Ciudad

La versión de Demarchi sacudió la audiencia

20151103171524_gustavo_demarchiSe reanudaron las audiencias del juicio, a Sala llena para escuchar al Dr. Gustavo Demarchi, quien habló de todo: del fiscal Adler; de los jueces Falcone, Portella, Parra, del fiscal Kishimoto, de varios testigos, montoneros del gobierno kirchnerista, enumerando punto a punto lo que él llama ¨las causas de esta causa¨. A pesar de interrupciones del fiscal Adler y de murmullos por un evidente malestar de algunos oyentes, pudo desplegar un esclarecedor discurso que molestó a algunos y sorprendió a todos.

“Este es un proceso circular, empieza y termina en el Tribunal Oral Federal¨ comentó y acotó que “fue armado por el TOF quienes llevaron adelante los juicios por la verdad de forma irregular ya que era competencia de la Cámara Federal de Apelaciones. Esa Cámara empieza el juicio por la verdad y yo me presento, y me aceptan como querellante, en virtud del secuestro que sufrí durante el golpe¨.

Prosiguió diciendo que “por una serie de hechos irregulares contrarios a derecho, es el único caso en todo el país. El TOF se queda con los juicios por la verdad y lo primero que hacen es revocar mi designación como querellante incumpliendo la ley. En ese juicio todo el objetivo era tratar de vincularme a mí con una organización política a la que nunca pertenecí y para ello criminalizaron mi amistad con el Dr. Piantoni”.

Sobre esto explicó que «sólo los montoneros pueden criminalizar la amistad, ya que para ellos todos son lo mismo, ellos tienen sus ideas, y sus familiares y amigos deben pensar como ellos».

“Los miembros del tribunal se convierten en acusadores y cuando los testigos se equivocaban, ellos los corregían. Por eso y mucho más, supe que era una persecución política y por eso decidí buscar asilo político”, agregó.

“Otra irregularidad se dan –explicó Demarchi- cuando el juicio pasa a primera instancia, ya que pasa a un juez irregular que era secretario”, se refiere al Dr. Pradas, quien además fue cliente del declarante al igual que lo fue la esposa del Dr. Adler y otros hombres de la justicia.

Asegurando que Pradas me dijo: “mirá Gustavo, para mi ser juez es todo y la condición para eso que baja del gobierno por medio de Falcone es que te tengo que procesar¨. ¨El kirchnerismo no paga traidores y Pradas volvió a ser secretario”.

En referencia a ello, Demarchi contó que Pradas le dijo al Dr. Barbieri indignado, que “lo habían traicionado ya que él había metido preso a Demarchi y que a pesar de eso no lo habían nombrado juez”.

La testigo Massid, en su declaración, aseveró algo similar. Esta testigo contó que Darío Díaz del programa de protección a testigos le dijo que Pradas necesitaba de su declaración para ser nombrado juez. Párrafo aparte merece este personaje, Darío Díaz, quien según contó la ex secretaria de Néstor Kirchner, Miriam Quiroga, fue amenazada por él luego de que ella diera una nota al periodista Jorge Lanata.

A propósito de esta testigo, Demarchi destacó: “Massid dijo que la viuda de Piantoni pidió venganza, ¿a quién le pidió venganza? me imagino que a Demarchi”. “Pero Massid no fue al velorio, eso supuestamente se lo dijo un delincuente que fue Carlos González, su marido”, añadió 

Por su parte, “al testigo Soares yo lo acusé por la ley 20.840 y fue condenado, no puede ese testigo acusar a quien lo metió preso, y además, declaró tres veces tres cosas distintas y nadie del tribunal lo acusó de falso testimonio”.

En cuanto a la supuesta asociación ilícita, dijo Demarchi, que “no pudo este delito ser probado a lo largo de las audiencias, dijo que no hubo un sólo testigo que pueda acreditar que CNU era una asociación ilícita”.

Precisando que “ser parte de hechos que son ciertos y que luego de varios procesos, de dichos de terceros, de tomar como sinónimos palabras que son opuestas y otras irregularidades, se sacaron conclusiones falsas”.

Asimismo, señaló que “los fiscales incumplieron las directivas del procurador para llevar adelante esta persecución, no solo violaron leyes sino también su propia actividad y las mismas disposiciones que ellos citan, y eso es prevaricato. Incluso contrarían disposiciones expresas en la Convención de Viena”.

Y recalcó que ¨todo esto ha sido violado por un interés mezquino: la venganza, conformando una sociedad paraestatal como es Justicia Legítima, intelectuales orgánicos al servicio del régimen más corrupto que conoció la argentina: el Kirchnerato. Ni justicia ni legítima¨.

