Política

Frente Renovador: el calor exacerbaría las tensiones derivadas de una lista “Mal Nacida”

frente renovador- el calor exacerbaria tensiones derivadas de un lista mal nacidaLa notorias ausencias de Juan Garivoto y su adlátere el senador provincial Gabriel Pampin, así como la del concejal Cristian Azcona y su staff de colaboradores, en el brindis de fin de año del pre candidato a intendente del Frente Renovador Javier Faroni, exponenciaron las versiones circulantes, en los corrillos del Palacio Municipal, que especulan acerca del vínculo de tirantez entre el ex diputado provincial y el empresario teatral, por un lado, y la especie que indica que el presidente del bloque de concejales “mass o menos ístas” estaría “buscando afanosamente una pista de aterrizaje donde puede, no donde quiere”, tras la ruptura con quien lo había “dedo-signado” como cabeza de lista.

Los resquemores serían de larga data, remontándose al momento del “alumbramiento” de esa lista, apodada domésticamente como la “mal nacida”, y en cuyo armado Garibotto habría tenido un rol preponderante y veladamente cuestionado.

“Siempre hubo corto circuitos. La lista la manejaba, Juan. Por eso puso a Pampin de candidato a Senador Provincial. Pero si bien armó la lista, nunca pudo digerir que, en una cena, que tuvo lugar en un restaurante portuario, el diputado provincial Ramiro Gutiérrez y otros dirigentes massistas le impusieran el número dos que, también, compartió aquella velada. Así fue como Lucas Fiorini accedió a ese lugar, donde una vez que rompes el piso, con las migajas ya estas adentro. Recibió el apoyo de Gutiérrez y Faroni, porque era el único que tenía un equipo armado, que no dependía de Juan. Y así fue como Juan tuvo que ceder el “dos” para que pusieran a Pampin de Senador”, refiere una fuente cercana al massismo.

Por cuerdas separadas, tanto Garibotto como Azcona estarían flirteando, políticamente se sobre entiende, con Vilma Baragiola.

“Si Faroni gana chapa, Juan la pierde y por eso está atrás de Vilma. Por supuesto, que el hecho de llevar a Vilma como la candidata con más chances, para que Massa le dé la bendición, no sería gratuito, él también se llevaría un “porcentaje”, que implica volver a la banca de diputado provincial, porque sin chapa está afuera del “club” de los que se sientan y levantan la mano…”, desliza otra fuente.

Azcona estaría navegando a dos aguas, además de su acercamiento a Baragiola, intentaría convertirse en el referente local del ex intendente de Miramar y actual diputado provincial Patricio Hogan.

Mientras que su compañero de bancada, Lucas Fiorini, estaría abocado a consolidar la estructura, con la que se habría granjeado el apoyo para asegurarse el segundo lugar en la lista “mal nacida”, y a diferencia de aquellos que, al día siguiente de la elección, cierran el local partidario, no solo lo mantiene abierto, sino que estaría invirtiendo los recursos económicos, que le proporciona su condición de concejal, para sostener un grupo de jóvenes profesionales organizados en células cuyos referentes tienen asignado el seguimiento de la actividad legislativa de sendas comisiones internas del HCD, para luego elevar los partes a su líder, a quien lo obsesiona este sistema de roles, pues entendería que las estructuras organizacionales son incubadoras de poder.

Como en todas partes se cuecen habas, la interna del sciolismo poco tiene que envidiar la rispidez de la de los renovadores, pues partidarios del senador provincial y ahora precandidato a intendente por el Frente para la Victoria, Juan Curuchet, celebraron el día de navidad, en el duodécimo piso del Banco Provincia, trenzándose a puñetazos con las huestes del diputado provincial Rodolfo Iriart, más conocido como “Manino”, a quienes habrían desalojado de una oficina, que ocupaban.

“Manino”, quien estaría apoyando la eventual precandidatura del intendente Pulti, no solo habría perdido ese espacio físico, sino que también estaría sufriendo deserciones en sus filas, que pasarían a engrosar las de los partidarios del ciclista devenido de la noche a la mañana en político.

Roberto Latino Rodríguez

Los comentarios están cerrados.