Ciudad

“¡Este es el tiempo favorable!”

.

.blank

 Tiempo propicio para celebrar el Domingo, fortalecer la esperanza y motivar la renovación, dice el obispo Gabriel Mestre en su Cuarta Carta Pastoral.

En este tiempo particular de pandemia el padre obispo Gabriel Mestre presenta una nueva Carta Pastoral, a través de la cual nos anima y nos dice: “¡Que sepamos ser comunidades renovadas, que por la audacia del Espíritu, recibiendo la fuerza de Dios en el Domingo, celebrado en comunidad y alimentados por la Eucaristía, seamos fieles testigos de esperanza!

En los párrafos más importantes de la 4ta Carta Pastoral que fue dada a conocer este domingo, el padre obispo Gabriel dice textualmente “Todavía seguimos en pandemia, pero ingresamos en una suerte de segunda fase, con más apertura y muchas más actividades habilitadas. Vamos transitando hacia lo que se ha denominado la nueva normalidad. Hemos aprendido que la tecnología, los medios de comunicación y las redes han sido excelentes instrumentos para relacionarnos y sostener los vínculos. Sabemos que no existe oposición entre lo digital y lo presencial: hay fecunda complementariedad. Sin embargo, también hemos experimentado que lo presencial es insustituible. Por eso, en esta segunda fase de la pandemia, sin descuidar los protocolos sanitarios que nos indiquen las autoridades, los invito a transitar como kairós el paso sucesivo a lo presencial en la vivencia, transmisión y compromiso de nuestra fe, a ir retomando con renovado entusiasmo la participación activa en la vida de nuestras comunidades, que tienen como centro la Misa dominical y como consecuencia directa, todos las demás actividades cultuales, evangelizadoras, catequísticas y de caridad. Como padre, hermano y amigo, llamado por Dios a custodiar la fe en ustedes, me permito orientar este paso sucesivo a lo presencial, a la luz de tres breves puntos sintetizados en tres palabras: DOMINGO, ESPERANZA, RENOVACIÓN. Estos tres puntos son una invitación a todos, pero de manera particular, a laicos, consagrados y ministros ordenados que tienen la misión de animar la vida de la Iglesia en cada grupo, comunidad, movimiento, espacio o servicio pastoral.

¡Animemos juntos este “tiempo propicio” para celebrar el DOMINGO, fortalecer la ESPERANZA y motivar la RENOVACIÓN.

Para concluir y sellar estas simples reflexiones, sumo a los tres puntitos, Domingo, esperanza y renovación, un verbo: soñar. Un verbo de profunda raigambre bíblica y muy utilizado por el querido Papa Francisco. Un verbo que nos conecta con la vida y el modelo de obediencia de San José. Este es un “tiempo favorable”, un kairós propicio para soñar con los sueños de Dios para la humanidad. Es tiempo de audacia del Espíritu para concretar nuestros sueños nutriéndonos de Cristo muerto y resucitado en la Eucaristía, en el Domingo, en el Día del Señor, y así fortalecer nuestra esperanza y motivar, según los designios divinos, la tan necesaria renovación. En este “tiempo propicio”, nos seguimos cuidando, porque estamos en una segunda fase de la pandemia, y en este tiempo desafiante soñamos y concretamos ser una Iglesia Sinodal. Preparándonos para la celebración de nuestro Primer Sínodo Diocesano seguimos soñando y cultivando la escucha, el diálogo y el discernimiento para ser fiel a nuestro kairós según la voluntad del Padre Eterno”, finaliza el obispo.

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*