Para apoyar esto, habló de la teoría del ¨Führer Prinzit¨ del jurista de Hitler, Karl Schmidt. Mismo principio que se encuentra en el Stalinismo que dice que el principio de legalidad es un prejuicio burgués, es decir, que ¨los nazis, los stalinistas y los kirchneristas tienen el mismo principio, en esta causa el Führer es Falcone, quien reconoció las causas de esta causa¨.

¨En una entrevista dijo Portella que llevaban la pesada mochila de ser kirchnerista, y vaya que es pesada esa mochila si fue el gobierno más corrupto de la historia Argentina. Tomaron la causa de los Derechos Humanos con fines políticos para cubrir las atrocidades de corrupción del presidente Kirchner”, disparó Demarchi.

Otra de las ¨causas de esta causa¨, según adujo Demarchi, es que él lo denunció a Falcone ante el Consejo de la Magistratura, y de hecho, él también se opuso a su designación como juez cuando Demarchi era asesor del Senador Molina.

Aquí hizo referencia al episodio por el cual desaparecieron cantidades enormes de cocaína de la bóveda del TOF. “Iban a quemar cocaína que no existía y devolver a la calle la droga secuestrada”,  precisó.

Por otro lado mencionó otro episodio que relaciona a los miembros del TOF Falcone, Portella y Parra, con el narcotráfico, y se dio cuando “hubo una serie de allanamientos que lograron dar con grandes cantidades de droga y armas en poder de peligrosos narcotraficantes, en esta oportunidad los jueces del TOF declararon nulos dichos allanamientos”, declaró. Y agregó que “todo esto hizo daño a los jueces del TOF y yo provoqué ese daño”.

Retomando el tema de este juicio dijo que “ningún testigo lo ubica en los hechos investigados, que solo se basan en su actuación como fiscal pero que en ese momento las funciones del fiscal eran muy distintas a las actuales y que se regían con un Código diferente”, añadiendo que “los fiscales que le sucedieron no hicieron nada para investigar esos mismos crímenes y que ni siquiera el Dr. Adler hizo nada para averiguar quienes cometieron esos asesinatos.

Por otra parte hizo referencia a los testigos, “Casales es un instructor de testigos, incluso se lo pudo ver increpando a testigos junto con un grupo de gente asistente al juicio”. Este junto con Soares dijeron que Demarchi se había entrevistado con el Sr. Elizagaray para advertirle sobre su hijo. El tema es que luego declararon lo mismo los hermanos de ¨Pacho¨ Elizagaray, pero esta vez pusieron la advertencia en boca del Coronel Valín quien fuera jefe de inteligencia del ejército y quien participó del asesinato del Prats junto con el terrorista Ciga Correa quien fue defendido, justamente por Roberto Falcone. En uno de sus libros Horacio Verbitsky dijo que los abogados que defendieron a Ciga Correa eran abogados de la C.I.E.
El hermano de Elizagaray dilucidó que Valín le advirtió a su padre porque su hijo estaba en una ¨lista¨ y que esto fue previo a la muerte de Piantoni “¿A quién debemos creerle?”, se preguntó Demarchi, ¿a Casales y Soares o al hermano del difunto?”

En cuando a Alberto Dalmasso, complementó que “fue reconocido por el mismo, que era miembro de CNU y que estuvo vinculado a un colaborador de López Rega”, y dijo Demarchi, que “lo fue a ver a Piero Asaro para llevarle un mensaje de parte de Falcone para inculparlo a él y que si hacía esto, Asaro, podía quedar desvinculado de la causa. Lo mismo hizo con otro imputado, Mario Durquet, a quien invitó a cenar para trasmitir tan espantoso mensaje. “Otra vez la figura del Fürer. Eso quedó demostrado en el careo que tuvieron Dalmasso y Asaro. Y que además en ese momento Dalmasso confesó haber cometido el delito de obstrucción a la justicia”.

¨Massid -por otro lado- ratificó que otra testigo, Susana Salerno, la llevó al club náutico en donde estaba el fiscal Adler para hablar sobre esta causa. Eso es una irregularidad gravísima.

En otro momento de la declaración, reafirmó que Falcone le dijo “que otro testigo iba a declarar lo mismo que ella ¿Cómo podía Falcone saber que otro testigo iba a declarar lo que ella aún no había declarado?¨ añadiendo a renglón seguido “se demuestra que hay una asociación ilícita, lo mismo hicieron con el fiscal Campagnoli y con tantos otros, a mí me metieron preso”.

Más adelante, se refirió al asunto del Habeas Corpus en favor de Luis Salerno, y los hechos que desmienten al testigo y a la fiscalía en cuanto a la actuación de Demarchi como Fiscal. “El testigo Bataglia dijo que una mujer (ya fallecida) aseguró que lo vio a Demarchi en el GADA en una fecha en la que ya quedó demostrado que Demarchi se encontraba en Salta con su esposa, sus hijos, la viuda de Piantoni y dos hijos de esta”, reveló. “Es una constante, en este juicio, que hablen los muertos”, continuó.

