Información General, Salud

El virus agravó la crisis el sistema de salud bonaerense: el caso Mar del Plata

blankLuego de la confirmación de un nuevo confinamiento de 9 días por la pandemia de coronavirus en gran parte del país, y con la provincia de Buenos Aires encabezando la lista de contagios a nivel nacional, inevitablemente surge un tema que ha sido escasamente analizado y debiera ser expuesto en su máxima crudeza: el inequitativo sistema de salud público bonaerense.

Con sus casi 17 millones de habitantes y 135 municipios repartidos en una superficie de más de 307.000 km2, el territorio gobernado por Axel Kicillof ofrece una complejidad que lo torna virtualmente inviable e ingobernable.

No son pocos los que consideran que la provincia debería ser dividida geográfica y políticamente en varias partes. Pero ello no será posible porque el peronismo cobija allí a buena parte de sus votantes: Buenos Aires explica el 40% del caudal electoral nacional.

Mapa de las Regiones Sanitarias

La provincia está dividida en 12 zonas sanitarias, cuyo director es un funcionario designado por el gobierno bonaerense. Una breve descripción de las mismas deja al descubierto las marcadas desigualdades del sistema de salud público que se potenciaron a partir de la pandemia de coronavirus.

En especial dos de ellas, que albergan nada menos que 31 municipios con casi 2 millones de personas, entre ellos, Mar del Plata y Bahía Blanca, las dos ciudades más grandes del interior de la provincia.

La Región Sanitaria I abarca el 25% de la superficie provincial, con una población estimada de 655.792 habitantes. El Partido más importante es la mencionada Bahía Blanca. Por su parte, la Zona Sanitaria II cubre el 13% del territorio, con 262.038 ciudadanos. Allí se encuentran 9 de Julio, Trenque Lauquen, y Pehuajó.

En tanto, la III posee 250.726 habitantes, con Junín como cabecera, y la IV tiene una población de 560.656 personas, donde se destaca el Municipio de Pergamino.

La Región Sanitaria V, que por volumen de población es la segunda de la provincia, tiene 3.131.892 habitantes, abarcando Tigre, José C. Paz y Escobar, entre otros. Mientras que la VI es una de las más populosas y extensas, con una población estimada de 3.747.486, con distritos importantes como Ezeiza, Lomas de Zamora y Lanús.

La Zona Sanitaria VII, con 2.253.772 habitantes, con General Rodríguez, Merlo, y Moreno, entre otros, también es una de las más grandes. Para llegar a la VIII, con 1.150.290 personas y General Pueyrredón como cabecera de las 16 comunas que la componen.

Por otro lado, la Región Sanitaria IX, con la ciudad de Azul como partido destacado, posee una población de apenas 311.765 habitantes pero constituyendo el 15,7% del territorio. Mientras que la Zona Sanitaria X posee 323.224 ciudadanos, destacándose Chivilcoy como Municipio más importante.

Por último, la región sanitaria XI, con 1.180.119 habitantes, tiene a La Plata como cabecera indiscutible de los 18 municipios que la integran, y la XII, con una población de 1.775.816, con La Matanza como único distrito.

Las desigualdades

En una clara demostración de la desproporción que padece la provincia, vale detallar y comparar las Regiones VIII y XI.  Con casi la misma cantidad de habitantes y municipios, la primera apenas cuenta con 2 hospitales provinciales y 2 UPA (Unidad de Pronta Atención), mientras que la Región XI, posee 16 nosocomios entre interzonales, zonales y subzonales, más 2 UPA. Una diferencia que habla por sí sola.

blankLa Zona Sanitaria VIII, cuyo director es Gastón Vargas, posee el Hospital Interzonal de Agudos Oscar Alende como gran centro de salud (el otro es el Hospital Materno Infantil), en Mar del Plata. Un absurdo teniendo en cuenta que allí se atienden personas de los municipios de Ayacucho, Balcarce, General Alvarado. General Guido, General Lavalle, General Madariaga, Lobería, Maipú, Mar Chiquita, Necochea, Pinamar, San Cayetano, Tandil, Villa Gesell, Partido de La Costa, además, claro está, de General Pueyrredón. Algunos de ellos anunciaron en los últimos días que los sistemas de salud locales colapsaron, teniendo que derivar pacientes hacia Mar del Plata.

