Portada

El último adiós a Carlitos Balá: familiares, amigos y fans lo despidieron en el Cementerio de la Chacarita

Después de una despedida multitudinaria en la legistatura porteña, los restos de Carlitos Balá fueron trasladados al Cementerio de la Chacarita, donde familiares, amigos y fanáticos de todas las edades se acercaron a darle el último adiós en medio de mucha emoción y aplausos. Entre los famosos que estuvieron en el responso se encuentra Panam, que acompañó en todo momento a Marthita, el gran amor del actor.

El cuerpo del humorista, que murió este viernes a los 97 años, será cremado en los próximos días y sus cenizas quedarán en el Panteón de Actores. El fallecimiento de Balá fue un golpe para la comunidad artística, ya que su figura trascendió las generaciones: fue tal la magnitud de su contenido que sus frases más famosas todavía siguen vigentes.

Su estilo combinaba la picardía con el humor más inteligente de todos: el absurdo. Ingenuo y creativo, encontró la forma de sacarle una sonrisa a millones. Incluso, logró que latiguillos suyos como “¿un gestito de idea?” y “un kilo y dos pancitos” se volvieran de uso cotidiano. Fue su hermana Norma quien lo impulsó a estudiar teatro, y lo que inició como una forma de probar suerte se convirtió en la carrera de su vida.

Carlitos Balá será cremado. (Foto: Movilpress)
Carlitos Balá será cremado. 

Carlitos Balá, el animador infantil más querido de la Argentina

Carlitos Balá fue uno de los artistas más queridos del público y especialmente los nenes de unas cuantas décadas. Inventó el “chupetómetro”, una especie de construcción donde se invitaba a los chicos a abandonar el chupete. Sus frases son marcas registradas del humor nacional y muchos las usan en cualquier oportunidad. Algunas de ellas son: “¿Qué gusto tiene la sal? Salado”; “Ea-ea-ea-pe-p锓Mamá ¿cuándo nos vamo’?”; “Está un kilo y dos pancitos”“Más rápido que un bombero”; y “Sumbudrule”.

Los fans de Carlitos Balá se acercaron a despedirlo con banderas y carteles. (Foto: Movilpress)
Los fans de Carlitos Balá se acercaron a despedirlo con banderas y carteles. 

Estas frases y muchas más están incluidas en el libro Aquí llegó Balá: la fabulósica vida de Carlitos, donde se cuenta su vida, infancia, juventud y su consagración como artista popular.

En vida, Carlitos recibió toda clase de homenajes. En 2016, a los 91 años, visitó al Papa Francisco en el Vaticano y fue declarado “Embajador de Paz”. La Legislatura porteña ya lo había declarado Personalidad Destacada de la Cultura de la Ciudad. Hay una estatua de él haciendo su gesto característico en la entrada de la pizzería Imperio de la Pizza. Por supuesto, obtuvo el Martín Fierro como premio a su trayectoria y Laura Franco, más conocida como Panam, le dedicó su propio Martín Fierro por su participación en los videos musicales.

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*