Política

Empleada municipal que denunció a Mourelle por acoso sexual:  “Sigo siendo violentada económica y moralmente”

“Siempre pensé que una deja de ser víctima cuando denuncia porque se está haciendo responsable y cargo de lo que está pasando y actuando en consecuencia, pero a mí no me está sucediendo eso, yo denuncie y sigo siendo violentada económica y moralmente por haber denunciado a una persona que tiene mucho poder,” aseguró Daiana Siano, la empleada municipal que denuncio en la Justicia por acoso sexual al titular de las finanzas municipales Hernán Mourelle.

“Sabía lo que se me venía porque denuncie a una persona que tiene mucho poder, mi traslado fue a un lugar donde hay tareas riesgosas por las que mis compañeros cobran una bonificación que yo no estoy percibiendo, o sea que me sigue violentando de manera económica y moral por haber efectuado una denuncia penal”, precisó Siano, en el marco de la Jornada de Trabajo que tuvo lugar este viernes en el recinto de sesiones del HCD, con el objetivo de conformar un Protocolo de actuación para abordar la violencia de género en el ámbito del municipio.

Acto seguido, refirió que “la parte penal queda muy endeble cuando la persona está en el poder, quién va a querer hablar, contar y ser testigo ?. Entonces, es más que importante un Protocolo acompañado de una concientización, y dejar de naturalizar esta cuestión de que sí te dijo un “piropo” porque en mi vida me han dicho muchos piropos y entiendo muy bien cuando una persona se está pasando de vivo , reteniéndome un pago durante dos años y diciéndome : “te lo pago fuera de acá”. Hay que terminar con esto de naturalizar y decir “se hace el banana” o que “hay mujeres que acceden”

“Yo no soy quien para juzgar a esas mujeres – prosiguió Siano – , porque no sé en qué situación están, en mi caso tuve los recursos para defenderme y me costó un montón, pero hay mujeres que no lo tienen. Entonces, hay que empezar por decirles a esas mujeres – que no se animan a denunciar – que hay una herramienta más que las puede ayudar, y fundamentalmente no revictimizarlas”.

“Fui removida del lugar donde estaba trabajando sin un motivo laboral, solo fue porque denuncie a tal persona, eso hizo que yo cambie toda mi cotidianidad y termine revictimizada. De ahí la importancia de un Protocolo de actuación para dejar de naturalizar este tipo de situaciones”, consideró. Y concluyó proponiendo como aporte para la conformación de dicho protocolo que también “se le haga un examen psicológico y psiquiátrico a la persona que es denunciada”.

Roberto Latino Rodríguez

Los comentarios están cerrados.