Ciudad, Información General

Hoteleros y gastronómicos en Mar del Plata con todos los síntomas de fase terminal

blank

La idoneidad de Matías Lammens ha quedado bajo la lupa, ya que mientras que declara su debilidad por Mar del Plata, está mandando a la quiebra a la hotelería y gastronomía de esta ciudad, que son una columna excluyente del sector de la producción local.

  Lammens es el ministro de Turismo de la Nación y es el funcionario de Alberto Fernández que declaró el mayor patrimonio del gabinete nacional, no obstante carece de las atribuciones suficientes para atender la situación de quiebra que viven las empresas que giran bajo su órbita.

  Se entiende que debido a su cómoda posición económica, Lammens no altera su actitud y aptitud para ir al rescate de quienes componen la Asociación Hotelera Gastronómica de Mar del Plata, que de acuerdo a un comunicado difundido anoche no encuentra interlocutores válidos para hallar una puerta de salida a la crisis que atraviesa. A Lammens no le atiende el teléfono su par de gabinete, el ministro de Salud Ginés González García, y así dan cuenta desde la AFA, la Asociación Argentina de Tenis y el remero rebelde Ariel Suárez.  Los cuales sin dudas no constituyen datos menores en el tratamiento de una emergencia de esta envergadura.. .

 

Con el titulo  INCIERTO FUTURO DEL SECTOR HOTELERO GASTRONÓMICO

La AHG manifiesta textualmente:

 “La ASOCIACIÓN HOTELERA GASTRONÓMICA DE MAR DEL PLATA recepta diariamente la honda preocupación de sus asociados en referencia a la actual crisis del sector producto de la pandemia COVID-19”.

“Los establecimientos hoteleros y gastronómicos de la ciudad se encuentran atravesando un momento de nula o ínfima actividad con las severas consecuencias que ello acarrea”.

 “Debe sumarse además la falta de acompañamiento de los gobiernos demorando el dictado de una Ley de Emergencia Turística a pesar de encontrarse totalmente configurada la situación prevista en la Ley Provincial 14.209 y haberse realizado desde la institución diversos pedidos y proyectos al efecto”.

“Las empresas están generando hoy deuda impositiva ante la imposibilidad de afrontar las tasas e impuestos devengados debido a la paralización de la actividad y de los cuales no se encuentran eximidos a pesar del cierre impuesto a los establecimientos.  Las aperturas parciales no resultan suficientes  para afrontar dicha carga. La deuda acumulada se contrapone a la necesidad de invertir en capital de trabajo a efectos de adecuar los negocios a la nueva realidad”.

“Se añade a ello la disminución constante de los ATP que otorga el gobierno nacional y las dificultades, que mes a mes, se agregan para percibir los mismos resultando para los empleadores de la actividad prácticamente imposible afrontar las obligaciones contraídas”..

 “El futuro es totalmente incierto y no hace más que agravar la subsistencia de las empresas creadoras de más de 30.000 puestos de trabajo directo. En nada ayudan las recientes declaraciones de funcionarios provinciales respecto a la posible inexistencia  de la próxima temporada de verano donde se ha soslayado la obligación legal que respecto a los trabajadores temporarios recae sobre los empresarios del sector”.

 “Los establecimientos hoteleros y gastronómicos de la ciudad han agotado su posibilidad de financiamiento. No se avizoran mecanismos de salvataje para la actividad  encontrándose  ante la triste alternativa de disponer su cierre definitivo”.

 “La imposibilidad de hacer frente a  la cargas fiscales,  deja expuesta la necesidad imperiosa de avanzar con una REFORMA DEL SISTEMA TRIBUTARIO ACTUAL que castiga hace décadas a nuestro sector”

Los comentarios están cerrados.