada vez son más conocidas. En Instagram, los seguidores de la cuenta @BiggieandRuby ascienden a casi 17 mil. Craig dijo que lo único que le interesa hacer “es capturar todos esos lindos y locos momentos, no hay nada más detrás de ello”.

“Y las cosas que no logramos capturar y publicar son aún más divertidas y locas”, conto Craig y agregó: “Estamos bendecidos por tanto amor”.

La Nación

Los comentarios están cerrados.