Deportes

El papá del Dibu Martínez habló al llegar a la Argentina: “No sé si me entra tanto orgullo”

blank

“No sé si me entra tanto orgullo, pero estoy vivo”, dijo Alberto Martínez apenas aterrizó el avión en Ezeiza. A la espera de los campeones del mundo, el papá del mejor arquero del torneo habló sobre todo lo que atravesó en esta aventura en Qatar.

Beto llegó y se prestó a compartir su experiencia, que seguramente es la de muchos familiares: “Es demasiado intenso todo. Viví un mes muy raro, totalmente diferente a mi vida particular”. Así arranca y continúa especificando en el tramo final de la gloria conseguida: “Los últimos partidos fueron con unos nervios inmensos”.

En diálogo exclusivo con TN, el padre del Dibu Martínez hizo referencia a los recuerdos más preciados que consiguió en el Mundial de Qatar 2022: “Me traigo los guantes, la camiseta y el abrazo de él cuando entré a la cancha”.

Visiblemente orgulloso, Alberto explicó que nunca había pensado que su hijo levantaría la Copa del Mundo porque hay que vivirlo cada día: “El futbolista se hace paso a paso; está en el barrio y quiere jugar en un club, después en la Selección, después en Europa”. Enseguida, profundizó en esa idea de tantos pibes que no llegan: “Nunca te podés imaginar qué va a ser: siempre hay alguien que se troncha. Hay un montón de ‘Maradonas’ y ‘Messis’, pero quedan en el camino porque extrañan, porque no tienen los recursos o porque no tienen un buen representante como tiene mi hijo, que lo agarra de la mano”.

Al ser consultado sobre qué tiene en particular su hijo, el padre no dudó: “Emi es como todos los jugadores de la Selección: pelean por la celeste y blanca. No lo hacen por la plata”. Encantado con el público que se acercó al aeropuerto para recibir a los jugadores, se tomó un momento para agradecerles y destacar el aliento: “Esta gente es impagable: no se puede creer la cantidad de personas que fueron a Qatar para que seamos locales en todos los partidos. Y vamos a ser locales en todo el mundo, porque donde jueguen vamos a estar con la camiseta”.

Al final, no dejó escapar la perlita que dejó el Dibu en el estadio de Lusail, cuando consoló a la estrella francesa que le hizo tres goles: “Mi hijo saludó a Mbappé como debe ser. Son futbolistas profesionales: lo que pasa en la cancha, queda en la cancha”.

Deja un comentario