Portada

El PRO se lanza a la caza de peronistas desencantados en la Provincia de Buenos Aires

El PRO  a través de sus intendentes bonaerenses trazó su hoja de ruta apuntando al 2023, y la principal definición política es ir por los peronistas desencantados para disputar las candidaturas frente a la UCR. Este es un blanqueo de las intenciones del amarillo político con el cual se identifican. Uno de los más entusiastas resultó el intendente Guillermo Montenegro, quien ya desde su gestión ofreció señales amistosas con varios integrantes peronistas, involucrándolos en áreas de gobierno, en especial con Alberto Fernández cuando medía 80 % de imagen positiva en el comienzo de su gestión.

La disputa con Facundo Manes, que estará el próximo sábado presentando su libro Ser Humanos en el Estadio de Once Unidos, obliga al PRO a mantener la vara alta ante las PASO del próximo año, donde posiblemente deban dirimir la candidatura presidencial de CAMBIEMOS que integran con la UCR y la CC.

Precisamente en la Quinta Sección Electoral la UCR hizo un aporte fundamental para obtener el triunfo en territorio bonaerense, esta sección compuesta por 27 ciudades, incluido el partido de General Pueyrredon, hizo el mayor aporte de votos apoyando a Manes como diputado nacional. En el paquete de independientes, libertarios y peronistas está el objetivo del PRO, para aumentar su canasta de votos y estiman que en el 2023 habrá mucho peronista desencantando tras la gestión de AF y de la interna que libra con el kirchnerismo.

Convertirse en jaqueados por la variable de ajuste de Axel Kicillof, que implicará un acuerdo con el FMI, fue una pantalla de la gestión de los intendentes del PRO en esta reunión, aunque no dejan de observar con obsesión ampliar el espacio de la territorialidad con socios del peronismo. Manes ya demostró que arrancó en una elección legislativa con un piso del 40 %, en una interna que resultará decisiva para definir la fórmula presidencial el próximo año.

Sin embargo, el encuentro fue una ratificación de la decisión política de avanzar con la territorialidad del PRO y “Hacemos”, el sector interno del cual forman parte. La apuesta es construir las herramientas políticas y electorales a las cuales puedan echar mano tanto los intendentes y como los denominados “sin tierras”, aquellos líderes locales que son oposición en sus distritos.

Uno de los más activos en ese maco fue Julio Garro quien confirmó a la prensa que cubrió la jornada en Mar del Plata que saldrán a recorrer la Provincia para consolidar una alternativa al kirchnerismo. El intendente platense fue bastante explícito a la hora del uso de las palabras. Habló de “atraer al peronismo desencantado, independientes que no se habían animado a involucrarse o profesionales, para ampliar la construcción y la base de sustentación política”.

Pero en el entorno del intendente no faltan quienes aventuran que su intento de trabajar sobre el peronismo se extienda a la política platense, aprovechando la coyuntura de elecciones internas que se avecinan en el PJ. Muchos especulan -y ya no es un secreto- con que Garro pueda intentar tomar partido impulsando algún candidato, entre los varios funcionarios peronistas con los que cuenta, para la sucesión del bruerismo en la conducción.

Antes, había marcado un discurso duro contra el gobierno provincial y nacional, encabezando la postura de los intendentes que no son del Frente de Todos. “Los municipios no podemos ser la variable de ajuste”, dijo en consonancia con el resto de los jefes comunales cuando, al igual que la mesa nacional del PRO habló del respaldo que se le dará al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

EL ACUERDO CON EL FONDO

“El país no puede darse el lujo de volver a caer en default. Por eso acompañamos la decisión del ejecutivo nacional de alcanzar un acuerdo con el FMI. Sin embargo, necesitamos mayor información sobre el alcance del acuerdo”, reclamó el intendente platense tras el encuentro.

Entonces mostró una preocupación por la “discrecionalidad con la que se están tomando algunas decisiones según quien gobierne cada jurisdicción”. Garro cargó las tintas contra el gobernador Axel Kicillof  a quien le pidió que establezca “criterios razonables”. “No puede haber bonaerenses de primera o de segunda según lo que hayan decidido en las elecciones ejecutivas de 2019”, cerró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*