El testigo Hecker declaró dos cosas contrarias y se quejó en su declaración del dictamen del fiscal Demarchi con agravantes por infracción a la ley 20.840 por alzarse en armas contra un gobierno constitucional. ¨Mi agravante esta ratificado en el fallo del Juicio a la Juntas, allí el tribunal que juzgó a los comandantes me dio la razón¨, advirtió.

La testigo Selva Navarro habló de una supuesta reunión en la que habrían participado cinco personas. “Tres de ellas están fallecidas, las otras dos somos ella y yo”, sostuvo Demarchi, y agregó que “la testigo miente descaradamente”. En cuanto a  Gasparini aclaró que “es un delator, ya que estuvo preso en la ESMA y salió libre”.

Susana Salerno afirmó que fue al velorio de Piantoni que lo vio a Demarchi y que este le dijo “mira lo que nos hicieron”.Pero en esa época no conocía a Susana Salerno. Además la testigo mostró desconocimiento en relación a la ubicación del local de la CNU próximo a la funeraria Sampietro. Por otro lado, esta misma testigo apoyó explícitamente a Demarchi en su candidatura en 1983 junto con Pablo Vacante quien reconoció estar enemistado con él”, indicó.

En las declaraciones por escrito de los jueces defensores de la oralidad: Falcone y Portella, manifestaron que Demarchi había efectuado demandas civiles y pedidos de juicio político contra ellos. “Es cierto”, alegó Demarchi y habló de las querellas que efectuaran contra el periodista José Luis Jacobo. ¨Ellos perdieron esas querellas porque se comprobó que lo que había dicho el periodista Jacobo era todo cierto, y no como decían ellos que perdieron por alusión a la libertad de prensa”, sentenció.

“Denuncié a Falcone por encubrimiento. Un ex policía de apellido Giordano declaró ante el juez Garzón que Ullua y De La Canale se llevaban un estudiante por la fuerza, pero Falcone me demanda a mí diciendo que un empleado de Demarchi y otro llevaban por la fuerza a un estudiante. En esa denuncia se está encubriendo a De La Canale. Mi denuncia la llevaba el juez Inchausti, el fiscal pidió el archivo y el juez hizo lugar sin investigar. Quieren endilgarme a mí las acciones de Ullua. Con esto se entiende porqué De La Canale se enfermó justo antes de venir a declarar”, sumó. 

Demarchi, sostuvo también que “pedí la nulidad de la requisitoria antes de que se pida la requisitoria para demostrar que me tenían en comunicación de lo que hacían Pradas, Peres y Adler”. Y continuó “he sido conjuez de la Cámara Federal. Hubo una causa por narcotráfico de éxtasis vinculado al ministro Alak, las pericias demostraron que efectivamente se trataba de pastillas de éxtasis pero el TOF de Falcone, Portella y Parra realizaron nuevas pericias y mágicamente el éxtasis se había transformado en aspirinas”.

Consultado por Francisco “Pancho” Rioja, describió que “en la cárcel de Marcos Paz compartió pabellón con hombres de la marina y que ellos le dijeron que este individuo era un informante de Falcone. También allí conoció a “Pipi” Pomares quién le contó orgulloso que él fue el chofer quien sacó escondido en el baúl de un auto a Aníbal Fernández cuando éste era intendente de Quilmes. Además que Aníbal Fernández designó a Falcone como asesor de una comisión de despenalización de la droga. En otra oportunidad el mismo Fernández ante una denuncia de la diputada Carrió, acusándolo de jefe del Narcotráfico, propuso como prueba de su buen concepto a Falcone”.

“También denuncié que a los 40 años de creación de las FARC el señor Soares efectuó unas palabras. Como es sabido, luego de la caída del muro de Berlín, las FARC se financiaron con el tráfico de drogas. Se demuestra que las FARC son terroristas y que tienen vínculos con las Madres de Plaza de Mayo. Le presenté la denuncia a Adler quien la elevó a la UFIDRO. Luego volvió a Adler quien se vio cuestionado por las Madres de Plaza de Mayo¨, denunció.

Luego respondió preguntas de las querellas y de la fiscalía que realmente dieron un espectáculo tristísimo que daba vergüenza ajena, ya que no pudieron en ningún momento, ayudar en lo más mínimo a la parte acusadora. De modo que finalizaron el interrogatorio al poco tiempo de comenzar.

Para finalizar, Demarchi solicitó al tribunal, que atento a que con toda la prueba aportada no se había podido probar el carácter de lesa humanidad de estos crímenes, decretaran prescriptos los mismos.  Esta es una facultad que tienen los miembros del tribunal para resolver en cualquier etapa del juicio.

Ninguno de los abogados de las querellas ni de la fiscalía emitieron oposición a este pedido que quedará para resolver en la siguiente audiencia.

Rodrigo Asaro

Los comentarios están cerrados.