Política

Las advertencias de Raúl Alfonsín sobre la colombianización de la política

El referente del Espacio de Pensamiento Alfonsinista (EPA), el ex concejal Mario Rodríguez, recordó una serie de consideraciones hechas 25 años atrás por el ex Presidente Raúl Alfonsín.
“Quienes seguimos las ideas de Raúl Alfonsín solemos recurrir a su pensamiento, reflejado en libros, artículos, discursos y conferencias, en las cuales ha quedado plasmado con claridad. En estos días, recordamos una entrevista periodística reflejada en el Diario El Tiempo de Colombia, el 23 de noviembre de 1996, que tiene una vigencia asombrosa ya que parece referida al presente de nuestro país, y en la cual advierte sobre tres temas de absoluta actualidad, como son el narcotráfico, la deuda externa y el neoconservadurismo”, expresó Mario Rodríguez, sobre un fenómeno que se vive en la actualidad pero que ya observaba el presidente de la Nación, con la anticipación de un estadista hace casi tres décadas.
Sobre el narcotráfico, Raúl Alfonsín afirmaba: Al narcotráfico si le tengo miedo, porque ha cobrado fuerza en el último tiempo. La Argentina se consideraba hasta hace unos años un país de tránsito, pero no de consumo. Creo que ahora empieza a observarse un incremento fuerte de consumo, lo que obliga a tomar las medidas pertinentes para evitarlo”.

Acerca del problema de la deuda externa, el primer Presidente de la recuperación democrática expresaba: “¿Cuál es la situación de nuestros Estados, hemos logrado algo de independencia frente a los Estados Unidos? Casi es un eufemismo hablar de independencia, porque el problema de la deuda nos ha hecho muy vulnerables y más dependientes; en consecuencia muchas de las decisiones que son importantes para nuestros países, no se toman dentro de nuestros países, sino en centros financieros, que por la deuda externa tienen un control muy grande sobre las posibilidades de llegada de capitales o de inversión. Además la globalización de la economía nos hace más vulnerables, globalización de la economía que para nosotros no ha significado apertura de mercados, sino más bien movimiento de capitales financieros, que llegan a nuestros países, no con el propósito de hacer inversiones genuinas, sino de jugar a la bolsa en este gran casino universal que se ha inventado”.

En lo que constituía una crítica más a las políticas neoconservadoras, y que tranquilamente podría ser una descripción del macrismo, Raúl Alfonsín sentenciaba: “Estamos sufriendo un problema de crisis, que sufrimos en general en el continente, que yo deploro porque creo que se aplican políticas que no son correctas, muy en el ámbito de los requerimientos que nos hacen los organismos internacionales de crédito, dentro de una concepción global que hemos calificado generalmente como neoconservadora. No creemos que corra ningún riesgo la democracia, pero todos sabemos lo difícil que es manejarla cuando se producen contrastes sociales importantes o dificultades en el aumento de la desocupación o precarización del salario”. 
A pesar de ello, Alfonsín se reivindicaba partidario de una democracia social, de elaborar una modernización del llamado Estado de Bienestar, y se manifestaba confiado en aquellos que estaban indicando la necesidad de evitar el contraste social, que hubiera más justicia social, propiciaba la reforma agraria, mejor distribución del ingreso”, confrontando “con las tesis neoconservadoras de Estado Mínimo, de la democracia elitista, del mercado como nuevo fetiche al que hay que respetar absolutamente”
Mario Rodríguez
Espacio de Pensamiento Alfonsinista (EPA)
 

 

..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*