El nosocomio apenas cuenta con 343 camas. Con estos datos, y más allá de la pandemia, resulta inevitable que colapse todos los años, teniendo en cuenta que fue inaugurado en 1961, y no fue ampliado en la misma proporción que el crecimiento que experimentó la población. En dichas condiciones, con pandemia o sin ella, la saturación es inevitable.

Para peor, el Hospital sufre de serios problemas de infraestructura, como baños en pésimo estado, alta presencia de humedad, y cables a la intemperie. En octubre del año pasado, la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la provincia de Buenos Aires emitió un comunicado, donde se advirtió sobre “graves falencias” en el mencionado Hospital, a la vez que denunciaron “falta de recurso humano en nuestra institución, y de ropa y equipos de protección. Absolutamente necesarios”. Asimismo, aseguraban que “ante las falencias que presenta la infraestructura, lo cual es de absoluta urgencia tomar las medidas necesarias para evitar el hacinamiento, y mejorar las condiciones laborales, que maximizan los riesgos”.

Por su parte, la Región Sanitaria I, cuyo director es Maximiliano Núñez, con cabecera en Bahía Blanca, la segunda ciudad más importante del interior bonaerense por detrás de Mar del Plata, abarca, entre otros, los distritos de Tres Arroyos, Puán y Adolfo Alsina. Con casi 700.000 habitantes, también posee un solo Hospital Interzonal: Dr. José Penna, en Bahía Blanca, designado con ese nombre en 1957. Casualmente el doctor Penna fue un médico epidemiólogo que alcanzó un gran renombre internacional. El nosocomio cuenta con 216 camas para atender 15 municipios.

Hay que detenerse en lo ocurrido días atrás en Tres Arroyos. Luego que el Gobierno del intendente vecinalista Carlos Sánchez anunciara dramáticamente que la ciudad se había quedado literalmente sin camas de terapia intensiva para atender pacientes, el bloque local de Juntos por el Cambio emitió un documento extremadamente crítico, que si bien hizo foco en la gestión municipal, podría extenderse a la administración provincial.

El 13 de mayo de 2021, la oposición denunció que había una notable “falta de equipamiento y suministros médicos” en las Unidades de Terapia Intensiva del Hospital municipal Pirovano, entre ellos respiradores, de los cuales se adquirieron apenas 2 en 2020 pero “pasaron a desuso por obsoletos”. Asimismo, denuncian que solo hay 8 respiradores en el centro de salud.

Por otro lado, el documento afirma que, al igual que al comienzo de la pandemia, “sigue habiendo 6 camas en UTI más 1 que se agregó hace poco tiempo”, agregando que “en la Sala Covid hay 18 camas desde el 2020 y días pasados se habilitó la Sala Covid 2 con 14 camas más”.

blankPara peor, los dirigentes de Juntos por el Cambio detallaron que “hace unos días la Comisión Amigos del Hospital consultó a las autoridades del Centro Municipal de Salud sobre las necesidades que habría y lo solicitado fue, y de hecho se compraron, 14 camas y ¡13 televisores!, entre otros elementos ¿Eran prioritarios e imprescindibles los televisores?”.

En estas condiciones, y con solo un Hospital Interzonal en la Región Sanitaria, el colapso es imposible de evitar, más allá de cualquier restricción que se tome. Casi un calco de lo que ocurre en Mar del Plata y la zona.

A excepción de los partidos del Conurbano, resulta a todas luces inaceptable que enormes regiones de la provincia más grande del país posean una estructura hospitalaria escasa e ineficiente. Aunque sea incomprensible, explica una buena parte de las razones que llevan al Gobierno Nacional una y otra vez a imponer severas restricciones a la circulación en tiempos de pandemia.

Pablo Portaluppi

pabloportaluppi01@gmail.com

2 Comentarios

  1. Muchas gracias por tu aporte. Reciba un cordial saludo.

  2. Inspiring quest there. What happened after? Good luck!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*