Opinión

La Inseguridad Como Condicionante

En este statu quo nos sumergió la improvisación de quienes nos gobiernan, haciéndonos patentes los problemas pero sin mostrarnos el trabajo necesario para encausar las soluciones.

Esta falta de ideas para el desarrollo de políticas sustentables se vuelve particularmente sensible cuando hablamos de seguridad, ya que la integridad física, la vida y el dolor de los seres queridos es lo único que no admite reparación efectiva, pero es extensible a cualquier aspecto que hace a la vida comunitaria.

La inseguridad es un tema muy complejo que se puede resolver si se aborda el tema con seriedad y políticas que se mantengan en el tiempo. Pretender enmascarar la solución de la inseguridad con agentes en la calle y helicópteros es tan ridículo como maquillar la pobreza con planes sociales; ambos remedios solo afectan parcialmente la coyuntura y no logran erradicar estos males.

Recuerdo en este momento palabras de Sarmiento, quien hace más de cien años decía que el crecimiento no hace una Nación sino una factoría, siendo necesario para construir una Nación añadir Educación y Justicia a la ecuación.

Pues bien, es claro que prefectos y helicópteros (y móviles y equipamiento y …) son necesarios para enfrentar el problema pero no puede verse en ellos la solución definitiva. Por el contrario, la solución vendrá de la mano del Trabajo, de la Educación y de la Justicia, tres valores/actividades que enaltecen al ser humano.

Claro que esto es una condición necesaria aunque no suficiente, ya que la posibilidad de alcanzar un estándar de seguridad que permita la vida en “paz” será viable siempre y cuando exista la decisión política firme e inquebrantable de hacerlo, con el compromiso en este sentido de los vecinos que fueron honrados con la representatividad del resto de los vecinos.

Luego de las elecciones advertimos con sorpresa que descubrieron que el Parque Industrial General Savio poseía falencias, cuando dicho aspecto fue señalado hace más de seis meses por la filial local del Movimiento Productivo Argentino. Sin embargo omitieron su principal deficiencia: no alcanzan a ver que es un elemento apto para el desarrollo productivo regional y con ello alcanzar la verdadera redistribución del ingreso a través del trabajo de los vecinos/electores.

Indago un poco más: ¿y el Puerto? Este espacio olvidado de la ciudad, que quiere ser visto más como un centro gastronómico y de recreación que como una fuente inagotable de actividad productiva, que ha permitido surgir varios candidatos (algunos electos, otros no) hoy está olvidado y funciona con el canal secundario averiado, que a alguno debe alegrar ya que permite que la costa marplatense se ilumine con barcos que no pueden ingresar (me refiero a los poteros que “hicieron noche” anclados).

Por esto, y mucho más que excede el rigor de estas líneas, es que debe convocarse a un diálogo franco y constructivo con todos los sectores en pos de permitir la elaboración de políticas que trasciendan los dos años coyunturales que pasan tras cada elección para así terminar de construir una ciudad “vivible”. –valga el neologismo.-

Esta es la realidad de una Mar del Plata que puede y debe cambiar por las potencialidades que están “a mano”, asegurando que los vecinos que cada dos años son electores puedan transcurrir sus días sin condicionantes externos a la verdadera dificultad de la vida: vivir.

Por Christian Lence

Un comentario

  1. Héctor E. Domínguez

    Excelente nota. Suscribo en su totalidad lo expuesto por el Dr. Lence