Ciudad

Gonella: “De nada sirve identificar el lavado de activos si no decomisamos los beneficios del delito”

01 - Carlos GonellaEl fiscal general a cargo de la Procelac participó de una capacitación sobre este delito trasnacional. Con presentaciones interdisciplinarias, se apostó a trabajar en equipo con fuerzas de seguridad, organismos de fiscalización y colegios profesionales.

En un concurrido curso de capacitación sobre lavado de activos, el fiscal general a cargo de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), Carlos Gonella, puso de relieve la “necesidad de políticas institucionales, capacitación, fortalecimiento y compromiso para perseguir este delito”. Por su parte, el fiscal federal coordinador del Distrito Mar del Plata, Daniel Adler, fue el encargado de la apertura de la jornada: “No se trata solamente de perseguir al delito. Una política eficaz debe complementarse con el reintegro de activos a través de investigaciones de lavado”.

En este sentido, puso en valor la actividad desarrollada por la Procelac en materia de investigaciones sobre criminalidad económica al considerar que “en estos tiempos, se pega donde duele, que es la ganancia que deja el delito”. Y si bien reparó en que el número de condenas aún es bajo, mencionó que las causas abiertas son numerosas.

A su vez, Adler destacó la necesidad de que los empleados del Ministerio Público Fiscal se entrenen a trabajar en equipo, no solamente hacia dentro del MPF, sino también con los agentes encargados de la fiscalización, la investigación y los reportes. “Necesitamos de estos cursos, estar en contacto a la luz de lo que se viene”, señaló. Y concluyó: “Un mundo más equitativo, donde la ley penal no recaiga siempre sobre los que menos recursos tienen, es aquel en el cual las acciones más disvaliosas son castigadas. A eso apuntamos al desarrollar política criminal contra el lavado de dinero”.

La jornada se desarrolló en instalaciones de la Universidad Caece y contó con la presencia de representantes de Administración Federal de Ingresos Públicas (AFIP), la Aduana, la Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires (ARBA), la Delegación Mar del Plata del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Provincia de Buenos Aires, el Registro de la Propiedad Automotor, el Colegio de Abogados y el Colegio de Escribano y efectivos de fuerzas de seguridad como Prefectura Naval Argentina, la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y la Policía Federal.

Estrategias para investigaciones complejas

Durante el encuentro, se abordó el marco teórico sobre la criminalidad económica, se expusieron técnicas y estrategias de investigación compleja y se dio cuenta de los sistemas de entrecruzamiento de datos para combatir el crimen organizado y la viabilidad de poder utilizarlos. En este sentido, Gonella expuso sobre el Sistema de Análisis Integrado Patrimonial y Relacional de Actores (SAIPRA), desarrollado por el Área Técnica de la Procelac.

A su vez, el titular de la Procuraduría especializada repasó la adecuación de las técnicas de investigación que llevó adelante la dependencia del Ministerio Público a su cargo para cumplir con las recomendaciones y estándares del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI). En la estrategia internacional de lucha contra este delito, en la esfera represiva se aborda la tipificación penal de toda conducta que pueda calificarse como lavado de activos, y la regulación y ampliación del decomiso de las ganancias derivadas de la actividad delictiva. Dentro de la prevención, la imposición de deberes de colaboración a sujetos privados con base en la regla “conocer al cliente”.

En relación al decomiso de los beneficios obtenidos por actividades ilícitas, el titular de la Procelac –junto al coordinador del área Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo de la Procuraduría, Juan Argibay Molina- subrayó: “de nada sirve identificar las maniobras de lavado si no llegamos a identificar y decomisar los beneficios de los delitos cometidos. Los delitos graves se cometen para sacar un rédito económico: hay que ir por eso”.

En este sentido, Gonella refirió que en los tres años que lleva en funcionamiento la Procelac, ya se secuestraron más de cinco mil millones de pesos. Y ante ello, planteó la importancia de rever el régimen de bienes incautados hacia una finalidad social, que actualmente se derivan al presupuesto de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Definición y evolución del lavado de activos

Durante la capacitación, Mateo Bermejo definió al lavado de activos como “un proceso más o menos complejo (dependiendo de las circunstancias) que trata con bienes de origen delictivo y que tiene la finalidad de incorporar dicho bienes en la economía legal”.

Además, repasó la evolución de las estrategias de lavadores: mientras que en los años ’70, el lavado era monetario, por la utilización de dinero en efectivo; en los ’80 el lavado fue básicamente bancario, a través del uso del sistema bancario. En los ’90, en tanto, estaba caracterizado por la utilización del sistema financiero global, en sector bancario, de seguro y mercado de valores.

En el siglo XXI se habla de lavado extra financiero, de acuerdo a la utilización de sectores no necesariamente financieros, como el sector comercial y de servicio, el inmobiliario, el sector de casinos y juegos de azar, joyas y obras de arte. A su vez, el delito puede incluir la participación de abogados para la conformación de sociedades, de notarios por posibles inversiones inmobiliarias y de contadores para el desarrollo de estrategias de inversión más sofisticadas.

Entre los expositores, estuvieron también el funcionario del Área Técnica de la Procelac Germán Silva; la criminóloga Rosa María Dettori, el contador Alejandro Cirianni, y el abogado Federico Álvarez Larrondo.

 

Los comentarios están cerrados.