Política

Joaquín De la Torre bolilla negra entre ministros nacionales y provinciales

blank

Típico de los alcahuetes que abusan de su condición, el ministro de Gobierno Joaquín De la Torre, un barón del conurbano e intruso en CAMBIEMOS, cayó en la torpeza de meterse en la puja entre ministros de la Casa Rosada y de la Gobernación de Buenos Aires.

De la Torre es un selectivo informante del diario La Capital y huésped de los hoteles NH Provincial y Hermitage de nuestra ciudad, hizo declaraciones que afectaron nada menos que al ministro Octavio Frigerio, quien goza del más elevado índice de aprobación dentro del elenco de ministro del presidente Mauricio Macri.

Pero además de torpe, De La Torre desoyó precisas instrucciones de no agitar las aguas, frente al desarrollo del tratamiento del presupuesto 2019 en el Congreso de la Nación. Más que nunca la denominada Ley Madre, es de rigurosa aprobación frente al FMI, ya que es una condición que permitió al país salir de la corrida cambiaria. Además, es una ley clave para revertir la caída de la imagen presidencial para intentar conservar sus chances de ser reelecto.

Ya De la Torre goza de la inquina de sus pares del gabinete provincial – según nuestras fuentes irreprochables – que nunca lo aceptaron como propio y lo miran con desconfianza ya que como antecedente tiene un sinuoso camino dentro del justicialismo en todas sus versiones, duhaldista, sciolista y kirchnerista, entre otros, Se le asignó la misión de practicar una de sus especialidades: la traición y así salió a cooptar peronistas de toda calaña, entre ellos el bueno para nada de Lucas Fiorini, quien mágicamente apareció como senador provincial.

Esta vez, el amateurismo evidenciado, dejó seriamente comprometida a la mismísima gobernadora María Eugenia Vidal, quien tuvo que recomponer la línea de armonía política entre Balcarce 50 y la gobernación, a tal punto que se dispuso una serie de actos para superar el pésimo trance vivido en este crucial momento.

Es muy probable, que el exabrupto que cometió sea el eco de lo que realmente escucha entre sus pares en La Plata. Y en el exceso de entregar algún título al medio gráfico del monopólico multimedios marplatense, le pegó de lleno a Rogelio Frigerio, el ministro más político que tiene el presidente de la Nación.

De la Torre había tenido recientemente otro pico de protagonismo directo e indirecto, cuándo se conocieron detalles de cómo viven en barrios de la Municipalidad de San Miguel, de la cual es intendente desde 2007, ahora en uso de licencia para ser ministro. Fue en oportunidad del atroz asesinato de la pequeña Sheila, que dejó al desnudo la conexión existente entre el submundo del narcotráfico vinculado a poblaciones humildes y escasos recursos en San Miguel.

El tratamiento de la respectiva información, contiene datos precisos en la nota que publica Ignacio Ortelli, en el diario Clarín, la cual transcribimos textualmente:

“La gobernadora acusa a funcionarios de Nación de no haber defendido los fondos de la Provincia. Pero busca bajar el tono a la pelea.

María Eugenia Vidal sabe que no es momento para que se reaviven internas dentro del Gobierno. Más cuando Elisa Carrió parece haber decidido bajar el nivel de tensión en su reclamo a Mauricio Macri para que saque al ministro de Justicia, Germán Garavano. Por eso, la gobernadora bonaerense decidió mostrarse en menos de 24 horas con dos de los funcionarios más importantes del Presidente con quienes se dijo que estaba enfrentada: el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. 

El encuentro con Peña fue ayer, en el marco de la reunión de Gabinete provincial que encabezó Vidal en La Plata. Hasta allí fue el jefe de ministros de la Nación, para cumplir con la invitación que le extendió la gobernadora bonaerense días atrás luego de que -contra su voluntad- trascendiera públicamente su malestar ante las últimas decisiones de la Casa Rosada.

No sólo por los 19 mil millones de pesos que, según considera, la Nación debe desembolsar para actualizar el Fondo del Conurbano, sino por la toma de decisiones sin consulta previa, el manejo de la última crisis y, por último. el desarme de la mesa política. Todos cuestionamientos dirigidos hacia la conducción del jefe de Gabinete.

Peña, siempre cuidadoso de no alterar su rutina por lo que se dice en los medios o rumores de la política, enmarcó su visita a Vidal como parte del intercambio con los distintos Gabinetes de Cambiemos, metodología que había inaugurado cuando visitó al equipo del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

blank

 

La otra foto que se sacará Vidal obedeció a un exabrupto de uno de sus ministros, Joaquín de la Torre (Gobierno), quien este martes sorprendió a la propia gobernadora y al jefe de Gabinete, Federico Salvai, con una dura embestida contra el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

“No es razonable que los dineros que generan los bonaerenses los reparta el ministro del Interior con los gobernadores a espaldas de la provincia. No creemos que eso esté bien. Entendemos que la provincia ha sido discriminada en los últimos años”, disparó De la Torre, ante  matutino marplatense, en una declaración que desde la Provincia, ante la consulta de Clarín, se encargaron de desautorizar: “No avisó que iba a salir con eso, no representa el espíritu de lo que pensamos”, cruzaron con dureza, al ex intendente de San Miguel.

La aclaración no respondió a que Vidal y Frigerio sean amigos, ni mucho menos. El vínculo entre otros lejos está de ser óptimo, pero tampoco atraviesa su peor momento. Incluso, el propio Salvai ha destacado en reuniones privadas con dirigentes de Cambiemos el esfuerzo del ministro político para encontrar consensos para el Gobierno, más allá de las diferencias por el reclamo económico.

Por eso, luego de que se conocieran los dichos de De la Torre, quien -como expuso este diario semanas atrás- era uno de los ministros apuntados por no salir a defender la gestión en los medios; Vidal decidió contactarse con Frigerio y juntos trazaron un acto para hoy. El objetivo del encuentro, una recorrida por la obra en la planta potabilizadora de AySA en Dock Sud, no es otro que mostrar señales de unidad y acallar los dichos de De la Torre.

blank

Igual, el ex intendente de San Miguel no se salvó del enojo de la gobernadora. Y, además de retroceder, elogió a Frigerio, “porque consigue que el Gobierno tenga el Presupuesto”. “El ministro del Interior hace muy bien su trabajo. El problema no es él. El problema es un sistema que lo pone a él a repartir todos los años los impuestos. Y ahí es donde la provincia queda muy golpeada, porque es la que más genera”, sostuvo a Canal 26.

Vidal basa su reclamo para que se actualice el Fondo del Conurbano en parte de lo que expone De la Torre, aunque no pretende una confrontación mediática. Más: Salvai pidió a sus funcionarios que eviten presionar al Gobierno durante el tratamiento por el Presupuesto y legisladores nacionales por Buenos Aires frenaron la presentación de un proyecto por ese tema. La intención es bajar el tono a la disputa, con la expectativa de que, una vez aprobada la ley, Macri firme un DNU otorgándole una partida extraordinaria a la provincia.

Los comentarios están cerrados.