Política

Gendarmería informó al Gobierno que “no había razones para iniciar el operativo” que terminó con la muerte de Santiago Maldonado

Surge de un documento de 600 páginas que le presentó la fuerza de seguridad a la ministra Sabina Frederic sobre lo ocurrido el 1 de agosto de 2017 en la Pu Lof de Cushamen, en Chubut. La Casa Rosada denunció este lunes al ex jefe de gabinete de Patricia Bullrich y a los dos ex directores de la propia Gendarmería por “irregularidades” durante el despeje de la Ruta 40 que derivó en la desaparición del joven tatuador

No fue prudente ni razonable realizar el operativo?; “Se expuso al personal a una situación de riesgo innecesario”; “No había razones para iniciarlo”; y “sólo se llevó a cabo por voluntad política”. Estas afirmaciones están contenidas en las más de 600 páginas de un informe que en los últimos días presentó Gendarmería Nacional a la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, y que motivó la denuncia penal que divulgó este medio del Gobierno nacional contra Pablo Noceti, el ex jefe de Gabinete de esa misma cartera, cuando era conducida por Patricia Bullrich.

Por pedido de la actual ministra, la propia fuerza que intervino en el operativo que derivó en la desaparición y muerte de Santiago Maldonado se “autoinvestigó” y elevó un informe de tres cuerpos donde llegó a la conclusión de que el despeje de la ruta durante el mediodía del 1 de agosto de 2017 fue innecesario en esas circunstancias y estuvo plagado de irregularidades, como que los dos jefes principales en el territorio abandonaron el lugar antes de la represión y lo dejaron a merced de autoridades sin jerarquía y efectivos “no preparados” para llevarlo a cabo.

La Gendarmería inició entonces la Información Administrativa 01/20 del registro de la Subdirección a los fines de “determinar la existencia o no de conductas pasibles de reproche disciplinario respecto del personal de Gendarmería Nacional que interviniera en el operativo” en la Ruta Nacional 40 frente a la comunidad mapuche Pu Lof Cushamen a donde había llegado Maldonado para manifestar su solidaridad con el encarcelamiento del lonko Facundo Jones Huala.

“No fue prudente ni razonable realizar el operativo de despeje en las condiciones que se daban el día 1° de agosto de 2017. En efecto: se expuso al personal a una situación de riesgo innecesario, al emplear efectivos que no se encontraban preparados para realizar una intervención de esa naturaleza, y que no estaba equipado con los elementos de actuación necesarios (equipamiento contra disturbios), lo que desbordó en un cierto descontrol en el abordaje del operativo”, dice el informe que leyó la titular de la cartera de Seguridad nacional.

Además, los gendarmes admitieron que no había necesidad de reprimir el piquete durante el mediodía del 1 de agosto. “No era urgente llevarlo a cabo en forma inmediata porque la interrupción del tránsito era reciente, no existía desabastecimiento en las localidades adyacentes y los vehículos se podían desviar por caminos de ripio alternativos para asegurar transitabilidad”, agrega el documento.

Para las nuevas autoridades de Gendamería “lo más prudente” hubiera sido utilizar el “destacamento móvil”, que contaba con el equipamiento necesario y el personal preparado para intervenir en situaciones de alta tensión social. Esa unidad especial, de hecho, ya estaba en camino desde El Bolsón hacia el corte de la ruta y no iba a demorar más que un par de horas en llegar.

Sin embargo, detalla el documento, se ordenó que se retire de la zona a más de la mitad del personal con que se contaba al inicio o primeras horas del día 1 de agosto (en la madrugada de ese día se había desarticulado un corte previo sin violencia). Y quedaron en el lugar sólo 10 agentes del Escuadrón 36 Esquel y otros 20 del Escuadrón 35 El Bolsón. El análisis de Gendarmería sobre la capacidad operativa de estas 30 personas es contundente al respecto: “Además de inexpertos, desposeídos de elementos adecuados”.

“Así, se concluye que no había razones para iniciar en las circunstancias apuntadas el operativo de despeje, y que éste sólo se llevó a cabo por voluntad política, por las órdenes impartidas por el Jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad, Doctor Pablo Nocetti (sic), y del ex Director Nacional de la Gendarmería de entonces, el Comandante Otero”, resalta el documento.

Noceti fue denunciado por instar a Gendarmería a reprimir el corte del 1 de agosto al pasar “por arriba” la decisión formal, que era del juez Otranto. Les ordenó actuar bajo la figura de la flagrancia para atacar el accionar de la agrupación que ellos llamaron RAM (por Resistencia Ancestral Mapuche), a la que la gestión de Mauricio Macri consideraba “terrorista”.

Pablo Noceti fue denunciado penalmente por el Gobierno, acusado de abuso de autoridad durante el operativo represivo de Gendarmería en la Pu Lof Cushamen

Según el informe de Gendarmería presentado a Frederic, Noceti “desoyó las advertencias de los jefes de escuadrones de la región que le indicaban que para el despeje debía emplearse la unidad móvil especializada para esos operativos, y no a personal no entrenado para este tipo de operaciones”.

La figura de flagrancia estaba contemplada en un protocolo de actuación elaborado por Patricia Bullrich y presentado socialmente en 2016 pero que nunca tuvo vigencia (no fue publicado jamás en el Boletín Oficial). Ese protocolo ordenaba a las fuerzas de seguridad federales a perseguir y detener a los manifestantes, aun cuando lograra efectivizarse el despeje, por considerarlos delincuentes incursos en situación de flagrancia. “Se soslayó así, deliberadamente, a la aplicación del protocolo normativamente vigente, del año 2011, que establecía principios de actuación en base a un modelo de seguridad democrática y de uso racional de la fuerza”, dice el documento.

La instrucción de la actuación de disciplina que elaboró Gendarmería remarca las responsabilidades de Pablo Noceti y del ex Director Nacional de la Fuerza, Gerardo Otero, por la realización del operativo. La instrucción del sumario concluye con una resolución del actual Subdirector Nacional de la Gendarmería, Ramón La Cruz Galván, que atribuye las siguientes responsabilidades:

Imágenes del inicio del operativo de Gendarmería del 1º de agosto en la Ruta Nacional 40 a la altura del Paraje Leleque de Chubut, minutos previos a la desaparición de Maldonado

 

Las autoridades actuales de Gendarmería advirtieron en el informe que, a pesar de haber caducado el tiempo para investigar penalmente a los gendarmes, el accionar de los jefes que estuvieron a cargo de los operativos de ese día, “será oportunamente evaluado por las juntas de calificaciones respectivas, de conformidad con los mecanismos de evaluación de desempeño y evaluación de ascensos que prevé la ley orgánica de la Gendarmería”. Y concluye: “Se trata, según surge del sumario, de graves faltas y negligencias, que habrán ser determinantes en la futura carrera de los involucrados”.

Por Fernando Soriano – INFOBAE

5 Comentarios

  1. Que …¿ No cortaron la ruta ? … que raro … y para que fueron …

  2. pero no habia una sentencia de un juez y se termino…que te parece si buscamos con mato al sargento cabral…